19 Sep 2018 - 8:29 p. m.

Greenpeace quiere que piense en esto mientras se baña con Head & Shoulders

Hace 10 años gigantes como Unilever, Nestlé y Colgate-Palmolive se comprometieron a dejar de comprar aceite de palma proveniente de cultivos asociados a la deforestación en Indonesia. La ONG contraataca.

Redacción Vivir

Hace 10 años, después de que miembros de la Ong Greenpeace revelaran la conexión entre miles de productos que consumimos y la deforestación en Indonesia, algunas empresas como Unilever, Nestlé y Colgate-Palmolive se comprometieron a no comprar aceite de palma proveniente de empresas responsables de la galopante deforestación del país asiático.

Las buenas intenciones, sin embargo, no parecen haberse traducido en la salvación de los bosques de Indonesia. Una investigación que acaba de ser publicada por Greenpeace calcula que los proveedores de aceite de palma de este país han destruido un área de selva casi el doble del tamaño de Singapur en menos de tres años.

“El 40% de la deforestación (51.600ha) se produjo en Papua, Indonesia, una de las regiones con mayor biodiversidad en la tierra y hasta hace poco intocada por la industria del aceite de palma”, anotaron en su informe.

Pero la incisiva investigación fue más allá del recuento de hectáreas devastadas e intentó establecer toda la ruta que siguió el aceite de palma hasta los consumidores para descubrir que 12 marcas provenían de al menos 20 de los principales grupos de aceite de palma en Indonesia: Colgate-Palmolive, General Mills, Hershey, Kellogg's, Kraft Heinz, L'Oreal, Mars, Mondelez, Nestlé, PepsiCo, Reckitt Benckiser y Unilever.

Greenpeace ha señalado principalmente a la compañía Wilmar, el mayor comerciante de aceite de palma del mundo, pues está comprando el producto a  18 de los grupos de aceite de palma responsables de la deforestación en ese país. Esto a pesar de que Wilmar se había comprometido con una estrategia "sin deforestación, sin turba, sin explotación".

"El aceite de palma se puede producir sin destruir las selvas tropicales. Pero nuestra investigación muestra que el aceite de palma que intercambia Wilmar está completamente contaminado con la destrucción de la selva. Marcas familiares como Unilever, Nestlé, Colgate-Palmolive y Mondelez prometieron a sus clientes que solo usarían aceite de palma limpio, pero no cumplieron esa promesa. Las marcas deben solucionar este problema de una vez por todas cortando a Wilmar hasta que pueda probar que su aceite de palma está limpio", dijo Kiki Taufik, jefe de la campaña mundial de bosques de Greenpeace en Indonesia a través de un comunicado.

Alimentos como los Doritos, productos de belleza de Dove, chocolates como M&M o Kit Kat, así como el popular shampoo Head & Shoulders, según Greenpeace, son fabricados con aceite de palma proveniente de bosques talados.

Alrededor de 24 millones de hectáreas de selva tropical fueron destruidas en Indonesia entre 1990 y 2015, según cifras oficiales publicadas por el gobierno, una cifra cercana a la suma de todas las áreas protegidas de Colombia (30 millones de hectáreas).

Entre los efectos que está teniendo la deforestación de los bosques de Indonesia está la dramática disminución de orangutanes de Borneo. Se estima que la mitad de la población desapareció en tan solo 16 años.

Por otro lado, Greenpeace recordó que más de las tres cuartas partes del parque nacional Tesso Nilo, hogar de tigres, orangutanes y elefantes, se han convertido en plantaciones ilegales de aceite de palma.

 

Comparte: