23 Mar 2017 - 7:02 p. m.

“La reforma ambiental de Santos ha sido la peor de la historia”: Manuel Rodríguez

Varios ambientalistas y académicos del país se reunieron para discutir la pertinencia de la reforma ambiental que quiere llevar a cabo el gobierno nacional. Aseguran que la desarticulación y politiquería no dejan avanzar al sector.

Redacción Medio ambiente

“Qué pena que sea tan escéptico pero yo no creo que se vaya a reinventar ningún país con la reforma ambiental que plantea el Ministerio, por la sencilla razón de que es un desastre.  Este es un país controlado por una clase dirigente específica, así que la voluntad política no puede hacer mucho”, dijo el ex ministro de ambiente y académico, Manuel Rodríguez Becerra, durante el debate organizado por el Foro Nacional Ambiental que tenía como objetivo discutir el futuro del país en materia ambiental.

Para el experto, la cartera quedó débil y sin autoridad después de haber “renunciado a las licencias ambientales y al ordenamiento territorial, los dos instrumentos más poderosos que tenía para dirigir este país e incidir en las políticas públicas”.

Aunque el Ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, no profundizó en explicar punto por punto los cambios que tendría la reforma ambiental, sí aprovechó para nombrar algunos de los temas más importantes que hacen parte de este paquete.

Murillo aseguró que está trabajando en una ley de pagos por servicios ambientales para jalonar recursos que permitan avanzar en la equidad y conservación de las comunidades locales, una ley para regular la tenencia y permanencia de comunidades dentro de Parques Naturales Nacionales, una ley general forestal para regular el manejo de bosques naturales y plantados con propósitos comerciales, una ley de cambio climático y otra muy controvertida ley para reformar el Sistema Nacional Ambiental (Sina).

En el último punto, la idea es “ajustar” tres artículos de la constitución colombiana (el 189,150 y 317) para “reinventar” el sistema, que está compuesto por corporaciones autónomas regionales, institutos de investigación, autoridades ambientales urbanas y Parques Nacionales Naturales.  Adicionalmente, el gobierno quiere crear un Consejo Nacional de Control Ambiental  para luchar contra el tráfico ilegal de especies y la tala indiscriminada, un consejo regional de sostenibilidad y una autoridad ambiental de mares y costas que se articule.

Aunque la idea puede sonar tentadora, para los ambientalistas es una reforma desastrosa, por lo que sugirieron pensar en una política más “transparente, articulada, descentralizada y un con un componente de pro igualdad”, dijo la ex Ministra de ambiente Cecilia López Montaño.

“Ustedes están desarticulando el ministerio, lo están desbaratando, es completamente débil”, dijo López. “Antes de crear una reforma porque sí, es necesario preguntarse sobre el país y el modelo de desarrollo que se quiere”.

Finalmente, el ambientalista Julio Carrizosa se atrevió a lanzar una opinión que terminó calando entre los asistentes: “tal vez las fallas que ha tenido el Sina no han sido por el diseño del mismo, sino por el estado del país (corrupción, narcotráfico, violencia, politiquería). El posconflicto podría ayudar a que funcione mejor el sistema, aunque hay que recuperar el aspecto científico y tecnológico que solía tener”.  Esto haciendo referencia a que, posiblemente, la paz ayude a mejorar algunas falencias.

Aunque el encuentro no terminó en nada concreto, los ambientalistas prometieron pasarle al ministro Murillo la visión que tienen del sector ambiental del país, mientras que éste se comprometió a explicar, al detalle, en qué consiste su propuesta con el fin de no generar malos entendidos. 

 

Comparte:
X