29 Jan 2020 - 9:55 p. m.

Las promesas que incumplieron las empresas de aceite de palma

¿Están las empresas comprometidas con producir aceite de palma sostenible? Un informe de WWF muestra que mientras algunos las empresas lideran el camino para promover la sostenibilidad, muchos otros están rezagados, han hecho poco o nada, o escondiéndose de la responsabilidad ambiental por completo.

- Redacción Vivir

Desde la margarina hasta el lápiz labial, desde las galletas hasta las velas, desde el chocolate hasta el detergente para la ropa, el aceite de palma se encuentra en una increíble variedad de productos para el hogar. Se combina bien con otros aceites y puede procesarse para formar una amplia gama de productos con diferentes consistencias y características.

La industria también crea una gran cantidad de empleos y es un contribuyente importante para muchas economías locales y nacionales. Dados estos beneficios, no es difícil ver por qué la palma de aceite a menudo se ve como un cultivo prometedor. La amplia gama de usos del aceite de palma le ha valido el título de ser el aceite vegetal más consumido y comercializado en el mundo, representando el 40% del consumo mundial de aceite vegetal y más del 60% del aceite vegetal comercializado cada año. 

El aceite de palma es el aceite vegetal más productivo producido actualmente a gran escala, y utiliza menos de la mitad de la tierra requerida por otros cultivos para producir la misma cantidad de aceite. Por lo tanto, reemplazar el aceite de palma con otros tipos de aceite vegetal significaría que se necesitarían grandes cantidades de tierra, lo que aumenta el riesgo de que se necesiten más bosques. ¿Está la industria del aceite de palma cumpliendo su compromiso con el planeta?

Hace diez años, la ONG WWF se hizo esta pregunta hace diez años y publicó una evaluación de las empresas que puntuaba de las más sostenibles a las más dañinas con el medio ambiente. Pero la expansión de la palma aceitera en los últimos 10 años ha sido mucho mayor que la de la década anterior: solo Asia agregó casi 4 millones de hectáreas de plantaciones entre 2010 y 2017. Por eso, este 2020 la ONG decidió revisar sus datos y actualizarlos. La "tarjeta de puntuación", como la bautizaron, examina a 173 minoristas principales, fabricantes de bienes de consumo y compañías de servicios de alimentos en Reino Unido, Estados Unidos, Canadá, Europa, Australia, Singapur, Indonesia y Malasia.
 
Esta evaluación analiza a los principales minoristas de alimentos, incluidos: Marks & Spencer, ASDA, Sainsbury's, Tesco, The Co-operative Group, Morrisons, Waitrose y Whole Foods Market, y marcas como McDonald's y Unilever; además, revisa todos los esfuerzos que las marcas globales hacen para mitigar sus propios impactos en sus cadenas de suministro y en sus iniciativas para ser más sostenibles. Solo Ferrero, el productor de Nutella, ha obtenido más de 20 puntos (de un máximo de 22) convirtiéndose en un ejemplo de cómo la producción de aceite de palma puede ser sostenible y libre de deforestación.Otras empresas del Reino Unido como Tesco, Asda y Unilever, fabricante de Dove, Persil y Pot Noodle siguen en la lista.
 
Entre las empresas con menor puntaje se incluyen Whitbread, propietarios de Premier Inn y Beefeater, y Compass Group, que proporciona alimentos a escuelas y hospitales por todo el Reino Unido. Puede ver la lista de empresas aquí (página 27).

Aunque 41 de 173 empresas declinaron responder al cuestionario, hay 32 empresas que son miembros de la Mesa Redonda sobre Aceite de Palma Sostenible (RSPO), y 131 re afirmaron su compromiso de entrar a hacer parte de ese consorcio que busca establecer prácticas sostenibles con el medio ambiente y las comunidades en todo el mundo, aunque el 33% de las empresas se quedan cortas para alcanzar este objetivo. 

Emma Keller, experta en aceite de palma de WWF-UK, asegura al respecto que “los consumidores no quieren que sus alimentos y compras conlleven la deforestación y destrucción de la vida silvestre, pero después de una década de promesas, demasiadas compañías no han podido cumplirlas. Las empresas del Reino Unido y del mundo deben demostrarle a sus clientes que sus productos NO destruyen la naturaleza, y que están totalmente comprometidos con un mundo donde el aceite de palma insostenible ya no existe".

Con respecto a la deforestación

El Foro de bienes de consumo (CGF), un grupo que representa a empresas globales influyentes, se ha comprometido a
lograr cero deforestación neta para 2020. Sin embargo, esto el compromiso no parece haberse traducido en a los compromisos individuales de la compañía para el aceite de palma. De los 53 miembros del CGF que comercializan aceite de palma, solo 44 tenían un compromiso público de lograr la deforestación neta para 2020. Además, solo 41 miembros cubrieron el 75% o más
de sus compras de aceite de palma con CSPO (es decir que apenas un puñado de empresas puede comprobrar que sus prácticas son sostenibles). 

El informe reveló que muy pocas empresas están extendiendo su influencia sobre su cadena de suministro responsabilizando a sus proveedores. Solo 50 de 173 empresas requieren que sus proveedores tengan trazabilidad al menos hasta el molino de aceite de palma, y ​​solo 46 de 173 requieren una política libre de deforestación.

Las soluciones

WWF sugiere para los consumidores que: compren productos de compañías que tienen
comprometido a comprar solo RSPO CSPO; busquen la marca registrada RSPO en los productos; exijan que los minoristas (como los supermercados), fabricantes y proveedores de servicios de alimentos (como restaurantes y hoteles) utilicen RSPO CSPO en todo lo que venden, no solo sus propias marcas. 

En cuanto a las empresas, la ONG sugiere que compren solo a proveedores que adoptan y implementan estrategias de sostenibilidad en sus cultivos, que comprendan a cadena de suministro y que supervisen las plantaciones, que garanticen la transparencia indicando de la fuente original de la palma, y que hagan un compromiso público por la sostenibilidad. 

Infografía realizada por WWF.

Comparte:
X