Se dispara el número de incendios en la Amazonía brasileña

Noticias destacadas de Ambiente

En junio de 2020 se registró el mayor número de incendios en esta región desde 2007. Organizaciones sugieren que detrás de este fenómeno y de la deforestación hay grupos que comercian ilegalmente con madera, minerales y ganado.

Entre mayo y junio, los dos primeros meses de la época seca en el mayor bosque tropical del planeta, imágenes por satélite detectaron un total de 3.077 fuegos, un 12,5 % más con respecto a los mismos meses del año pasado, según datos del Instituto Nacional de Investigación Espacial (INPE).

Organizaciones medioambientales ya habían alertado de un aumento de los incendios forestales durante la temporada seca, que se prolonga hasta septiembre, en la Amazonía brasileña tras los altos índices de deforestación en la región.

Los incendios en la Amazonía suelen extenderse por áreas que han sido previamente desforestadas, uno de los grandes problemas que enfrenta el ecosistema y que se ha agravado en los últimos tiempos.

La deforestación en el bioma se disparó un 85 % en 2019, coincidiendo con el primer año de Jair Bolsonaro en la Presidencia de Brasil, hasta alcanzar los 9.165 kilómetros cuadrados, su mayor nivel desde 2016, según datos oficiales.

La tendencia continúa este año, pues, según un balance preliminar del INPE, las alertas de deforestación en la Amazonía brasileña aumentaron un 22 % entre enero y mayo.

Desde principios de junio, tropas del Ejército realizan un operativo para evitar los crímenes medioambientales, entre ellos la tala indiscriminada de árboles, en la región amazónica brasileña, cuyos habitantes también lidian con la pandemia de coronavirus.

Diversos informes de organizaciones medioambientales indicaron que detrás de la deforestación y los incendios hay redes mafiosas que comercian ilegalmente con madera, minerales y ganado, y amenazan a las comunidades indígenas que viven en la Amazonía.

En 2019 hubo un total de 89.178 incendios que devastaron grandes áreas de selva amazónica, lo que entonces supuso un 30 % más con respecto al año anterior.

Ese año, las imágenes de los fuegos dieron la vuelta al mundo y fueron ampliamente condenados por la comunidad internacional y la sociedad civil, que culpó del desastre al discurso antiecologista de Bolsonaro, quien defiende la explotación de los recursos naturales en toda la Amazonía, incluidas las reservas indígenas.

Comparte en redes: