24 Nov 2020 - 6:53 p. m.

“No hay evidencia de que WWF apoyó grupos armados para combatir la caza”

En 2019 el grupo de conservación de la naturaleza WWF anunció la apertura de una investigación independiente después de que un informe periodístico del portal estadounidense Buzzfeed los acusara de violaciones de derechos humanos. El resultado de las pesquisas es que no hay evidencia que demuestre que así fuera.

Hace un año el portal de noticias Buzzfeed señaló a el World Wildlife Fund (WWF), la organización de conservación de vida silvestre más grande del mundo, de financiar “violentas fuerzas paramilitares” asociadas a unidades contra la caza furtiva de animales en seis países. Aquel informe inicial apuntaba a que los guardias asociados a la organización ambiental estaban también involucrados en asesinatos y torturas. (Lea: Las polémicas prácticas de WWF en África y Asia). En su momento, la organización negó las acusaciones y ordenó una investigación externa para aclarar las denuncias.

Este martes 24 de noviembre, se publicaron los resultados del informe “Integrar los derechos humanos en la conservación de la naturaleza: de la intención a la acción” y la investigación realizada por un panel de expertos, externos a WWF y dirigido por Navi Pillay ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, en la que tras meses de seguimiento encontró libre de responsabilidad a la organización de conservación ambiental.

Las denuncias de Katie Baker y Tom Warren, periodistas de Buzzfeed, acusaban a WWF de financiar guardaparques que cometían asesinatos dentro de los parques nacionales en nombre de la organización en África y Asia. Según el reporte periodístico, los funcionarios internacionales habían organizado misiones contra la caza furtiva que incluyeron el asesinato de intrusos.

El reporte, incluía otras acusaciones contra la organización internacional ya que en 2014, M.K. Yadava, director del Parque Kaziranga en India -lugar en donde WWF también financia el trabajo de los guardaparques- publicó un protocolo contra los cazadores furtivos: “Nunca permitir la entrada no autorizada (matar a los no deseados). Si surge una pregunta sobre qué derechos tendrán mayor prioridad, no serán los derechos humanos”. Buzzfeed aseguró también que la organización ambiental había participado en la compra de armas en la República Centroafricana.

La investigación

La respuesta a la investigación periodística de Buzzfeed llegó un año después en el informe publicado este martes. Como primera medida, el panel de expertos encontró que WWF nunca contrató a los guardaparques acusados de abusos con el uso de armas y aclaró que era un personal empleado por gobiernos locales.

El panel de expertos explicó también que, luego de realizar el seguimiento al caso, ningún miembro del equipo de WWF en la zona dirigió o participó en los actos señalados por Buzzfeed y mucho menos, tenía acceso a armas.

Por eso, la investigación de expertos llegó a la conclusión de que la organización de conservación no hizo parte de los actos denunciados meses atrás. “El Panel no ha encontrado ninguna evidencia de que el personal de WWF haya planeado o alentado prácticas que vulneren derechos, ni de que haya participado en estas”, señaló la organización en un comunicado.

Sin embargo, el grupo de expertos fue claro en señalar también que WWF sí falló en la falta de mecanismos de reclamación más accesibles y en la seguimiento de las quejas de una forma más transparente. Además de identificar la necesidad de involucrar a los gobiernos locales para defender los derechos humanos e implementar más rigurosamente las políticas propias.

“El panel también fue implacable en su conclusión de que tenemos que hacer más. Aceptamos las recomendaciones del Panel y las estamos abordando todas, además de las acciones que ya hemos tomado para cumplir mejor con nuestros compromisos con las comunidades. Informaremos periódicamente sobre los avances realizados en relación con estas acciones”, dijo WWF en un comunicado.

Según los investigadores del caso, es claro que WWF fue una de las primeras organizaciones en trabajar con principios claros de respeto a los derechos y encontró en su trabajo “estándares más altos que las leyes y prácticas de los estados” en los que han hecho presencia.

Frente a las críticas WWF reconoció las fallas y se comprometió concretamente a:

1. Realizar cambios para garantizar que se escuchen las voces de las comunidades y así mejorar la capacidad para cumplir los compromisos de conservación.

2. Hacer un mejor uso de su influencia internacional para ayudar a los gobiernos locales a cumplir con sus obligaciones de proteger los derechos.

3. Tomar medidas adicionales para reducir los conflictos entre las comunidades y los guardabosques del gobierno.

4. Fortalecer los sistemas de gobernanza gestión para cumplir los compromisos.

El panel fue integrado por la jueza Navi Pillay, presidenta del Panel y ex Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el panel también incluyó al Profesor John Knox, primer Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Derechos Humanos y Medio Ambiente, y a la Dra. Kathy MacKinnon, presidenta de la Comisión Mundial de la UICN sobre Áreas Protegidas (CMAP) y ex Especialista Líder en Biodiversidad del Banco Mundial.

Comparte:

Inscríbete a Nuestros Newsletter

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarte, aceptas nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
Para tener acceso a todos nuestros Newsletter Suscríbete