Publicidad
23 Oct 2021 - 7:00 p. m.

El mundo no está construyendo las ciudades que necesita

Uno de cada tres residentes urbanos en todo el mundo está desatendido por los servicios municipales. Es decir, no tiene acceso a los servicios básicos para vivir.
2.700 millones de personas o el 29% de la población mundial, estará expuesta a riesgos moderados o altos relacionados con el clima para 2050. De estas personas, del 91% al 98% vivirán en Asia y África.
2.700 millones de personas o el 29% de la población mundial, estará expuesta a riesgos moderados o altos relacionados con el clima para 2050. De estas personas, del 91% al 98% vivirán en Asia y África.
Foto: AFP - Agencia AFP

Así lo señala el informe de síntesis de la serie World Resources Report, Towards a More Equal City, del World Resources Institute (WRI), una organización de investigación global que busca desarrollar soluciones que mejoren la vida de las personas y protejan la naturaleza. Este informe de síntesis es la culminación de seis años de trabajo de más de 160 autores y revisores de todo el mundo. La cuestión puesta en discusión fue ese escenario urbano en el que hoy vive una de cada dos personas del planeta: la ciudad.

Esta no hará nada más que crecer en los próximos años. 2.500 millones de personas más vivirán en las ciudades en 2050, señala el WRI. El asunto es que hoy uno de cada tres residentes en todo el mundo está desatendido por los servicios municipales. Es decir, no tiene acceso a los servicios básicos para vivir. Los problemas (y por ende las soluciones) giran alrededor de temas como la vivienda o el acceso al agua.

En la primera, por ejemplo, el WRI identifica que “el diseño y desarrollo de infraestructura urbana ha ignorado el creciente número de personas que viven en asentamientos informales o en la periferia urbana desconectada”. Esto ha provocado que estas personas realicen sus propios arreglos, costosos en términos de tiempo, dinero, salud y costos ambientales. El asunto podría empeorar hacia el futuro.

Puede ver: 345 mil muertes y otras 43 razones de salud para frenar el cambio climático

“Se estima que 1.600 millones de personas carecerán de una vivienda adecuada para 2050″, dice el WRI. Esa condición más el aumento de temperatura a raíz del cambio climático podría provocar que 2.700 millones de personas o el 29% de la población mundial este expuesta a riesgos moderados o altos relacionados con el clima para 2050. Los efectos del clima en la salud ya se están viendo. Solo en 2019 la muerte de aproximadamente 345.000 personas mayores de 65 años se asociaron a eventos de calor extremos.

“La infraestructura municipal debe diseñarse y entregarse para priorizar las poblaciones desatendidas, abordar los retrasos existentes en los servicios básicos, minimizar el bloqueo de carbono y anticipar riesgos futuros”, dice el WRI. Como ejemplo de una solución efectiva, el instituto menciona un caso colombiano.

La construcción de la línea K de Metrocable “mostró cómo la inversión en servicios de transporte público multimodal seguros, no contaminantes y asequibles, incluidos los teleféricos, puede controlar la congestión y conectar a las comunidades pobres, periféricas o en las laderas con puestos de trabajo en el centro de la ciudad”. La organización señala que el Metrocable redujo redujo los viajes de ida y vuelta de 2 horas a 30 minutos de 150.000 residentes de los barrios periféricos de Medellín.

Puede ver: El colombiano detrás del primer fósil de un cangrejo que vivió con los dinosaurios

La solución también es celebrada en el marco de una inversión en el transporte público y en infraestructura de transporte activo que es cada vez una petición más reiterada de las organizaciones de este tipo e incluso de organismos como la ONU. El pasado 14 de octubre, por ejemplo, el Secretario General de ese organismo, António Guterres, subrayó que el transporte representa más de una cuarta parte de los gases de efecto invernadero a nivel mundial. “Debemos descarbonizar todos los medios de transporte para llegar a cero emisiones netas en 2050 en todo el mundo”, dijo entonces.

Esta es apenas 1 de 7 soluciones que el WRI identifica en su estudio. En el acceso al agua o a servicios de alcantarillado, por ejemplo, la organización propuso modelos de asociación entre el Estado con proveedores de servicios alternativos para la prestación de estos. Como ejemplo señala a Kampala, una ciudad de Uganda cuyo gobierno local “se asoció con éxito con pequeñas empresas, grupos comunitarios y la empresa nacional de agua y saneamiento para mejorar la recolección de lodos fecales de letrinas de pozo”.

“En lugar de ignorar a los proveedores de servicios alternativos, las ciudades pueden integrar estos servicios alternativos en sus planes de desarrollo a corto y mediano plazo, incluso a través de asociaciones que brinden servicios accesibles a más personas”, concluye el organismo. El estudio toca otros temas clave como la recolección de datos, el empleo urbano formal y estrategias de subsidios. Aquí lo puede leer completo.

Algunas autoridades internacionales han reaccionado al informe. “La calidad de vida en nuestras ciudades está estrechamente relacionada con la infraestructura que forma el tejido de la vida urbana cotidiana. Los estudios de caso y las recomendaciones de este informe oportuno hacen un excelente trabajo al respaldar ese trabajo, para ayudar a impulsar la transformación global que necesitamos”, dijo Shirley Rodrigues, de Medio Ambiente y Energía de Londres, Reino Unido.

Puede ver: Brasil y Argentina, entre los países que presionan contra la acción climática

“El desarrollo de nuevos modelos y adaptaciones para ciudades más equitativas será la mejor manera de integrar e implementar estrategias de cambio que conduzcan a la transformación de nuestras ciudades”, dijo también Martha Delgado, viceministra de Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos, Ministerio de Relaciones Exteriores de México. El informe se conoce a semanas de que comience la Conferencia de la ONU sobre el Cambio Climático, COP26 en Glasgow, Escocia.

Síguenos en Google Noticias