“Los grandes deforestadores son grandes acaparadores de tierra”: Carlos Correa

Noticias destacadas de Ambiente

En esta entrevista, el Ministro de Ambiente explica la estrategia gubernamental para detener la deforestación, que ya alcanzó 158.894 hectáreas en 2019. En junio conoceremos las cifras de 2020, que aún son inciertas debido a la pandemia.

En sus palabras, ¿Qué pasa en la Amazonia colombiana?

Un tema de acaparamiento de tierras. Acaparan 100 hectáreas o 300 talando árboles y muchas veces esa madera no se va ni siquiera a comercializar. Eso está en el corazón de la Amazonia y no hay como sacarla, entonces la queman. No hay vías, todavía. Entonces viene la deforestación y ahí vienen las actividades ilícitas. La primera es la expansión de la frontera agrícola, es decir, ganadería ilegal. Vacas que vienen de Venezuela y otras partes.

¿Y para usted qué es ganadería ilegal?

Primero, es ganado que no está registrado. Segundo, que está en tierra ilegal. No solo como actividad comercial sino que cogen la tierra y meten ganado para deforestar. Los grandes deforestadores son los grandes acaparadores de tierra. Se cogen la tierra para trabajarla y la venden a ilegales. Van cogiendo 100 hectáreas aquí, y luego más allá, y más allá, y así van trazando.

¿Cómo están atacando la deforestación?

Tenemos cuatro áreas de combate: seguridad nacional, Operación Artemisa con Fiscalía, Policía y Ejército para tomar control del territorio en esos núcleos previamente identificados. Estamos también trabajando en el fortalecimiento de instrumentos de monitoreo para que en mayo o junio tengamos el doble de tecnología, y en inversión social e incentivando a los negocios verdes.

Le podría interesar: Se expande la deforestación en los parques nacionales de la Amazonia colombiana

¿Y los incendios forestales?

Anualmente tenemos más de 100.00 hectáreas pérdidas por incendios forestales. Hicimos una mesa técnica de prevención con Bomberos, Minambiente, Policía, Fuerza Pública, IDEAM y con bomberos de California para explicar su modelo. Mira el Tuparro (Vichada), por ejemplo. Hace unas semanas salen esas imágenes de ese incendio, 2.500 hectáreas por día casi, todo mundo se fue allá. Pero la gente dice “No, hace diez años esto pasa. Son casi 100.000 hectáreas por año quemadas allá”. Si logramos parar eso en 5.000 ya es un logro. Este año fueron 6.500, y cuando se van las autoridades, se reactivan los incendios.

¿Y cómo hacen una distinción entre pequeños campesinos que deforestan para vivir y grandes acaparadores?

No voy a entrar en el dilema de grandes o pequeños porque pudieron haber capturado en alguna de las operaciones a un campesino, pero es cierto que usan a pequeños campesinos para deforestar cosas que no son de ellos. Los grandes acaparadores pagan hasta 3 millones de pesos por hectárea con motosierra, quema, o lo que sea. Cuando llega la autoridad puede haber un campesino que diga “yo no estoy deforestando porque esto no es mío”. Por eso priorizamos solo los núcleos en donde haya parches de 30 o 50 hectáreas deforestadas. La deforestación de cinco o de cien o de mil es deforestación, y es un delito. A través del fortalecimiento del monitoreo con el IDEAM y tecnología de punta e información territorial y el equipo humano tenemos claro quién deforesta una y quién diez.

¿Y en materia de inversión social? Sin la gente es poco probable que se detenga la tala indiscriminada…

Lo primero son los contratos de uso, o contratos de conservación. En Tierralta (Córdoba) firmamos unos hace quince días. Entregamos a familias baldíos de la nación con derechos de uso por diez años. Cada predio es diferente pero le digo “esas 10 hectáreas las tienes que conservar, no tumbe ni un árbol. Y si tiene cacao o ganadería, pues se convierten en cultivos sostenibles y en hectáreas de bosque conservado”. Y ahora que tienen esos usos, pues le hago un pago por servicios ambientales desde $400.000 por mes. La gente por lo general ya tiene cultivos.

¿No estaría mejor comprar la tierra para campesinos?

Los pagos por servicios ambientales no necesitan contratos de conservación o de uso. Te voy a poner un ejemplo: un señor está en 100 hectáreas en la Amazonia, y tiene ganadería y cultivos, y él vende madera. Yo le hago un pago por servicios ambientales y comenzamos a hacer una sustitución gradual de ganadería extensiva por ganadería silvo pastoril. Agregaría que son la mayoría mujeres quienes reciben pagos por servicios ambientales por su liderazgo, y muchas están en viveros recuperando especies nativas.

¿Qué podemos esperar para 20201?

Viene la ley de delitos ambientales que se presenta en esta legislatura de marzo en donde hay endurecimiento de penas, nuevos delitos y eso. Hoy, una persona que acaparó y deforestó 1.000 hectáreas en cinco años está fuera de la cárcel porque la deforestación es excarcelable. Esa ley tiene un enfoque 100% en la lucha contra la deforestación. También trabajamos en tasa de reúso de agua.

Lea: Colombia lanzó hoja de ruta climática para los próximos 10 años

¿Por qué solo deforestación si hay crisis de pesca ilegal, minería con mercurio?

Por enfoque y por tiempo. La ley de delitos ambientales no discrimina por persona ni por cantidad. Cinco o mil hectáreas siguen siendo delito.

Con respecto a la nueva meta del NDC en donde prometen que el 51% de disminución de emisiones de Co2 para 2030, ¿Cómo lograrla?

La construcción de los NDC si bien la lidera el Minambiente y desarrollo sostenible no todas las acciones dependen del Ministerio. Ahí estamos transversales a todos los ministerios. Ahí vienen los esfuerzos de matriz energética limpia o de sumar empresas a las alianzas de carbono neutral. La meta en el 2015 en el marco del Acuerdo de París era 20% y ahora es 51%. Este fue un cálculo muy juicioso.

La mina de Cerrejón cierra, ¿alguien queda responsable de reparación ambiental, reforestación, reubicación de las familias afectadas?

Esas preguntas no podría responderlas. En el momento en que tengamos competencia ambiental ahí estaremos. El ambiente es tan transversal a todo que a veces es complejo, pero eso no es de nuestra competencia, sino del Ministerio de Minas.

Con respecto a Providencia y su recuperación, Duque ha dicho que el turismo va a ser el salvavidas de la reactivación económica en la isla, ¿pero esta apuesta de turismo masivo no va en contravía de la conservación?

Está contemplado, no solo estamos mirando cómo recuperar la capacidad actual, y qué proyección pueda tener por turismo o de gente que llegue. El aeropuerto tiene que tener unas condiciones mínimas que se mantengan y se va a recuperar la infraestructura y ahí es donde viene la educación ambiental. Es vital que abran restaurantes, que la gente recupere el turismo pero antes los ecosistemas.

Lea: La UICN envió carta al Minambiente sobre riesgos de los hipopótamos en Colombia

¿Dónde se para el Minambiente con respecto a los hipopótamos del Magdalena Medio?

No podría decirles hoy que hay que eliminarlos. Una corporación dijo que estaba buscando cooperación internacional, pero eso no es una posición del Ministerio. Cuando tengamos mucha más información y datos, se habla de que hay más de 100 animales en este momento. Esto hay que resolverlo de mano de la academia, entonces así estamos construyendo la ruta de trabajo.

Comparte en redes: