27 Mar 2018 - 7:18 p. m.

Las causas por las que se emitieron más gases de efecto invernadero en 2017

La Agencia Internacional de Energía anunció hace unas semanas que en 2017, las emisiones de gases que causan el cambio climático se elevaron en 2017, después de tres años en los que se mantuvieron estables.

Redacción Medio ambiente

Si queremos sobrevivir y evitar una catástrofe ambiental sin precedentes en la historia de la humanidad, debemos reducir nuestra emisión de dióxido de carbono y otros gases causantes del efecto invernadero. El mandato es claro, y promesas como el Acuerdo de París, firmado por casi todos los países del mundo, son prueba de lo urgente de la situación. (Puede leer: Los alarmantes síntomas del cambio climático)

Pero aunque todo el mundo sepa lo que hay que hacer, los datos de emisiones de gases causantes del cambio climático para el año 2017 no fueron nada esperanzadores. De acuerdo con el reporte anual de la Agencia Internacional de Energía (IEA), la emisiones de dióxido de carbono aumentaron 1,4% respecto al 2016. En total, son 32,5 gigatones más de CO2 en el ambiente, el equivalente a si hubieran entrado a circulación 170 millones de carros en el 2017. (Puede interesarle: Primera tutela contra el cambio climático en Latinoamérica)

El panorama fue una sorpresa pues en los últimos tres años la emisión de dióxido de carbono se había estancado, lo que para muchos significaba una gran oportunidad para empezar a reducir. ¿Qué pasó entonces el año pasado?

Varios informes señalaron que la causa número uno tiene nombre propio: China.

Un fuerte verano que afectó a las represas más grandes del país ocasionó que el gigante asiático quemara más carbón para suplir la demanda energética. De hecho, China emitió 9,1 gigatones de dióxido de carbono de las 32 que llegaron al ambiente el año pasado.

Pero ellos no son el único país que contribuyó al aumento de la emisión de gases. De acuerdo con la IEA, dos tercios del incremento fue causado por Asia. Países como India e Indonesia, que experimentan un rápido crecimiento para salir de la pobreza, incrementaron sus emisiones en un 3%.

Una segunda causa de este incremento es que los países que sí están cumpliendo con reducir, no lo están logrando al ritmo esperado. La transición de una economía basada en combustibles fósiles a una de energías renovables sigue avanzando lentamente.

El caso de Estados Unidos es un buen ejemplo: si bien este país, que está en el podio de los más contaminantes, redujo sus emisiones en un 0,5% y logró obtener el 17% de sus demandas de energía de fuentes renovables, así como un 20% de energía nuclear. México y Reino Unido también hicieron la tarea, pero no fue suficiente para contrarrestar las emisiones provenientes de la quema de combustibles fósiles.

La IEA señaló en su reporte que aunque China instaló más paneles solares que los que necesitarían países como Alemania y Francia para suplir todas sus demandas de energía, los fñosiles siguen proveyendo el 81% de las demandas energéticas del planeta.

“Este nivel de uso se ha mantenido estable por más de tres décadas, a pesar del fuerte crecimiento de los renovables”, que ya proporcionan un cuarto de la energía global. Sin embargo, para cumplir las metas del Acuerdo de París el crecimiento de este sector deberá ser cinco veces más grande, según la agencia internacional.

Otra explicación puede deberse a que la eficiencia energética global disminuyó. Mientras que en 2016 la intensidad energética, es decir, la cantidad de energía necesaria para generar una unidad de valor económico, cayó un 2%; en 2017 el número apenas alcanzó el 1,7%. Bajos precios de la energía y menores restricciones de los gobiernos para fomentar un uso racional de la energía habrían sido la causa de este frenazo.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete