8 May 2018 - 3:07 p. m.

Solo 30% de lo recaudado con el impuesto al carbono iría al cuidado del medio ambiente

El presidente Santos anunció desde Cartagena que un 5% de lo recaudado con el impuesto al carbono será destinado para financiar las áreas protegidas. No obstante, la pelea entre el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Ambiente por los $476mil millones continúa, y la plata se debate entre "medio ambiente" y "posconflicto".

- Redacción Vivir

Como una especie de “parte de tranquilidad”, el Ministerio de Ambiente anunció que destinará el 5% del impuesto al carbono para Herencia Colombia, un fondo manejado en conjunto entre Parques Nacionales, MinAmbiente y algunas ONG que buscan financiar permanentemente el Sistema Nacional de Áreas Protegidas de Colombia.

Herencia Colombia fue anunciada en diciembre de 2017, y en la página de Parques Nacionales, dice que “se encuentra actualmente en proceso de estructuración. Se han identificado las metas del programa y se están realizando los cálculos del costeo, donde se espera obtener información del costo total para lograr las metas acordadas y los mecanismos e instrumentos que podrían aportar al cumplimiento de las mismas”.

El 5% anunciado esta mañana corresponde a unos $23.800 millones de pesos que saldrían de los bonos de carbono para el Ministerio de Ambiente, y que le fueron restados al Fondo Colombia en Paz.

Pero darle ese 75 % –ahora 70%– del recaudo al impuesto de carbono a la paz (y no a la mitigación de los efectos del cambio climático) ha sido una pelea que lleva varios meses discutiéndose entre el Ministerio de Hacienda y el Ministerio de Ambiente.

En febrero de este año, y como contó El Espectador, el sector medioambiental estaba contento. La reforma tributaria de 2016 incluyó un esperado impuesto al carbono, y con un recaudo de $15 por tonelada equivalente de CO2 emitida, el Ministerio de Hacienda reportó una ganancia de $476.000 millones, casi el 85 por ciento de todo lo que le asignaron al Ministerio de Ambiente para 2018.

La sorpresa vino cuando el Ministerio de Hacienda y Presidencia hicieron una reinterpretación de la reforma tributaria y anunciaron que el dinero que entraría a alimentar el “Fondo para la Sostenibilidad Ambiental y Desarrollo Rural Sostenible en Zonas Afectadas por el Conflicto”. En otras palabras, la plata que fue prometida para la protección ambiental se fue para la paz. (Lea también: Impuesto al carbono se lo sacaron del bolsillo a Minambiete)

La pelea entre Hacienda y Ambiente revivió esta semana, al parecer, por cambios en la redacción del decreto que reglamentará la destinación final de los $476 mil millones. Como contó El Espectador, al parecer existen dos documentos. El que se escribió de común acuerdo entre ambas carteras y otro que se montó el pasado 28 de abril en la página web del Minhacienda, en el que se quitaron palabras y, según fuentes consultadas, se cambió el sentido del artículo, por lo que el Minambiente quedó sin poder sobre el asunto.

El grueso de la pelea, en pocas palabras, es de redacción en dos párrafos distintos. El decreto supuestamente escrito en conjunto reglamenta la distribución de los recursos del impuesto al carbono, dice que el 25% del recaudo “se destinará al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible al cumplimiento de metas ambientales” y “el 75 % del recaudo del Impuesto Nacional al Carbono, se destinará a la implementación del Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto Armado y la Construcción de una Paz Estable y Duradera con criterios de sostenibilidad”, pero como quedó redactado en el documento que está colgado en la página del Ministerio de Hacienda, dice: “Se destinará al cumplimiento de metas ambientales”, y en el segundo párrafo de conflicto, se eliminan las palabras “con criterios de sostenibilidad”. (Lea también: Pelea de dos ministerios por la chequera de la paz)

Es decir que, sin el Ministerio de Ambiente en el llavero, y con menos especificidad en la inversión, la plata podría terminar en otros contratos que tengan más que ver con el posconflicto u obras de infraestructura que con la mitigación del efecto invernadero (que es la razón para la cual se aprobó un impuesto al carbono en primer lugar, y que se aplica a Gas Natural, Gas Licuado de Petróleo, Gasolina, Kerosene y Jet Fuel, ACPM y Fuel Oil).

Según un comunicado de la cartera ambiental, del 100% de lo recaudado en 2017 (que son $476mil millones), el 25% estaría destinado al Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible para actividades ambientales relacionadas con erosión costera, reducción de la deforestación, conservación de fuentes hídricas, conservación de ecosistemas estratégicos y cambio climático ($119 mil millones); el 5% para Herencia Colombia ($23.800 millones) y el 70% restante al Fondo Colombia Sostenible ($333.200 millones). Pero, de nuevo, con la redacción del documento que defiende el Ministerio de Hacienda, no es seguro que ese 70% que iría al Fondo Colombia Sostenible (como anunció el presidente Santos desde Cartagena) sea invertido en proyectos de sostenibilidad, simplemente porque no es obligatorio.

Tal vez lo más grave del asunto es que, como van las cosas, Colombia no podrá cumplir con el compromiso de reducir emisiones de gases de efecto invernadero en un 20 % para 2030.

Comparte:
X