La estrategia de Europa para revertir la degradación de los ecosistemas

Noticias destacadas de Ambiente

Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, explica que en caso de seguir con las prácticas actuales, la humanidad sería responsable de la sexta extinción masiva de especies, con devastadores impactos ambientales, sociales y económicos. Cuenta que con la estrategia europea de biodiversidad para 2030 también se protegerá la naturaleza.

La manera acelerada en la que el mundo ha avanzado en las últimas décadas ha repercutido de manera negativa en los ecosistemas y fauna del mundo. De hecho, un estudio reciente publicado por la Plataforma Intergubernamental Científico-Normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas (Ipbes por sus siglas en inglés) reveló que la tasa de extinción de especies se está acelerando y un millón de ellas están en peligro de extinción. Con el objetivo de proteger la biodiversidad y recuperar los ecosistemas degradados, la Unión Europea creó la estrategia sobre biodiversidad para 2030.

Patricia Llombart, embajadora de la Unión Europea en Colombia, cuenta en esta entrevista que dicha estrategia, que es a largo plazo, “es un pilar fundamental del Pacto Verde Europeo (Green Deal) y del liderazgo de la UE en la acción internacional por los bienes públicos mundiales y los objetivos de desarrollo sostenible, establece nuevos modos de aplicar la legislación de forma más eficaz y fija nuevos compromisos, medidas, objetivos y mecanismos de gobernanza”.

Entre esos nuevos propósitos, señala Llombart, está convertir al menos el 30 % de la superficie terrestre y el 30 % de la superficie marina de Europa en zonas protegidas gestionadas de manera eficaz y recuperar los ecosistemas degradados de toda la UE que se encuentren en mal estado, entre otros.

Además de esta estrategia, la UE le apuesta al Acuerdo Verde, con el que se pretende impulsar el uso eficiente de los recursos al pasar a una economía limpia y circular; restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación. “Con el pacto queremos garantizar una transición justa e integradora, que genere empleos decentes y no deje a nadie atrás”, añade.

En cuanto a Colombia, Llombart explica que han desarrollado acciones conjuntas desde hace varios años en pro del uso sostenible de la biodiversidad y, en la actualidad, están desarrollando un portafolio de proyectos de más de 50 millones de euros, en el que participa el Gobierno, las autoridades locales, institutos de investigación y ONG.

En este momento el mundo se enfrenta a la pérdida inminente de su biodiversidad. ¿Por qué es relevante impulsar una coalición mundial que la ayude a preservarla? ¿Cuáles son los objetivos de esa coalición? ¿Quiénes hacen parte de ella?

La biodiversidad y los ecosistemas creados por los seres vivos nos proporcionan alimento, materiales, medicamentos, ocio, salud y bienestar. En cambio, los ecosistemas degradados son más frágiles y presentan una capacidad limitada de hacer frente a fenómenos extremos y nuevas enfermedades. Actualmente, un millón de especies se encuentran en peligro de extinción.

Por esto hace pocas semanas se lanzó la nueva estrategia europea de biodiversidad para 2030: traer la naturaleza de vuelta a nuestras vidas. Es un plan completo, de largo plazo, para proteger la naturaleza y revertir la degradación de los ecosistemas. Es un pilar fundamental del Pacto Verde Europeo y del liderazgo de la UE en la acción internacional por los bienes públicos mundiales y los objetivos de desarrollo sostenible.

Con motivo del Día Mundial de la Vida Silvestre, el pasado 3 de marzo, la Unión Europea puso en marcha una nueva coalición por la biodiversidad. Es una campaña de comunicación, con la cual se promueve una movilización masiva para proteger la biodiversidad. Esto permitirá una mayor incidencia en la Cumbre de la ONU sobre Biodiversidad (COP 15) prevista para 2021. La coalición invita a parques nacionales naturales, acuarios, jardines botánicos, zoológicos y museos de ciencias y de historia natural a trabajar juntos para sensibilizar a los ciudadanos sobre la urgencia de tomar medidas a escala mundial y prevenir los dramáticos efectos de la crisis de la biodiversidad. También anima a las autoridades nacionales, regionales y locales, las ONG, las empresas, la comunidad científica y la ciudadanía a sumarse a esta iniciativa de sensibilización.

La crisis de biodiversidad es una parte importante del cambio climático. ¿Por qué impulsar programas que ayuden a la protección y restauración de estos ecosistemas?

Porque ¡es hora de actuar! Hace solo unos meses vimos cómo los incendios incontrolados están causando daños en el Amazonas, Siberia y Australia; las olas de calor, sequías y ciclones están afectando a millones de personas en todo el mundo. Necesitamos más acción, ya que la ciencia y nuestra juventud nos lo están exigiendo. Seguir como si nada nos haría responsables de la sexta extinción masiva global de especies con devastadores impactos sociales, económicos y ambientales.

La presidenta de la UE, Ursula von der Leyen, ha manifestado que “el cambio climático, la biodiversidad, la seguridad alimentaria, la deforestación y la degradación de la tierra van de la mano. Necesitamos cambiar la forma en que producimos, consumimos y comerciamos. Preservar y restaurar nuestros ecosistemas debe guiar todo nuestro trabajo. Debemos establecer nuevos estándares para la biodiversidad que cruce de manera transversal el comercio, la industria, la agricultura y la política económica”.

¿Cómo ha sido el trabajo de la Unión Europea para aumentar la conciencia pública sobre los dramáticos efectos de la crisis de biodiversidad?

