23 Nov 2021 - 10:42 p. m.

Un grito de auxilio para que el próximo presidente de Colombia proteja la Amazonía

Cinco organizaciones que por años han trabajado en la conservación de la Amazonía se unieron para pedirle a los candidatos a la Presidencia que le den prioridad a la protección de este territorio antes de que colapse.

Infoamazonía

La Amazonía se encuentra en su punto de de no retorno.
La Amazonía se encuentra en su punto de de no retorno.
Foto: Juan Gabriel Soler

Hace unas semanas, mientras la Conferencia de Cambio Climático (COP26) llegaba a su fin, 200 científicos presentaron un robusto informe sobre el estado de la Amazonía. Después de hacer un mapeo para entender lo que estaba sucediendo en ese territorio, llegaron a una conclusión escalofriante: la Amazonía, dijeron, se estaba acercando a su punto de inflexión. (Vea toda la información sobre la Amazonía en Colombia)

El Informe de Evaluación de la Amazonía 2021, como lo titularon, indicaba que “el calentamiento del clima, el aumento de la la deforestación y la degradación del ecosistema, junto a incendios forestales más intensos” pueden llevar a que esta región llegue al punto de no retorno que haría imposible una recuperación de sus ecosistemas.

Preocupados por esta situación, cinco organizaciones que han trabajado por años por la protección de la Amazonía colombiana acaban de lanzar una alianza para que los candidatos a la Presidencia prioricen la conservación de este territorio entre sus agendas. Entre ellas están la Organización Nacional de los Pueblos Indígenas de la Amazonía (OPIAC), la Fundación Gaia Amazonas y la Fundación para la Conservación y el Desarrollo Sostenible (FCDS). También hacen parte de este “pacto” WWF y Greenpeace Colombia. (Lea Anla multó a EPM por más de $ 760 millones por cambios en proyecto Porce III)

Lo que buscan, en pocas palabras, es impulsar una agenda puntual para que la Amazonía se convierta en una prioridad en las decisiones del próximo Gobierno del país.

“Formamos parte de esta Alianza pensando en el largo plazo y en un momento coyuntural, como es el caso de las elecciones. Sin embargo, lo que nosotros esperamos a futuro es que efectivamente haya un cambio en las formas cómo se aborda la Amazonía”, afirmó Julio César López Jamioy, coordinador general de la OPIAC.

“Es el último gran bosque tropical que hay en el mundo, hogar de la mitad de los pueblos indígenas que existen en el país, y fuente de agua para otras regiones de Colombia y Latinoamérica. Aún así, la región enfrenta hoy una transformación acelerada por cuenta de una serie de factores que amenazan su integridad: la expansión de la agroindustria, el desarrollo de actividades ilegales, el extractivismo y la presencia de grupos armados son los principales”, señalan en un comunicado.

Como lo recuerdan estas organizaciones, estos factores representan un riesgo para la Amazonía pero también para el planeta entero y por eso es indispensable que haga parte de las prioridades en la agenda del próximo presidente. “Sin la Amazonía, las condiciones que hacen posible la vida en el planeta y las interacciones ecosistémicas que regulan los ciclos hídricos, desaparecerán. Colapsará también su capacidad de almacenar el 20% del agua dulce que existe en el mundo, y de formar inmensos ‘ríos voladores’ (grandes flujos aéreos de vapor de agua) que producen lluvias y llevan agua hacia otras regiones del continente”, apuntan.

Lo que propone esta alianza, que llamaron “Escucha a la Amazonía”, es, específicamente, una agenda basada en cuatro puntos fundamentales a los que se deberá comprometer quien gane las elecciones el próximo año.

El primero, indican, es que el nuevo presidente “proteja el bosque amazónico frente a diversas presiones y amenazas que se ciernen sobre él. Por tanto, hay que frenar la pérdida de biodiversidad y la deforestación materializando compromisos legales, estableciendo una participación activa y efectiva de los pueblos indígenas y comunidades locales, regulaciones claras a los incentivos para la conservación y haciendo efectiva la protección de los defensores ambientales de la Amazonía”.

Además, deberá asegurar “la conectividad de los ecosistemas y la preservación de la diversidad cultural en la Amazonía, por medio de garantías a la propiedad de la tierra a pueblos indígenas y comunidades locales, la consolidación de un sistema nacional de conservación que acoja diversos actores y estrategias, y la aplicación de mecanismos multilaterales e internos que promuevan metas particulares de conservación y de salvaguarda de los ecosistemas”.

Así mismo, tendrá que “consolidar un Estado intercultural, generando medidas para el ejercicio efectivo de la autonomía y autodeterminación de los pueblos indígenas y la consolidación de sus sistemas de gobierno, así como la puesta en funcionamiento de los territorios indígenas como Entidades Territoriales en la Amazonía Oriental”.

Finalmente, las cinco organizaciones piden que quien resulte elegido “ponga en marcha un modelo de desarrollo sostenible, pensado desde y para la Amazonía, que tome como modelo los sistemas de conocimiento de los pueblos indígenas y las prácticas sostenibles de las comunidades locales, implemente estrategias de encadenamiento productivo para proyectos de uso sostenible del bosque, controle la trazabilidad de los productos para evitar que estos sigan dañando a la selva, defina e implemente las condiciones para una transición hacia modelos alternativos y genere incentivos para el consumo responsable”.

Nuestro cubrimiento sobre la Amazonía es posible gracias a una alianza entre El Espectador e InfoAmazonia, con el apoyo de Amazon Conservation Team.

Recibe alertas desde Google News