Publicidad

Los secretos de la increíble fuerza y delicadeza de la trompa de un elefante

A través de minuciosos análisis y tomografías computarizadas, científicos han revelado la sorprendente estructura de más de 89,000 fascículos musculares, responsables de la combinación de fuerza y delicadeza en los movimientos de las trompas de los elefantes. La estructura es más compleja de lo que se creía.

27 de septiembre de 2023 - 03:44 p. m.
"La trompa del elefante es uno de los rasgos anatómicos más distintivos del mundo natural y esta foto pretende resaltarlo.
"La trompa del elefante es uno de los rasgos anatómicos más distintivos del mundo natural y esta foto pretende resaltarlo.
Foto: Suliman Alatiqi

La trompa de los elefantes funciona como un hidrostato muscular. Esto significa que utilizan un sistema basado en fluidos (hidrostato) para lograr movimientos y funciones específicas. Se trata de una estructura altamente especializada y versátil que contiene una gran cantidad de músculos, tejidos y conductos llenos de líquido. La trompa de estos animales es, posiblemente, una de las musculaturas más complejas del mundo animal, capaz de combinar una increíble fuerza (está diseñada y es capaz de levantar troncos) con delicadeza y tacto suave, hasta tener la destreza necesaria para manipular alimentos o realizar acciones delicadas y muy precisas. (Puede ver: Las ballenas se divierten usando las algas como sombrero y exfoliante)

Sin embargo, la cantidad de músculos que hay en la trompa de un elefante y cómo logran controlarnos para tener fuerza y tacto al mismo tiempo, no está clara. Un grupo de científicos mapeó la trompa de un elefante bebé con un escáner de rayos X especial (conocido como tomografía computarizada) para internar averiguarlo. Los resultados fueron publicados en Current Biology y sugieren que la clave reside en casi 90.000 haces sorprendentemente pequeños de fibras musculares.

Los haces son agrupaciones de fibras musculares individuales que se encuentran dentro de un músculo. Estos haces, a su vez, se organizan en fascículos. Esto permite que el músculo funcione de manera eficiente. Los investigadores descubrieron que todo el tronco de la trompa de un elefante contiene más de 89.000 fascículos. La punta, con su “dedo” y “labio”, es particularmente densa con alrededor de 8.000 de los fascículos más pequeños. Los haces tienen en promedio aproximadamente el diámetro de un cabello humano, con 2 milímetros de largo. Para dimensionar lo pequeños que son, los investigadores explican que los fascículos de la mano humana miden 60 milímetros, 30 veces más largos.

Puede ver: El animal terrestre más grande es un experto equilibrista. ¿Cómo lo hace?

Ese tamaño es incluso más importante que el número, que ya de por sí es sorprendente, escriben los autores de la investigación. “Inesperadamente, los elefantes operan con fascículos musculares mucho más pequeños que los músculos de los dedos de otros mamíferos”, dicen. La punta de la trompa, esa con la que los elefantes toman objetos con fuerza o delicadeza, tiene una extraordinaria capacidad de prensión y de moldeo según las necesidades de agarre. Allí los fascículos están dispuestos radialmente (estructuras que se asemejan a rayos que parten desde un punto central hacia el exterior, de manera similar a los radios de una rueda) lo que podría ser importante para el control preciso.

La musculatura de la trompa del elefante es única. La segmentación de esta musculatura revela, finalizan los investigadores, una filigrana inesperada y una arquitectura compleja, allanando el camino hacia nuevas investigaciones. Los científicos lograron saber todo eso gracias al análisis de la trompa de una cría de elefante de 6 días nacida en el Zoológico de Leipzig. El animal se rompió una pata y no pudo amamantar, por lo que los veterinarios tuvieron que sacrificarlo.

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar