10 Dec 2019 - 1:26 p. m.

La gran alianza para proteger el bosque seco, uno de los ecosistemas más amenazados del país

Con el fin de implementar un programa nacional de bosques secos que contemple acciones para el conocimiento, protección, restauración y uso sostenible de este ecosistema; el Minambiente, agencias internacionales, el Instituto Humboldt y comunidades indígenas y campesinas firmaron el acuerdo.

- Redacción Medio Ambiente

La Gran Alianza Nacional por la gestión integral del Bosque Seco en Colombia es una iniciativa del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Fondo de Patrimonio Natural para la Biodiversidad y Áreas Protegidas, los programas de Riqueza Natural de la Agencia de USAID y de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), y del Instituto Humboldt. (Le recomendamos: Solo queda el 8 %: ¿Cuál es el futuro del bosque seco tropical?)

 La propuesta, que busca implementar un programa nacional de bosques secos en el que se contemplen acciones para el conocimiento, protección, preservación, restauración, gobernanza y uso sostenible del ecosistema, fue firmada en la clausura del I Foro Nacional de Bosques Secos, que se realizó el pasado 2 y 3 de diciembre.  

El evento también contó con la participación de representantes del pueblo Arhuaco de la Sierra Nevada de Santa Marta, comunidades campesinas habitantes de los Montes de María y territorios con presencia de bosque seco, académicos, autoridades ambientales, sectores productivas y empresariales, que se sumaron a la petición y al compromiso por la conservación de uno de los ecosistemas más amenazados del país.

Así, esperan que durante los próximos diez años, a raíz de esta Gran Alianza Nacional, se avance en la implementación de un Programa Nacional para la Gestión Integral del Bosque Seco en donde la gestión del conocimiento se promueva a través de un sistema de información de libre acceso, la protección y preservación identifique y priorice zonas potenciales para la creación de nuevas áreas protegidas, y la restauración sea un procesos prioritario y participativo.

También esperan que el uso sostenible de estos ecosistemas sea una estrategia de conservación en el que puedan convivir modelos de producción, manejo y aprovechamiento de los recursos, con equilibrio económico y sociocultural, manteniendo la integridad del ecosistema para seguir aportando al bienestar humano. A los académicos pidieron el fomento de estudios y análisis socio-ecológicos incluyentes y abiertos a los conocimientos locales, que faciliten el diseño de futuros viables que tengan en cuenta a los múltiples actores de estos territorios.  

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete