Kenneth, la tormenta sin precedentes que golpea África ya destruyó más de 3 mil de casas

Noticias destacadas de Ambiente

Este ciclón parecer ser la tormenta más fuerte en tocar tierra en la historia del continente africano. Mozambique, donde ya se ha registrado un muerto, es el país más afectado.

A mediados de marzo, un fuerte ciclón golpeó Mozambique y Zimbabue con vientos de 175 kilómetros por hora, afectando a aproximadamente 1.5 millones de personas al este de África. Ahora se han vuelto a encender las alarmas por la presencia de un nuevo ciclón, que llegó ayer a ese país: Kenneth, que parece ser un aviso de tormentas cada vez más fuertes como resultado del cambio climático. (Lea Las olas del océano han sido cada vez más grandes en los últimos 30 años)

De acuerdo a lo que informa CNN, hasta el momento solo se ha reportado una persona fallecida como resultado de la tormenta y 3.300 e casas destruidas, pero lo peor aún podría estar por venir. Se pronostica que el ciclón se desacelerará y arrastrará casi un metro de lluvia en el norte de Mozambique en los próximos días, lo que podría provocar graves inundaciones y derrumbes. Hasta el momento hay nnas 18.000 personas refugiadas. (Lea Desaparece la segunda colonia más grande de pingüinos luego de que se ahogaran miles de crías)

“En su pico, Kenneth tuvo el equivalente a un huracán muy fuerte de categoría 4, se debilitó un poco antes de tocar tierra, pero las cifras iniciales muestran que seguía siendo de categoría 4 cuando tocó tierra con vientos de más de 185 kilómetros por hora”, dijo Clare Nullis, de la Organización Meteorológica Mundial (OMM). 

“Los residentes a lo largo de la frontera de Mozambique/Tanzania deben hacer preparativos para la marejada ciclónica a lo largo de las costas, las fuertes lluvias y los vientos con fuerza de huracán”, había advertido la NASA.

Por su parte, el meteorólogo Eric Holthaus también lanzó una alerta en Twitter:  "Es oficial: el ciclón Kenneth es ahora la tormenta más fuerte para tocar tierra en la historia registrada en Mozambique, y en todo el continente africano". Holthaus ha escrito extensamente sobre el cambio climático en diversas publicaciones.

Sin embargo, Jennifer Fitchett, de la Universidad de Witswatersrand en Sudáfrica, aclaró que Kenneth aun no es el más fuerte. Aunque su trabajo sí muestra que los ciclones tropicales en esta región se están fortaleciendo como resultado del calentamiento global.

"Siempre somos muy cautelosos, no atribuimos una tormenta particular al cambio climático, pero en términos del patrón de Idai y ahora Kenneth, existe esta intensificación regional de tormentas que estamos viendo con bastante claridad", dice Fitchett a New Scientist.

Kenneth no tiene precedentes en varios aspectos. En primer lugar, es la segunda tormenta de Categoría 4 que ha golpeado a Mozambique y junto con Eline la más fuerte que jamás haya golpeado a África continental. En segundo lugar, golpeó apenas 6 semanas después de Idai. Mozambique nunca ha sido golpeado por dos tormentas de Categoría 2 o más en el mismo año desde que comenzaron los registros satelitales.

Kenneth también se intensificó muy rápidamente, en menos de 24 horas, haciéndolo aún más peligroso. El día antes de que Kenneth golpeara, la tormenta solo era de Categoría 1. "La gente se acuesta y se despierta ante el desastre", comentó Fitchett.

Este ciclón también es inusual ya que llegó al extremo norte de Mozambique, cerca del ecuador. Los ciclones tropicales generalmente no se forman cerca del ecuador porque la fuerza de Coriolis es demasiado débil para impartir el giro que necesitan para formar. “Cuanto más al norte se mueva, menor será el impacto de Coriolis”, dice Fitchett. "Entonces, la rotación se debe principalmente a una elevación extrema, que requiere temperaturas de la superficie del mar muy cálidas para inducir", agrega.

Si se toma en cuenta que los huracanes en todo el mundo parecen intensificarse a medida que el planeta se calienta, entonces se puede asumir que este tipo de fenómenos son causados directamente por el cambio climático.

A pesar de todo esto, Julian Heming de UK Met Office, que estudia los ciclones tropicales, es cauteloso al vincular a Idai y Kenneth con el calentamiento global. Hay una gran variabilidad de un año a otro y de una región a otra, dice. A nivel mundial, sin embargo, se espera que la frecuencia de fuertes tormentas aumente a medida que el planeta se calienta.

*Este artículo fue publicado originalmente en N+1, ciencia que suma.

Comparte en redes: