Publicidad
4 Mar 2022 - 2:00 a. m.

La urbanización que tiene en riesgo a las áreas de reserva del Valle de Aburrá

La parcelación de un lote de más de 270.000 metros cuadrados en la Reserva Forestal Protectora del Río Nare abre el debate sobre el problema de urbanización que están sufriendo estas áreas protegidas. Las corporaciones carecen de competencia y los municipios no parecen estar ejerciendo correctamente el control que les corresponde. Los servicios ecológicos están en riesgo.
Juan Diego Quiceno

Juan Diego Quiceno

Periodista de Vivir
Movimiento de tierra en lote de Reserva Protectora del Río Nare, en el Valle de Aburrá. / Cortesía
Movimiento de tierra en lote de Reserva Protectora del Río Nare, en el Valle de Aburrá. / Cortesía

Mientras Medellín y su área metropolitana atraviesan la primera contingencia ambiental de 2022, sufriendo concentraciones dañinas para el ser humano de partículas contaminantes PM2.5, en una de las reservas ambientales que rodean a la ciudad un par de retroexcavadoras trabajan a toda máquina. Varias cintas amarillas dividen en numerosos lotes un sector de un predio de 275.830 metros cuadrados, perteneciente en un 98,4 % a la Reserva Forestal Protectora del Río Nare, un área protegida declarada de carácter nacional y, por ende, con restricciones en el uso de su tierra.

La Reserva Forestal Protectora del Río Nare fue declarada así por el Ministerio de Agricultura de Colombia en 1971 y delimitada entonces en poco más de 115.000 hectáreas. Aunque en 2010 el Ministerio de Ambiente redelimitó la reserva en 8.829 hectáreas, dejó inalterables dos cosas: en primer lugar, la jurisdicción del área protegida compete a varios municipios, entre ellos Medellín, Envigado, Guarne y Rionegro; por ende, la autoridad ambiental la comparten Cornare (para municipios del oriente antioqueño como Guarne) y Corantioquia para Medellín y Envigado.

Síguenos en Google Noticias