Autos

Conozca donde se hacen dos de los carros más vendidos en Colombia

Una de las plantas de fabricación de piezas y ensamblaje de automóviles más grandes del país se encuentra en Bogotá. Allí se despacha para la vitrinas nacionales e internacionales.

Andrés Montes y Nicolás Fernández
07 de diciembre de 2019 - 03:00 p. m.
Planta de ensamblaje de GM Colmotores en Bogotá. / Cortesía
Planta de ensamblaje de GM Colmotores en Bogotá. / Cortesía

A unas cuadras del parque El Tunal, en el sur de Bogotá, queda uno de los lugares donde se ensamblan carros, camiones y buses en Colombia. En una enorme planta, a un costado de la concurrida avenida Boyacá, trabajan cerca de mil personas, tanto en temas administrativos como de producción, y que, como en un filme fantástico, acoge un proceso metódico, milimétrico y continuo que, dentro de los blancos muros, recubre las líneas de ensamblaje.

Fuera de sus negras rejas, Colmotores parece más bien un enorme concesionario. Hay carros nuevos cuya condición es delatada por el constante brillo de la latonería. Junto a ellos, un oscuro chasis termina su extensión con una blanca cabina de dos o tres plazas. Son camiones a la espera de llegar a un cliente deseoso de transportar mercancías de todo tipo. Hay trabajadores, algunos con casco y chaleco de color llamativo, otros visten camisa y cargan sobres entre sus brazos. En un rato, la vegetación que da la bienvenida a quien ingresa al lugar parecerá ajena al ambiente de la fábrica, cuando los metales, las luces y las alarmas se apropien del sitio.

Cruzar los pálidos muros que separan los procesos del exterior es ingresar a otro mundo. Por dentro es la reencarnación de una pintura futurista. Los movimientos son lentos pero continuos. Hay pequeñas pausas. Mirar fijamente las líneas sumerge al espectador en una fusión de colores azules, verdes, rojos y amarillos. Todos saltan del metal. Hay unos más brillantes que otros, más recientes. Son los únicos cuya aparición no es continua, pues son las piezas exteriores de los carros, tambaleantes y enganchados por los hierros que sirven de carril en la producción.

Programados están los resultados de la producción. Programados están los números que debe entregar la planta y programados han estado desde hace más de cincuenta años, cuando con inversión británica el lugar comenzó a ensamblar autos. Fue en 1961 y en Bogotá las urbanizaciones se han expandido tanto en el último siglo, que para ese entonces el lugar estaba rodeado de pasto, maleza y árboles. “Esto era a las afueras de la ciudad”, afirmó una vocera de la empresa.

Cada hora la línea entrega 16 vehículos nuevos. Más de una decena y media lista para ser enviada a las vitrinas de los distribuidores en Colombia. Hay unos cuyo destino está más allá de las fronteras nacionales, preparados para llegar a los mercados de Ecuador y Bolivia, el primero más grande que el segundo, pero este último en auge, en ascenso. “Es un mercado emergente”, repite Marcel Querotti, director de manufactura de GM, cada vez que se menciona esa nación.

Spark, la renovación de un viejo líder

El diseño del Spark cambió con el GT: hay nuevas terminaciones, doble airbag, dirección eléctrica y siete colores para que el cliente escoja. Su armado se hace con motores provenientes de Corea del Sur, partes de la carrocería de la India y con el sello Made in Colombia están amortiguadores, cojinería, pastillas de frenos y otras piezas menores que hacen del vehículo un 34 % hecho con industria nacional.

Beat, en ascenso

Su origen se remite a Detroit, en Estados Unidos, donde se conoció con el nombre de Beat Notchback, haciendo referencia a su baúl. A pesar de usar la misma plataforma, y que también se ensambla en el país, el Beat es 36 centímetros más largo, teniendo en cuenta que su baúl brinda 390 litros de carga. Por lo demás, son idénticos: en ancho, alto y la distancia entre ejes.

Una deportividad que ha llamado la atención en la región. El 45 % de lo que se produce en la planta va a parar a Ecuador y Bolivia, países en los que vehículos hechos en el país llenan el mercado y que esperan hacer lo mismo para que en Perú, Chile y Brasil rueden vehículos Made in Colombia.

Por Andrés Montes y Nicolás Fernández

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar