7 May 2021 - 5:55 p. m.

Nueva meta climática: reducir las emisiones de metano un 45% en 10 años

Así lo señala una evaluación publicada por la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Se evitarían 260.000 muertes prematuras.

Redacción Ambiente

Medio Ambiente

Cuando se habla de los gases efecto invernadero lo más común es pensar en el CO2. La razón es que el dióxido de carbono, como también se llama, es el que más ha contribuido al aumento de las emisiones con un 74.4%, según Our World in Data. Pero justo detrás de este, va el metano (CH4) que, a pesar de solo contribuir con el 17.3% de las emisiones, tiene un potencial de calentamiento global mucho mayor al CO2. Mientras la cifra para el dióxido de carbono es 1 sin importar el periodo que esté en la atmosfera, el del metano está entre 28 y 36 a lo largo de 100 años. Tener un plan para reducir las emisiones de metano es una de las estrategias básicas para combatir el cambio climático. (Le puede interesar: Estados Unidos y Unión Europea prometen reducir GEI en un 50% para 2030)

Ante este escenario la Coalición Clima y Aire Limpio (CCAC) y el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) acaban de publicar una evaluación global del metano, que no solo hace un diagnóstico de sus emisiones, sino que modela qué tan viable es reducirlas en los próximos años. Así llega a la conclusión que las emisiones de metano causadas por el humano podrían reducirse hasta un 45% en la próxima década.

Lograr esa meta evitaría un aumento de la temperatura global de casi 0,3°C para 2045, además de impedir “260.000 muertes prematuras, 775.000 visitas a los hospitales relacionadas con el asma, 73.000 millones de horas de mano de obra perdidas por calor extremo y 25 millones de toneladas de pérdidas de cultivos al año”, señala un comunicado de la ONU. (Le sugerimos: Elaboran el mapa de emisores de metano más grande del mundo)

Actualmente, también señala el informe, los sectores que más emiten metano son los combustibles fósiles, los desechos y la agricultura. “En el sector de los combustibles fósiles, la extracción, el procesamiento y la distribución de petróleo y gas representan 23% y la minería del carbón 12% de las emisiones. En el sector de los desechos, los vertederos y las aguas residuales representan aproximadamente 20% de las emisiones. En el sector agrícola, las emisiones de ganado provenientes del estiércol y la fermentación entérica representan alrededor de 32% y el cultivo de arroz 8% de las emisiones”, señala el informe.

Siguiendo esta idea, lo lógico es que gran parte del trabajo para reducir las emisiones de metano venga del sector de combustibles fósiles. De hecho, la evaluación calculó que “alrededor de 60% de estas medidas específicas son de bajo costo y 50% de ellas tienen costos negativos, lo que significa que las empresas ganan dinero si las adoptan”.

Estas medidas, sin embargo, deben ir de la mano con invertir en otro tipo de energías. “Un cambio hacia la energía renovable, la eficiencia energética residencial y comercial y una disminución de la pérdida y el desperdicio de alimentos pueden reducir las emisiones de metano otro 15% para 2030”. (Le puede interesar: Día sin carne sí funciona contra el cambio climático)

“Para lograr los objetivos climáticos globales, debemos reducir las emisiones de metano y, al mismo tiempo, reducir urgentemente las emisiones de dióxido de carbono”, dijo Drew Shindell, quien presidió la evaluación de la Coalición Clima y Aire Limpio.

Comparte:
X