13 Apr 2018 - 4:02 a. m.

La corriente del Golfo es la más débil de los últimos 1.600 años

La corriente, que regula el clima en todo el mundo, ha alcanzado su punto más bajo en más de un milenio. Científicos aseguran que el fenómeno estaría ligado al cambio climático.

Redacción Vivir y revista N+1

Una de las consecuencias más temidas del calentamiento de los océanos ya está ocurriendo. La circulación de la Corriente del Golfo, que lleva agua cálida desde el Golfo de México hacia el Atlántico Norte, se está desacelerando. El descubrimiento fue hecho por dos equipos de científicos que publicaron sus estudios en la revista Nature.

Ambas investigaciones demostraron que la corriente, cuyo nombre científico es circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC por sus siglas en inglés) ha disminuido en un 15% desde mediados del siglo XX. Si bien el fenómeno se evidenció desde 2004, hasta la fecha los investigadores no contaban con la tecnología necesaria para medir con precisión estos cambios en la corriente.

Pero es real. Esto es "algo que los modelos climáticos han predicho durante mucho tiempo, pero no estábamos seguros de que realmente estuviera sucediendo. Creo que está sucediendo", dijo al Washington Post uno de los autores del segundo estudio, Stefan Rahmstorf del Instituto Potsdam para la Investigación del Impacto Climático en Alemania. 

Esta situación, que parece lejana y confusa, tendrá consecuencias reales sobre la vida de las personas en todo el planeta, pues el océano y sus corrientes son el verdadero regulador del clima mundial. Esta corriente puntual, por ejemplo, es la que lleva agua tibia desde el Ecuador hacia el norte del Atlántico, mientras que regresa el agua fría a través del océano profundo. La corriente es, en parte, la razón por la cual Europa Occidental disfruta de un clima templado, y los meteorólogos están vinculando los cambios en las temperaturas del Océano Atlántico Norte con las recientes olas de calor del verano.

El eventual colapso de esta corriente también sometería a Europa Occidental a inviernos muchísimo más intensos, y hará que los niveles del mar en la costa este de los Estados Unidos aumenten. De hecho, los autores del primer estudio creen que el cambio en la circulación ya ha impactado la costa estadounidense. "De todas las aguas de Estados Unidos, esta región definitivamente se ha calentado más rápido en la última década", dijo Vincent Saba, biólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica y uno de sus coautores.

Si la tendencia a la desaceleración continúa, se espera que impulse un fuerte aumento del nivel del mar contra el litoral oriental de ese país. Investigaciones anteriores ya han demostrado que de 2009 a 2010, el nivel del mar en la región de repente se elevó más de 12 centímetros, precisamente al movimiento cada vez más débil del Amoc.

A pesar de la contundencia de los resultados, aún no se entiende del todo el rol que juega el cambio climático en la desaceleración de la corriente oceánica. Para generar conclusiones, hay que mirar con detalle lo que dice cada uno de los estudios publicados en la revista Nature.

Dos estudios, una conclusión similar

El primer estudio, liderado por el investigador David Thornalley, del University College London, es el que señala que el cambio en la corriente tiene su origen en el cambio climático causado por la quema de combustibles fósiles por parte de los seres humanos, lo que está alterando la atmósfera de nuestro planeta, y, con ello, todo lo que está bajo ella (incluido el océano y sus movimientos).

El segundo descubrió que Amoc se ha desacelerado en los últimos 150 años y de manera similar ha descubierto que ahora es más débil que en cualquier momento en más de un milenio. esta investigación fue liderada por Levke Caesar del Instituto Potsdam en Alemania, con coautores de instituciones en Alemania, Grecia y España, así como de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de EE. UU.

Ambas investigaciones tienen sus diferencias: este último sugiere que la desaceleración probablemente comenzó por razones naturales alrededor de la época de la Revolución Industrial, en vez de ser estimulada por el cambio climático causado por los seres humanos. Pero al igual que el primer estudio, el segundo encuentra que la circulación se ha mantenido débil.

¿Cómo se relaciona la corriente del Golfo con el resto del clima?

La circulación de AMOC es solo una parte de un sistema global mucho más grande de corrientes oceánicas, impulsado por las diferencias en la temperatura y la salinidad del agua del océano. Las cálidas aguas superficiales fluyen hacia el norte en el Atlántico, eventualmente se enfrían y, debido a que el agua fría y salada es más densa, se hunde y regresa al sur a grandes profundidades.

Pero el derretimiento del hielo marino del Ártico y la capa de hielo de Groenlandia pueden refrescar las aguas del norte e interferir con el hundimiento del agua más densa y cálida. Investigaciones recientes han confirmado que el agua de deshielo de Groenlandia permanece en la superficie del océano, donde podría estar interrumpiendo la circulación.

Esta noticia se ha realizado con información de la revista N+1, ciencia que suma: www.nmas1.org

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete