10 Feb 2021 - 8:18 p. m.

Proponen que indígenas de la Sierra Nevada coadministren el Parque Tayrona

La idea fue lanzada por gobernador de Magdalena Carlos Caicedo para garantizar una mejor conservación del área protegida.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

Ante la polémica que ha rodeado al Parque Nacional Tayrona en las últimas semanas, tras la salida de Julia Miranda como directora de Parques Nacionales y el miedo de algunos sectores a que se abra la puerta a construcciones turísticas dentro del área, el gobernador del Magdalena reafirmó una propuesta que ya había hecho: que las comunidades indígenas entren a coadministrar este emblemático lugar.

“El Parque Tayrona no se debe privatizar”, escribió Caicedo en una carta enviada al Ministerio del Interior el pasado 5 de febrero, en la que además de insistir en la participación de las comunidades indígenas de la Sierra Nevada en la administración de Parque también anunció que trabajan en la declaratoria del sistema de conocimiento ancestral como patrimonio inmaterial de la humanidad.

“Se deben prestar servicios ecoturísticos responsables y sostenibles para proteger este patrimonio material e inmaterial de la humanidad”, anotó Caicedo desde su cuenta de Twitter.

También le puede interesar esta nota de Noticias Caracol: Temible deforestación en Colombia: en 2019 se perdió el equivalente a 400 canchas de fútbol por día

Además de los predios privados que quedaron dentro del Parque tras su declaratoria y han constituido un reto desde entonces, en los últimos años se ha desatado una intensa presión por parte de diversos grupos de inversionistas para que se abra la posibilidad de construir infraestructura hotelera dentro del Parque Tayrona.

Por ejemplo, la exdirectora de Parques Nacionales Julia Miranda sostenía una disputa judicial con miembros de la familia Dávila que hace poco llegó al Consejo de Estado. Como lo narró El Espectador en un reciente reportaje, se trata del pleito por la construcción del complejo Los Ciruelos, un proyecto de al menos 12 ecocabañas que estaba previsto para ser construido en el interior del Tayrona desde abril de 2008.

Ese año 2008 el Ministerio de Ambiente le otorgó la licencia ambiental a dos miembros de la familia Dávila para construir el proyecto hotelero. Sin embargo, en enero de 2013, cuando la ANLA ya se encargaba de la autorización de licencias ambientales, suspendió de manera preventiva el proyecto por la posible afectación del ecosistema bosque seco tropical. Además, ordenó a varias entidades establecer si era necesaria la consulta previa con las comunidades nativas del Tayrona “por razón de ubicación del proyecto con relación a la ‘línea negra’ que demarca los territorios sagrados de las comunidades indígenas en la Sierra Nevada de Santa Marta”.

Para Caicedo y otra voces de la región, abrir una mayor participación administrativa a las comunidades indígenas permitiría mantener una mayor conservación sobre estas áreas.

Lea: Una gran pelea que dio Julia Miranda por el Tayrona que llegó al Consejo de Estado

Comparte:
X