19 May 2021 - 4:36 p. m.

Gobiernos del mundo logran proteger el 17% de la superficie terrestre

El informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) señaló que la comunidad internacional logró parte de la meta de aumentar las áreas naturales protegidas en el mundo. Pero, advirtió, que ningún gobierno ha cumplido plenamente alguna de las 20 metas de diversidad biológica de Aichi.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

Este miércoles se publicó los resultados del informe del Programa de la ONU para el Medio Ambiente (PNUMA) y de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), en el que se evaluaron las metas correspondientes a la protección de áreas naturales. (Lea: ABC de lo que dice la reforma tributaria sobre ambiente y cambio climático)

De acuerdo con la ONU, los gobiernos del mundo consiguieron, prácticamente, las metas que se habían fijado de aumentar las áreas naturales protegidas en el mundo. Y aunque es una noticia alentadora, la ONU advirtió que aún es necesario mejorar su gestión y tener en cuenta a las poblaciones locales.

Según el informe Planeta Protegido, en la actualidad, “cerca del 17% de los ecosistemas terrestres y de aguas continentales y el 8% de las áreas marinas se encuentran dentro de áreas protegidas formales, con una cobertura total aumentando en un 42% desde principios de la última década”.

Este informe es el encargado de evaluar la meta 11 de los 20 compromisos que adquirió en Nagoya (Japón) en 2010 la comunidad internacional para frenar el declive de la biodiversidad. Estas metas fueron llamados Aichi.

La ONU explicó que la comunidad internacional se había fijado como meta alcanzar el 17% de las zonas terrestres y 10% de las marinas. La primera se logró plenamente, si se tienen en cuenta las últimas áreas protegidas no incluidas en el informe. Pero, advirtió, ningún gobierno ha cumplido plenamente alguna de las 20 metas de diversidad biológica de Aichi.

Trevor Sandwith, director del programa de la UICN, explicó que “el 42% de las zonas protegidas fueron creadas en la última década, mostrando un esfuerzo enorme por parte de los países”. Y aunque creció el número de áreas protegidas, un tercio de ellas carecen de cobertura, su conectividad sigue siendo deficiente y persisten brechas en la calidad del trabajo de conservación. (Puede leer: Más de 130 organizaciones ambientales se unen al Paro Nacional)

James Hardcastle, quien lidera la iniciativa de la lista verde de la UICN, señaló a The Guardian que “muchas áreas protegidas y conservadas no están demostrando efectividad. No se ha prestado suficiente atención a la calidad. No son capaces de desarrollar su verdadero potencial”. La ONU resaltó que solo 8% de las tierras están protegidas y conectadas a la vez.

El PNUMA y la UICN advirtieron que es necesario “mejorar la calidad de las áreas naturales existentes y futuras”. Pero, Sandwith aclró que “no existen por ahora normas mundiales para medir este factor. Según algunas autoevaluaciones, la mitad hace las cosas bien y la otra mitad, en absoluto”.

La UICN elaboró una lista de factores para definir el buen funcionamiento de estas zonas. Estas son las recomendaciones:

  • La expansión de áreas protegidas y conservadas se puede conseguir reconociendo y teniendo en cuenta los esfuerzos existentes de los pueblos indígenas, las comunidades locales y los actores privados.
  • La eficacia y la eficiencia (tanto de espacio, como económica) pueden mejorarse si se designan nuevas áreas protegidas y conservadas con un enfoque en la red en su conjunto.
  • Es importante ampliar la conservación incluso en países sin grandes áreas de biodiversidad intacta u otros candidatos obvios para la protección. Se necesitarán esfuerzos para identificar soluciones adecuadas, como un enfoque en numerosas áreas protegidas y conservadas pequeñas pero bien conectadas.
  • Considerar las metas diferenciadas a nivel nacional para optimizar la red global de áreas protegidas y conservadas, proporcionando altos niveles de conectividad y representación ecológica, y cubriendo áreas de importancia para la biodiversidad. (Le puede interesar: Empleos verdes, una alternativa para la reactivación económica)
  • Se necesitan esfuerzos especiales para expandir las áreas marinas protegidas y conservadas más allá de las aguas costeras, incluso en áreas fuera de la jurisdicción nacional.
  • Las condiciones propicias para una gestión eficaz y una gobernanza equitativa se comprenderán mejor si las evaluaciones se aplican más ampliamente y se informan a la Iniciativa Planeta Protegido.
  • Es vital que las áreas protegidas y conservadas logren sus objetivos de conservación y / o mantengan los resultados positivos de conservación por los que han sido reconocidas.
  • Desarrollar enfoques más integrados para la conservación y el uso sostenible si las áreas protegidas y conservadas se integran en las políticas y la planificación nacionales.
  • Se debe reconocer y mejorar el potencial de las áreas protegidas y conservadas para actuar como soluciones basadas en la naturaleza para múltiples desafíos socioambientales, incluido el cambio climático, la seguridad hídrica y la gestión del riesgo de desastres.
Comparte:
X