Cristina en los subterráneos de Bogotá

Después de más de una década de ausencia, la rubia que inmortalizó con su voz canciones como "Tú por mí" y "Voy en un choque" regresa por estas latitudes con un sonido nuevo.

Cristina Rosenvinge dejó la bicicleta con la que estaba recorriendo los bosques de  Berlín durante sus vacaciones para venir a Colombia, para volver después de 16 años de  ausencia y presentarse este miércoles y jueves en el restaurante La puerta Grande (Car 12 No 93-64), de Bogotá. La cancelación del concierto del 2006 desinfló las ilusiones de sus fans que llevaban años esperándola interpretar canciones de sus famosos álbumes Que me parta un rayo, Mi pequeño animal y  Cerrado. Luego ya no resultó tan fácil volver por estas tierras, su carrera se aventuró  hacia sonidos independientes que empezó a construir desde Nueva York, lugar en donde conocería a dos músicos que cambiarían su modo de construir el arte sonoro: Steve Shelley y Lee Ranaldo, los integrantes de la agrupación Sony Youth.

Cristina, esa rubia guapa, de padres daneses que llegaron a España en tiempos de Franco,  esa que le dedicó sus letras a esa amiga  “que andaba a dos pasos de sus zapatos de cristal”,  que había dejado atrás su tiempos con los Subterráneos y que además había partido junto a su marido el escritor Ray Lóriga ( Héroes) a la incierta capital del mundo, empezó entonces a componer en inglés, a buscar sonidos más experimentales y abigarrados, y daría origen a Frozen pool (2001)y Foreign land (2002). Después de  sacudones en su vida sentimental, Cristina regresó a España  y junto a la guitarra, y detrás del piano, donde siempre se siente más cómoda, compuso Tu labio superior, el álbum que estrenó en el 2008 y que hizo que  el mundo reconociera una nueva fase en su carrera, una en la que las cosas se decían más abiertamente y con algo de ironía y humor.  Hablamos con la española trastocadora que por estos días anda cocinando su nuevo álbum: La joven dolores.
 
¿Cómo ha sido regresar de nuevo al español después de tantos años de composición en inglés?

Fundamentalmente  cuando estaba escribiendo en inglés eran unas letras más crípticas, más complejas,  al volver al español  hubo una especie de liberación, hubo canciones muy sencillas,  quería volver al origen, hacerlo muy sincero y  es verdad  que  empecé a tocar las canciones todas las noches en bares y pude  ver ese efecto que tenían en la gente  y ahí hubo una colaboración directa y profunda con el público.

Hay gente que encuentra algunas de sus letras oscuras… ¿cómo las vive usted?

Hay gente  que las encuentra oscuras,  yo no. Sí que hay canciones  que hablan de pasiones intensas y profundas pero no necesariamente oscuras, la sangre, esa que te calienta, te hace componer de forma genuina… y bueno, sale lo que sale.  Escribir canciones muy  ingenuas a estas alturas no me sería natural, porque ya  no tengo esa ingenuidad, más bien rebusco en el alma de las cosas y creo que lo que me salen son canciones muy vitales en verdad.

¿Cómo fue llegar a una tierra tan competida como Nueva York?

Llegar a Nueva York fue un shock, porque ahí  no era nadie y tenía que arrancar de cero, aprenderlo todo otra vez con mucha humildad. Fueron años de hacer cosas más arriesgadas, más experimentales tanto en la letra como en la música y creo que aprendí muchísimo sobre todo de cómo hacer sonar la música. Cuando volví a España, a  escribir en español puse todo eso que había aprendido  junto con todo lo que había antes en torno al pop  y de ahí salió el trabajo Tu labio superior que ha significado un nuevo punto de partida

¿Y el paso de ser una estrella en Latinoamérica y España a ser una artista indie?

La verdad siento como que me tiré del barco antes de que se hundiera, la industria discografía esta difícil, es bonito porque la música sobrevive, más vivas que nunca, los conciertos se llenan cada vez más, en el fondo  creo que la experiencia viva de la música es lo más importante y en esa experiencia independiente en el mundo anglosajón encontré algo más de eso.

¿Alguna vez  tocó de nuevo con los Subterráneos: Alejo Stivel, Pancho Varona, Antonio García De Diego?

No, nunca más tocamos, hicimos Que me parta un rayo en colaboración y creamos temas que me han dicho son muy recordados en Colombia como Voy en un coche, Tú por mí y Señorita, pero  ellos me sugirieron que  echara a andar sola porque yo no dejaba mucho espacio, y yo les agradecí esa generosidad y me eché a andar como solista.

¿Qué músicos van a acompañarla en estos dos conciertos?

Va estar Charli Bautista, mi mano derecha en los últimos tiempos, es muy joven  y con el que trabajo hace cinco años, ha sido muy divertido, porque cuando  toco en España me doy cuenta de que mi público tiene 20 o algo así y que muchas madres  van con sus hijas porque ya hay dos generaciones  que se encuentra en la música que hago. Este miércoles y jueves vamos a ver mi música en su versión más íntima, muy acústica,  vamos a oír éxitos del pasado, también algo de Tu labio superior, y adelantos del disco que viene.

Temas relacionados