3 Feb 2020 - 9:44 p. m.

Las luciérnagas están en peligro de extinción: la pérdida de hábitat, principal amenaza

Un estudio, publicado revista 'Bioscience', señala que la contaminación lumínica y los pesticidas también son una amenaza para estas especies. Los autores hacen un llamado para crear programas de monitoreo con datos a largo plazo, para comprender en qué medida las poblaciones de luciérnagas estaban disminuyendo.

- Redacción Medio Ambiente

Las luciérnagas, una especie que se caracteriza por iluminar en las noches con sus cuerpos brillantes, están en peligro. Según un reciente estudio, realizado por biólogos de la universidad de Tufts, la pérdida de hábitat, el uso de pesticidas y la luz artificial son las tres principales amenazas que tienen en jaque a algunas especies. (Lea: Descubierto el primer insecto sudamericano que emite luz azul)

Pertenecen a un grupo de insectos extendido y económicamente importante, con más de 2.000 especies diferentes repartidas por todo el mundo. Sin embargo, la pérdida de hábitat ha hecho que el número de ejemplares disminuya considerablemente, principalmente, porque necesitan de unas condiciones ambientales específicas para completar su ciclo de vida.

Sara Lewis, profesora de biología en la universidad de Tufts y autora principal de la investigación, explica que, por ejemplo, una luciérnaga de Malasia, que es una especie famosa por sus exhibiciones intermitentes sincronizadas, necesita manglares y las plantas que allí habitan para reproducirse. Pero, en este país los manglares se han ido deteriorando y se han convertido en plantaciones de aceite de palma y granjas acuícolas, lo que ha puesto en jaque a los ejemplares de esta luciérnaga.

Para comprender mejor qué amenazas enfrentan las luciérnagas, el equipo dirigido por Lewis encuestó a expertos en este animal de todo el mundo para evaluar las amenazas más importantes para la supervivencia de sus especies locales. En la investigación, publicada en la revista 'Bioscience', advierte sobre el futuro de estos insectos, destacando amenazas específicas y la vulnerabilidad de diferentes especies en las regiones geográficas.

Los principales resultados de las encuestas, que realizaron a 350 miembros de la Red Internacional Fireflyers, arrojaron que además de la pérdida de hábitat, la contaminación lumínica y el uso de pesticidas amenazan la sobrevivencia de las luciérnagas. “La luz artificial de la noche ha crecido exponencialmente durante el siglo pasado. Además de interrumpir los biorritmos naturales, incluido el humano, la contaminación lumínica realmente arruina los rituales de apareamiento de las luciérnagas", explica Avalon Owens, coautor del estudio. (Puede leer: Acabó de comenzar 2020 y ya declaran la primera especie extinta)

Los investigadores argumentan que estas especies dependen de la bioluminiscencia para encontrar y atraer a sus parejas, y, según han encontrado otros biólogos, demasiada luz artificial puede interferir con los intercambios de cortejo. Owens cuenta que cambiar a luz LED o a una que sea demasiado brillante no estaba ayudando a la reproducción de las especies.

La investigación señaló, además, que más del 23% de la superficie terrestre del planeta ahora experimenta cierto grado de brillo artificial por la noche. Aunque para los investigadores es necesario realizar más estudios de monitoreo, con datos a largo plazo, para comprender en qué medida las poblaciones de luciérnagas estaban disminuyendo.

Además, para los expertos el uso agrícola generalizado de pesticidas es otra amenaza clave para la supervivencia de la luciérnaga.  La mayor parte de la exposición a insecticidas ocurre durante las etapas larvarias, porque las luciérnagas juveniles pasan hasta dos años viviendo bajo tierra o bajo el agua. Los organofosforados y los neonicotinoides, dos de los insecticidas más comunes, son los más perjudiciales. (Le puede interesar: El conejo pasa a ser una especie en peligro de extinción)

Algunos estudios han cuantificado la disminución de la población de luciérnagas, como las observadas en las luciérnagas sincrónicas de Malasia que atraen a los turistas, y la luciérnaga 'Lampyris noctiluca' en Inglaterra. "Sin embargo realmente necesitamos mejores datos a largo plazo sobre las tendencias de la población de luciérnagas; este es un lugar donde los esfuerzos de la ciencia ciudadana como el proyecto Firefly Watch de Massachusetts Audubon realmente pueden ayudar", dice Lewis. 

Los investigadores también destacan los factores de riesgo que les permiten predecir qué especies serán más vulnerables cuando se enfrentan a amenazas como la pérdida de hábitat o la contaminación lumínica.  A pesar de todo, los investigadores siguen siendo optimistas sobre el futuro de las luciérnagas.

Comparte: