Tailandia cierra una isla a los turistas por los daños medioambientales

Noticias destacadas de Ambiente

Uno de los lugares más bellos del país asiático tuvo que cerrar sus puertas al público por el exceso de actividades turísticas, que terminaron dañando gran parte de sus ecosistemas.

Las autoridades ambientales de Tailandia han anunciado que la isla de Koh Tachai, uno de los lugares más bonitos del país, será cerrada a los turistas durante un periodo indefinido a partir del 15 de octubre, gracias a los daños ambientales sufridos.

El exceso de actividades turísticas ha tenido varios efectos negativos sobre los recursos naturales de la isla, que está ubicada dentro del Parque Nacional Similian, una de las reservas ecológicas más grandes del país asiático.

El director general del Departamento de Parques Nacionales, Vida Salvaje y Conservación Vegetal, Tunya Netithammakul, ha añadido que la medida es también parte de un plan sobre gestión de recursos en el mar de Andaman.

De esta manera, Netithammakul anunció que todos los parques nacionales marinos de Tailandia permanecerán cerrados hasta el 15 de octubre con motivo de la temporada de vientos monzones. Además, reiteró que el parque de Koh Tachai permanecerá cerrado y no reabrirá en dicha fecha, según informes del diario tailandés ‘The Bangkok Post’.

"Gracias a su belleza, Koh Tachai se ha convertido en un destino turístico popular para turistas tailandeses y extranjeros, lo que ha llevado a una aglomeración y la degradación de los recursos naturales y el medio ambiente", ha lamentado.

Por último, Netithammakul ha recordado que, debido a que el cierre del parque ha sido anunciado con tiempo, los turistas deben responsabilizarse ante los posibles intentos de compañías de vender paquetes de viajes a la isla a partir del 15 de octubre.

La isla de Koh Tachai era hasta 2010 uno de los secretos mejor guardados de Tailandia, hasta que ese año se abrió al turismo. Situada en la punta más al norte del Parque Nacional de Similan, la isla mide 12 kilómetros cuadrados. Sus playas de arenas blancas y sus enormes arrecifes de coral la han convertido en un destino deseado para los turistas y los amantes del buceo.

Sin embargo, la isla no estaba preparada para hospedar a tantos turistas. Antes de la apertura, se estimaba que la isla tenía una capacidad de 70 turistas, pero estaba recibiendo a 1.000. Esto terminó provocando varios problemas ambientales.

Comparte en redes:

Temas Relacionados

TurismoTailandia