25 Jun 2015 - 2:46 a. m.

La agenda global para el 2030 es ambiental

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcan la hoja de ruta de hoy a quince años. En este especial encontrará las metas e indicadores que los países deberán adoptar para vivir en un mundo más equitativo.

María Paulina Baena Jaramillo

¿Cómo debe ser el mundo en el siglo XXI? Esa fue la pregunta con la que abrió la asamblea número 55 de las Naciones Unidas en el año 2000. Para responderla, los países tendrían que cumplir ocho objetivos (llamados Objetivos del Milenio) y afrontar los grandes retos de la humanidad hasta el 2015.

Ellos eran: reducir a la mitad, entre 1990 y 2015, el porcentaje de personas cuyos ingresos fueran inferiores a 1,25 dólares por día; garantizar educación universal a los 781 millones de adultos y 126 millones de jóvenes de todo el mundo que carecían de alfabetización básica; reducir la disparidad de género; disminuir la mortalidad de los niños menores de cinco años; mejorar la salud materna; combatir el VIH, el paludismo y otras enfermedades; preservar el medio ambiente, pues desde 1990, las emisiones de gases de efecto invernadero aumentaron casi un 50%; y establecer alianzas mundiales para el desarrollo.

Pero esos objetivos se quedaron cortos. Por citar algunos ejemplos: en 2013 murieron casi 300.000 mujeres por causas relacionadas con el embarazo o parto, en 2012, diariamente, 600 niños perdían la vida por contagios de Sida y un tercio de los residentes urbanos de las regiones en desarrollo vive todavía en tugurios.

Estos hechos fueron el punto de partida para que en 2012 durante la cumbre de Río+20 los países miembros de Naciones Unidas decidieran trazar unos nuevos objetivos de desarrollo que entrarían a regir después de 2015 y que se tendrían que cumplir hacia 2030: los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Desde ese año más de 70 naciones han propuesto que se adopten 17 nuevos objetivos con 169 metas que hoy están en proceso de discusión, después de numerosas reuniones de negociación en las que participaron instituciones gubernamentales, agencias de la ONU, representantes de entidades privadas y organizaciones de la sociedad civil. Tener un primer borrador no fue tarea fácil y su debate es todavía un tema espinoso. En septiembre de 2015, cuando concluyan las negociaciones, se sabrá el resultado. ¿Se mantendrá esta ambiciosa agenda?

Por lo menos, desde el lado colombiano, el país ha mostrado un papel protagónico al ser uno de los proponentes de los ODS que ha enfatizado en la necesidad de integrar de manera equilibrada los tres pilares del desarrollo sostenible (medio ambiente, economía y sociedad). Colombia fue, también, el primer país en crear una Comisión (vía decreto) para la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, amparado bajo un artículo de su Plan Nacional de Desarrollo. Y, sumado a todo, es parte del grupo de expertos sobre indicadores, donde se discutirá cómo se traduce esta agenda de negociación en acciones medibles y concretas.

Si no se toman acciones se seguirá desconociendo que la degradación ambiental y el uso indiscriminado de los recursos naturales serán un obstáculo en la erradicación de la pobreza.

A continuación presentamos algunos retos que asumirían los países miembros de Naciones Unidas si deciden que el camino para lograr economías fuertes se basa en el manejo sostenible de la naturaleza.

Comparte:
X