10 Mar 2018 - 9:58 p. m.

Familias que habitan alrededor de Chiribiquete serán reubicadas con el fin de ampliar el parque

Cinco familias de Calamar (Guaviare) firmaron un acuerdo con funcionarios de Parques Nacionales Naturales (PNN) para ceder sus tierras a cambio de nuevos predios fuera de este área protegida, que se espera llegue a 1.500.000 hectáreas de bosque amazónico.

Redacción Medio ambiente

Con la promesa de agrandar a 1.500 hectáreas el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete, en pleno centro de la Amazonia, la Agencia Nacional de Tierras, Parques Nacionales Naturales (PNN) y la Agencia de Desarrollo Rural firmaron el viernes un acuerdo de voluntades con familias campesinas que viven en las zonas que se incluirán dentro de las nuevas áreas protegidas. 

Estas son cinco familias campesinas de la vereda Puerto Polaco de Calamar (Guaviare), aguas abajo del río Itilla. Todas habían sido contactadas por funcionarios de PNN desde hace más de dos años, cuando éstos analizaban el terreno de ampliación. Desde entonces se iniciaron los diálogos con sus representantes de las Juntas de Acción Comunal. 

En esas conversaciones se establecieron varios puntos. El principal: las expectativas de los campesinos y las implicaciones que les traería mudarse a otros territorios. Para ello se analizaron sus sistemas productivos actuales, las áreas de bosque que conservaban y cuáles estaban restaurando. También se les preguntó sobre sus actividades económicas, sobre la estrutura familiar y otros aspectos con los que se pudo consolidar una propuesta tentadora que los hiciera mudarse. 

¿A dónde? Se pretende que tres de esas cinco familias, que ya siembran plátano y granadilla, tienen procesos de silviopastoreo o crían cerdos, adquieran de una vez sus tierras con apoyo de la Agencia de Desarrollo Rural. El resto serán reubicadas en otros predios de Calamar que, "una vez termine la Ley de Garantías, comprará la Agencia Nacional de Tierras", aseguró PNN a través de un comunicado. Cuando ya todas cuenten con las escrituras de su propiedad, Parques las apoyará para que realicen otros proyectos productivos. 

La idea es que desde ahora las familias no puedan talar árboles en sus tierras, ni transformar los bosques que rodean sus casas. Y así, incluso, después de que se muden a las nuevas fincas. Ese proceso, celebró Carolina Jarro, Subdirectora de Gestión y Manejo de Áreas Protegidas de PNN, "es un aporte a la conservación del patrimonio inmaterial de los colombianos y a una apuesta prioritaria para la presidencia de la república". 

Se espera que la propuesta de reubicación también sea atendida por las familias que se encuentran en el sector del Yarí. De esa manera, el Parque Nacional Natural Serranía de Chiribiquete abarcaría un total de 1.500.000 hectáreas para conseguir que cada vez más zonas de la Amazonia continental, el bosque húmedo tropical más grande de la Tierra y el reservorio de una quinta parte del agua dulce del planeta, esté protegido. 

Comparte:
X