Publicidad
20 Sep 2022 - 10:21 p. m.

La acrobática maniobra de una araña para cazar a sus presas en menos de un segundo

El salto que realiza esta araña en Australia es comparable, según los investigadores, con las acrobacias que se realizan en el Cirque du Soleil.
La araña (Euryopis umbilicata) rodeando a las hormigas Camponotus que la superan en tamaño.
La araña (Euryopis umbilicata) rodeando a las hormigas Camponotus que la superan en tamaño.
Foto: Imagen tomada de la investigación publicada en el PNAS

Un día, tras el trabajo, Alfonso Aceves-Aparicio, ecólogo mexicano que vive en Sidney (Australia), iba caminando hacia su casa cuando, colgada de un eucalipto, vio una mancha rojiza que resultó siendo una hormiga envuelta en la seda de una araña. Él, que en los últimos años se ha dedicado a la biología del comportamiento, se maravilló por que lo que estaba viendo y decidió quedarse ante el árbol por un rato observando lo que sucedía. (Puede leer: Iván Duque es el nuevo director de la Iniciativa Concordia para la Amazonia)

Lo segundo que observó, le contó The New York Times, fue que alrededor del tronco del eucalipto colgaban más hormigas envueltas en seda de araña. Eso lo llevó a realizar un simple experimento: del suelo tomó uno de estos insectos, lo ubicó en el tronco y esperó a que se acercara a la araña. Cuando ambos animales estaban a escasos centímetros, la araña saltó velozmente y rodeó a la hormiga con su seda.

Maravillado por lo que acababa de observar, pues no es común ver arañas cazando hormigas que las superan en tamaño, Aceves-Aparicio decidió contarle a sus colegas de la Escuela de Ciencias Naturales de la Universidad Macquarie, la particular acrobacia con la que la araña (Euryopis umbilicata) rodeaba a las hormigas Camponotus. (Le puede interesar: ¡A vivir sin desperdicio!)

Lo primero que hicieron fue recoger cadáveres de insectos cubiertos con la seda de araña que estuvieran colgando o cerca de los eucaliptos. En este ejercicio obtuvieron 182 cadáveres, de los cuales 181 correspondían a hormigas y más del 90% eran hormigas de azúcar anilladas. Esto lo hicieron para saber qué tan común era la caza de hormigas por parte de las arañas.

Luego de eso, instalaron cámaras de alta velocidad cerca de los eucaliptos para poder ver con detenimiento la acrobacia y método de caza de la araña, pues a simple vista les era imposible observar los detalles y movimientos. Los videos obtenidos les permitieron ver a detalle la increíble acrobacia que le permitía a la araña inmovilizar a un insecto que la superaba en tamaño y que representaba un riesgo para ella. (También puede leer: ¿Qué animales podrían extinguirse en 2050?)

Cuando la hormiga se acercaba a la araña, esta saltaba por encima del insecto mientras dejaba salir su seda y luego se dejaba caer. Tras regresar al tronco, terminaba de envolver a su presa y la mordía para luego proceder a comérsela. De esta manera, la araña logró un porcentaje de éxito de 85%, muchísimo más alto que otros insectos que también se alimentan de hormigas, como el patas de pluma, que suele triunfar en poco menos del 3% de los casos.

“Es casi como un doble de acción. O como el Hombre Araña, sacando el trozo de seda y pegándolo en el lugar adecuado antes de seguir dando tumbos”, le dijo a The New York Times Marie Herberstein, ecóloga del comportamiento de la Universidad Macquarie y coautora del estudio. (Puede interesarle: ¿Puede Colombia tener electricidad 100 % renovable para 2030?)

Por esta razón, sumada a la alta “tasa de éxito”, los investigadores bautizaron a esta araña como “la araña cazadora de hormigas australiana altamente acrobática” en la investigación que publicaron hace algunos días en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS) de los Estados Unidos.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.