27 Aug 2020 - 1:59 a. m.

La “app” con la que pescadores ayudarán a cuidar la cuenca del Magdalena

MiPez, una aplicación para dispositivos móviles que fue lanzado esta semana, permite a las comunidades del Magdalena llevar un registro de su actividad pesquera y, al tiempo, ayudar a hacer un monitoreo de la biodiversidad y la productividad de la pesca en la cuenca más importante del país.

La cuenca del río Magdalena es el corazón económico, social y ambiental de Colombia. Aunque cubre solo el 25 % del territorio nacional, es el hogar del 77 % de la población del país (más de treinta millones de personas); es responsable de más del 80 % del producto interno bruto (PIB) y alberga una gran biodiversidad de agua dulce: 233 especies de peces; 47 % endémicos y 22 % de importancia económica. Sin embargo, el rápido crecimiento alrededor del río Magdalena también ha traído grandes amenazas para la salud ambiental de la región y para sus pobladores: en solo cincuenta años las poblaciones de peces de agua dulce se han reducido cerca del 80 %, y ya hemos degradado y deforestado el 76 % de la cuenca.

Desde hace varios años la organización ambiental The Nature Conservancy (TNC) Colombia viene realizando diversos esfuerzos por estudiar y conservar la cuenca del río Magdalena. En 2017 un equipo de investigadores de TNC empezaron a pensar la manera de involucrar a los pescadores en la conservación de la cuenca y gestionar la participación activa de las comunidades en la toma de decisiones. El desafío Google para la Innovación Tecnológica con Impacto Social del 2017 y una propuesta presentada ante la convocatoria de cómo la tecnología podría ayudar a mejorar las condiciones sociales y ambientales de las personas que viven del río Magdalena les dieron la posibilidad de desarrollar la aplicación de ciencia ciudadana MiPez, que fue lanzada esta semana, la cual busca que sean las mismas comunidades pesqueras las que participen en el monitoreo de la productividad y biodiversidad de la cuenca.

Según los creadores de MiPez, la aplicación fue desarrollada para que las comunidades pescadoras del río Magdalena lleven registros de su actividad al mismo tiempo que se consolida la actividad pesquera y se hace visible en la economía colombiana. “Actualmente las pesquerías no ocupan el papel que deberían ocupar, no se consideran tan importantes como realmente son, en parte, debido a la informalidad de los pescadores. Con esto queremos demostrar que la actividad económica de la pesca en la cuenca del Magdalena es muy importante, de la que dependen muchas personas y familias”, asegura Silvia López Casas, Ph. D. en Biología e investigadora de agua dulce, quien trabajó con TNC durante todo el desarrollo de la aplicación. Los pescadores y observadores de peces aportarán información para la investigación y gestión integral de la cuenca.

A escala global se viene presentando una reducción de los recursos pesqueros en todas las pesquerías del mundo, y Colombia no es la excepción. “El desarrollo de hidroeléctricas, la alianza público-privada para la navegabilidad del río Magdalena, la sobrepesca, el vertimiento de desechos... todas estas actividades pueden tener impactos en la cuenca y el país no cuenta con las herramientas necesarias para evaluar qué es lo que podría perderse y afectarse”, explica López. “Por eso MiPez busca crear un espacio participativo en el que haya detrás una ciencia fundamentada en datos que permita mantener la pesca, las comunidades pesqueras y la salud de las pesquerías a lo largo del tiempo. Esta aplicación se enmarca en una nueva forma de entender cómo se deben manejar adecuadamente las pesquerías. Ahora sabemos que los recursos deben manejarse desde un nuevo enfoque sistémico: los peces enmarcados en todo el espacio donde viven, la cuenca, que tiene una cantidad de actividades, infraestructura, ciudades y personas”, señala la investigadora.

La aplicación parte de dos fundamentos: el empoderamiento comunitario y la ciencia creíble. La idea es que a través de MiPez se recopilen datos científicos producidos por la comunidad para que se visibilicen las problemáticas de la cuenca del Magdalena. ¿Cómo? Tras ser descargada por pescadores artesanales, deportivos y observadores pesqueros de la cuenca del Magdalena, se podrán cargar los resultados de sus faenas y así contribuir al conocimiento de las especies que consume el país. A su vez, esta información podría ayudar a entender cómo son las dinámicas de la macrocuenca Magdalena-Cauca, ya que la aplicación registra las rutas de pesca y graba las coordenadas geográficas por las que se desplazan, con lo que se podría conocer, por ejemplo, cuáles son los lugares más importantes para la pesca, conocidos como caladeros, y cuáles son los posibles impactos que pueden tener acciones como las represas en esas áreas de gran importancia.

MiPez, además de ser una herramienta de monitoreo local, también funciona como un inventario de bolsillo para los pescadores. En la aplicación pueden ingresar qué especies capturaron, el peso y el lugar de la captura, cuánto capturaron, cuánto consumieron, cuánto vendieron, cuánto se gastó en el desarrollo de la pesca (en gasolina, ayudantes, hielo, etc.), el registro de ventas y las especies que aún tienen en inventario, entre otras opciones. “Con estos datos también esperamos que pueda tenerse un impacto en la justicia de los precios una vez los pescadores sepan cuánto merecen en beneficio económico por los peces que capturan, conociendo también sus gastos”, señala López.

Los datos son recopilados por la aplicación sin necesidad de conexión a internet. Se van registrando desde que se inicia la faena hasta que se termina. Posteriormente esta información puede ser cargada y sincronizada a la página principal, el SIMA, una herramienta que busca ayudar a tomar decisiones con los menores impactos ambientales en la cuenca del río Magdalena a través de un robusto sistema de información.

Con la aplicación se espera beneficiar principalmente a las comunidades pescadoras artesanales de la macrocuenca Magdalena-Cauca, pero también a pescadores deportivos, autoridades ambientales y públicas que requieran información de monitoreo de biodiversidad de agua dulce y peces, e instituciones educativas y académicas que requieran instrumentos de monitoreo y seguimiento de la biodiversidad de agua dulce.

Comparte:
X