26 Aug 2020 - 11:55 p. m.

La situación de los pueblos indígenas aislados es cada vez más crítica

Organizaciones indígenas de tres países lanzaron una alerta internacional para advertir sobre el riesgo que están corriendo estas comunidades por los incendios y la deforestación. La situación es, especialmente, preocupante por lo que sucedió en 2019.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

“La vida cotidiana de los pueblos indígenas en aislamiento está marcada por numerosas amenazas que los ponen en su gran mayoría, en una situación de fuga permanente y desesperación. El aumento voraz de los incendios forestales y la deforestación agrava su situación y los pone en una posición de vulnerabilidad que es cada vez más extrema”. (Lea Descubren dos nuevas especies de orquídeas en Colombia)

Con esas palabras Antenor Vaz resumió la conclusión de un informe que advierte la grave situación que hoy están viviendo los pueblos indígenas. Vaz, autor principal del Informe y consultor de la organización Land is Life, aseguró, además, que lo que sucedió en 2019 fue realmente grave. A sus ojos, los incendios y la deforestación del año pasado no tuvo precedentes.

Se trata de una situación que “exige soluciones imposibles de ser abordadas solamente bajo el enfoque de las normativas locales e internacionales establecidas para pueblos indígenas con historia de contacto”, dijo en un comunicado de prensa,

“El Informe Trinacional: Incendios y Deforestación en Territorios con Registros de Pueblos Indígenas en Situación de Aislamiento”, como fue titulado el documento, fue elaborado por el Grupo de Trabajo Internacional sobre los Pueblos Indígenas en Situación de Aislamiento y Contacto Inicial en la Amazonía, el Gran Chaco y Cerrado brasileiro (GTI PIACI). En él se resume la situación de las comunidades que habitan las regiones de la Amazonía, el Gran Chaco Americano y Cerrado brasileiro, en Bolivia, Brasil y Paraguay.

Para realizar este informe, los autores analizaron mapas, información georreferenciada y pidieron testimonios directos sobre lo sucedido el año pasado en esos territorios. En total analizaron información proveniente de 99 regiones indígenas.

Sus resultados no son alentadores. En comparación a 2018, en el 2019 los focos de calor crecieron estrepitosamente: 258% en Bolivia, 259% en Brasil, y 185% en Paraguay.

“Asimismo, las fuentes de calor detectadas en las 32 unidades de conservación (áreas protegidas) con presencia de Pueblos Indígenas en Aislamiento en 2019, en comparación con 2018, aumentaron en un 744.38% en Bolivia, un 347.87% en Brasil y un 44.15% en Paraguay”, señalan en el documento.

De acuerdo con sus pesquisas, el común denominador de estos incendios es uno: fueron originados por acciones humanas. Prácticas de agronegocios e industrias extractivas son algunas de las actividades involucradas.

“La pérdida territorial ocasionada por la deforestación y los incendios provoca que las personas se desplacen en busca de lugares más seguros, pero trae consigo otros peligros: acercamiento involuntario a poblaciones vecinas y posibles contagios de enfermedades. La situación se complica aún más con la presencia del Covid-19, cuyo crecimiento exponencial pone en grave riesgo la existencia de estos pueblos, así como el patrimonio vivo de América y de la humanidad”, concluye el informe.

Entre las recomendaciones que le hacen a los Gobiernos se encuentra “fortalecer y formar brigadas indígenas de combate y prevención de incendios”. Además, “fortalecer los mecanismos de autoprotección territorial, como los Guardianes del Bosque (...), establecer un régimen de emergencia, y en cooperación con organizaciones indígenas y afines, programas preventivos, de monitoreo y de extinción de incendios en territorios con presencia de Pueblos Indígenas Aislados”.

Comparte:
X