En cuanto a comunicaciones, la coalición mundial por la biodiversidad complementará la coalición lanzada en 2017 World aquariums # ReadyToChange to # BeatPlasticPollution, que congregó a más de doscientos acuarios de cuarenta y un países con el objetivo de aumentar la sensibilización a escala mundial sobre los residuos marinos.

La crisis de la biodiversidad debe estar a la vanguardia de la agenda política mundial. Para la COP 15, la UE y sus Estados miembros proponen la adopción de un ambicioso marco global sobre biodiversidad denominado “Todos por un nuevo acuerdo por la naturaleza y por la gente”. Son necesarios objetivos más concretos y ambiciosos si queremos revertir la tendencia de degradación actual.

Señala que después de la COP 15, el foco de la coalición para la biodiversidad estará en acciones coordinadas con un impacto tangible dirigido a doblar la curva de pérdida de biodiversidad. ¿Cómo serán esas acciones?

La COP 15 es la Cumbre sobre la Biodiversidad. Deberíamos acordar medios de implementación concretos: desarrollo de capacidades, intercambio de tecnologías, comercio justo y sobre todo un mayor financiamiento. Durante la última década, la UE y sus Estados miembros han sido los principales donantes en temas de biodiversidad. Sin embargo, solo con recursos de cooperación será imposible cumplir con los objetivos de desarrollo sostenible, los objetivos de cambio climático y los de biodiversidad. Necesitamos seguir movilizando recursos internacionales, mayor esfuerzo fiscal de los gobiernos nacionales y del sector privado.

El principal impulsor de la deforestación es la expansión agropecuaria (80 % de la deforestación mundial). En junio de 2019, la Comisión publicó una comunicación reforzando la acción de la UE para proteger y restaurar los bosques del mundo. Esta aborda tanto la oferta como la demanda de productos forestales. Si queremos tener alguna posibilidad de doblar la curva de pérdida de biodiversidad, no podemos cerrar los ojos a la huella que genera nuestro consumo.

Hay países que son ricos en biodiversidad, pero que quizá no cuenten con las suficientes herramientas para impulsar su preservación. Colombia puede ser uno de esos países. ¿Cómo respaldaría la Unión Europea esas acciones y brindaría apoyo a esas naciones?

Con Colombia compartimos valores y enfoques y hemos desarrollando acciones conjuntas desde hace varios años en pro del uso sostenible de la biodiversidad, como principal herramienta para su conservación. En este momento tenemos un portafolio de proyectos en curso de más de 50 millones de euros, tanto con el Gobierno como con autoridades locales, institutos de investigación, ONG y otros actores relevantes de la sociedad colombiana. Esto incluye una amplia variedad de temas, como apoyo de la bioeconomía, fomento de economías forestales legales, negocios verdes, pago por servicios ambientales, restauración de ecosistemas estratégicos, consolidación de paisajes sostenibles y resilientes y apoyo a iniciativas de desarrollo sostenible y construcción de paz (con énfasis en la Amazonia).

Como ya mencioné, dentro del nuevo Pacto Verde de la UE y la nueva estrategia de biodiversidad existe un importante capítulo de acción internacional. Seguramente continuaremos trabajando con Colombia para mostrarle al mundo que sí se pueden impulsar modelos de desarrollo sostenible, donde la prosperidad y los empleos dignos vienen de inversiones en tecnologías limpias y uso sostenible de la biodiversidad.

Otro de los proyectos que está impulsando la Unión Europea es el Acuerdo Verde Europeo para impulsar el uso eficiente de los recursos al pasar a una economía limpia y circular. ¿En qué consiste este acuerdo?

El Pacto Verde es mucho más que un proyecto. Es, de hecho, la nueva política de crecimiento económico sostenible de la Unión Europea. La realización de este objetivo exigirá que transformemos los retos climáticos y medioambientales en oportunidades en todos los ámbitos y que logremos una transición justa e integradora para todos. El Pacto Verde Europeo establece una hoja de ruta con acciones para impulsar un uso eficiente de los recursos mediante el paso a una economía limpia y circular y restaurar la biodiversidad y reducir la contaminación.

El Pacto también quiere garantizar una transición justa e integradora, que genere empleos decentes y no deje a nadie atrás.

Entre los objetivos de este acuerdo está que la Unión Europea será neutral en 2050. ¿En qué consiste la ley que los llevará a cumplir esa meta? ¿Qué actores estarán involucrados para conseguirlo?

La Comisión ha propuesto al Parlamento la Ley del Clima Europeo, con el fin de convertir el compromiso político de la neutralidad climática en una obligación jurídica y un incentivo para la inversión.

Lograr la neutralidad climática requiere la contribución de todos los sectores económicos. Es esencial efectuar una transición hacia un sistema energético sostenible, descarbonizando el sector de la energía. La transformación digital, apoyar la industria para que innove e invierta en tecnologías respetuosas con el medio ambiente, desplegar sistemas de transporte más limpios, baratos y sanos, así como colaborar con socios internacionales para mejorar las normas medioambientales mundiales son también factores importantes para alcanzar el objetivo de neutralidad climática.

La Unión Europea, además, brindará apoyo financiero y asistencia técnica para ayudar a las personas, empresas y regiones más afectadas por el avance hacia la economía verde. ¿En qué consiste ese apoyo?

La UE proporcionará apoyo financiero y asistencia técnica para ayudar a las personas, empresas y regiones más afectadas por la transición hacia la economía verde. Para ello recurrirá al denominado Mecanismo para una Transición Justa, que se espera contribuirá a movilizar 100.000 millones de euros, durante el período 2021-2027 en las regiones europeas más afectadas. Este marco financiero también se encuentra en aprobación en el Parlamento europeo.

Comparte en redes: