Reincorporación y reconciliación, los dos temas claves a un año del acuerdo de paz con las Farc

hace 2 horas

Vladimiro Montesinos le da la espalda a Fujimori

Según dijo, él no tuvo participación en varios crímenes perpetrados por el ex mandatario peruano.

El ex asesor de la Presidencia de Perú Vladimiro Montesinos se declaró este lunes “ajeno a los hechos” en el juicio por varias matanzas cometidas en los primeros años del régimen de Alberto Fujimori (1990-2000), dijo a Efe Estela Valdivia, abogada de Montesinos.

Valdivia agregó que el ex asesor del Servicio de Inteligencia Nacional (SIN) considera que “no tiene ni arte ni parte en los hechos que son materia de este juicio”. También indicó que Montesinos, considerado el jefe en la sombra del SIN, no estaba a cargo de la “inteligencia estratégica” de este órgano.

Montesinos es juzgado en la Base Naval del Callao, donde se encuentra recluido por la muerte de 15 personas en Barrios Altos en 1991, el asesinato de 9 campesinos en la localidad de El Santa, unos 440 kilómetros al norte de Lima, y la muerte del periodista radial Pedro Yauri, estos últimos en 1992.

Estos hechos se le atribuyen al grupo militar encubierto Colina, creado por Montesinos, otrora brazo derecho de Fujimori, en el contexto de la lucha contra el terrorismo. Por los tres casos la Fiscalía peruana solicita que el ex asesor presidencial sea condenado a 35 años de cárcel por los delitos de homicidio calificado, desaparición forzosa de personas y secuestro agravado.

Montesinos es procesado junto al ex jefe del Comando Conjunto de las FF.AA. de Perú Nicolás de Bari Hermoza Ríos, el tercer hombre fuerte del régimen fujimorista, y a varios integrantes del grupo Colina. La abogada de las víctimas de las matanzas, Gloria Cano, comentó este lunes a Efe que Montesinos al declararse “ajeno a todos los hechos” busca que la sentencia sea nula al “sembrar una duda sobre quién es el responsable” de las matanzas para así “trasladar la responsabilidad” a Hermoza Ríos.

Fujimori fue sentenciado en 2009 a 25 años de prisión al ser considerado como el autor mediato, el hombre detrás de un aparato montado para librar una guerra sucia contra el terrorismo, de las matanzas de Barrios Altos (1991) y La Cantuta (1992), así como por el secuestro de dos personas tras el “autogolpe” de Estado de 1992.

Montesinos cumple una condena a 20 años de cárcel por tráfico de armas a las Farc, la más alta de una serie de sentencias dictadas en su contra hasta la fecha.