24 Dec 2020 - 11:30 p. m.

Estudio señala que producción de carne orgánica también tiene un impacto climático

El estudio fue publicado en la revista Nature Communications y resaltó la importancia de que se implementen medidas para reducir el consumo de alimentos que contribuyen a la emergencia climática.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

El daño climático causado por la producción de carne orgánica es tan alto como el de una producción convencional. Así lo señaló una investigación que estimó las emisiones de gases de efecto invernadero resultantes de ambos procesos. El estudio calculó también el aumento de precio que deberían asumir las empresas para cubrir la afectación a la emergencia climática.

Los hallazgos señalaron que la producción de carne orgánica y convencional de res y de cordero resultó generar daños climáticos similares. El pollo orgánico, por otro lado, fue un poco más nocivo para el clima. ¿La razón? En el caso de la producción tradicional de carne son las emisiones del ganado provenientes del estiércol o del metano eructo. De igual forma, el grano con el que alimentan los animales también genera emisiones, especialmente si su cultivo está relacionado con la deforestación.

Para el caso del ganado orgánico, los animales se alimentan con pasto, pero esto significa que producen menos carne y crecen más lento por lo que, según el estudio, pasan más tiempo emitiendo gases de efecto invernadero antes de su sacrificio.

Otra de las conclusiones del estudio fue la necesidad urgente de implementar políticas para reducir el consumo de carne como impuestos al producto en donde el precio refleje el costo real. Para los investigadores es importante que los consumidores de dietas que contribuyan a la emerencia climática paguen por las afectaciones causadas.

La investigación calculó los aumentos requeridos en los precios pagados a los agricultores para cubrir el daño climático. El resultado mostró un aumento de alrededor 40% en los precios de una tienda tradicional y en el caso de la carne orgánica el aumento sería del 25%. “Esperábamos que la agricultura orgánica obtuviera mejores resultados para los productos de origen animal, pero, en cuanto a las emisiones de gases de efecto invernadero, en realidad no hace mucha diferencia. Pero en algunos otros aspectos, lo orgánico es ciertamente mejor que la agricultura convencional. El uso excesivo de fertilizantes químicos y el mal manejo del estiércol causan contaminación del aire y del agua, mientras que los pesticidas pueden dañar la vida silvestre”, dijo Maximilian Pieper, de la Universidad Técnica de Munich y quien dirigió la investigación.

El estudio fue publicado en la revista Nature Communications y utilizó la estimación del gobierno alemán de los costosos del daño climático (180 euros por tonelada de CO2) que se basa en el trabajo del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático. “Este análisis confirma los altos costos que los alimentos de origen animal tienen para el planeta. Las implicaciones políticas son claras: la aplicación de un precio de emisiones en todos los sectores de la economía, incluida la agricultura, proporcionaría un incentivo constante y muy necesario para cambiar hacia dietas más saludables y sostenibles, predominantemente basadas en plantas”, dijo el Dr. Marco Springmann, de la Universidad de Oxford, Reino Unido, y que no forma parte del equipo de estudio.

Comparte:
X