Autos
Publicidad

Corolla con el sello de Toyota

El modelo 2012, de uno de los vehículos más vendidos en el mundo, tiene algunas modificaciones estéticas tanto en el exterior como en el interior. En Colombia solo se venderá con motorizaciones 1.8.

Juan Carlos Salgado Jaramillo, Sao Paulo (Brasil)
04 de agosto de 2011 - 11:03 a. m.

En Indaiatuba, en las afueras de São Paulo, diariamente se le está dando vida al nuevo Corolla. En un área de 1’776.000 metros cuadrados (101.821 construidos), 2.380 empleados, trabajan bajo la filosofía de Sakichi Toyoda:“Siempre hacer mejores carros”. Esta planta, en la que sobran los mensajes que invitan a hacer las cosas bien, produce 304 vehículos por día, y de ellos, una pequeña parte, en las versiones del Corolla XLi, XEi y SE-G, alimentan el mercado colombiano.

El hecho de estar en uno de los lugares en los que se produce el vehículo más vendido en el mundo, el Toyota Corolla, sirve para comprender el por qué este modelo se ha convertido en un suceso. “Si usted no siente el problema en su corazón, no podrá resolverlo”, es una frase sabia que se destaca a la entrada de la planta que inició la producción del Corolla en agosto de 1998.

Y es quizás esa meticulosidad para hacer las cosas bien o pensar que “hay que vencer los desafíos con sabiduría, mostrando armonía en el trabajo en equipo y pasión por la empresa”, lo que le ha permitido al Corolla convertirse en el vehículo preferido de los consumidores y ocupar en un mercado tan exigente, como el de Brasil, el primer lugar en satisfacción al cliente, superando con creces a modelos como el Nissan Sentra y el Renault Megane. La planta de Indaiatuba está un 20% robotizada: cuenta con 16 robots en la parte de soldadura, 4 en fijaciones y 12 en pintura, pero la parte humana sigue jugando un papel fundamental, teniendo como base el Hou (relatar)- Ren (informar) – Sou (consultar).

En Toyota, como es sabido, no se da un paso porque sí, y eso se ve en esta nueva versión del Corolla 2012, que si bien tiene algunos cambios con respecto a su antecesor, mantiene su aspecto general con el que ha logrado excelentes resultados. Para quien no conoce bien el modelo, las modificaciones pueden pasar desapercibidas, pero para quienes han seguido la evolución del mismo, los cambios pueden resultar suficientes.

Quizás, una de las modificaciones más significativas con la que se pretendió darle un poco más de carácter y deportividad, se presentó con un frontal más agresivo, cambiando el aspecto sonriente de su predecesor. De igual manera, se bajó el logo de Toyota, se aumentó el tamaño de los parachoques y el espacio para las exploradoras. Lateralmente, aunque es difícil detectar a simple vista, se trabajó en un ángulo de entrada mucho más aerodinámico.

En la parte trasera también hay novedades. El diseño es más robusto y ancho, con líneas rectas y un bomper más generoso. Las luces, tipo led, también evolucionaron, así como el diseño de los faros. Interiormente también se presentan modificaciones: el tono de las molduras es de un color gris más oscuro, mientras que el de la tapicería es más claro y resistente.

Los ingenieros de Toyota siempre están trabajando en la evolución de sus máquinas. “Las buenas ideas, hacen buenos productos. El resultado es inmediato y siendo creativo se obtienen grandes realizaciones”, reza otro de sus apartados. Y eso sucede en la nueva generación de motores, con una mayor eficiencia en cuanto a potencia y un menor consumo de combustible, algo que lograron con la implementación de la tecnología de VVT-i (exclusiva de Toyota) y con el sistema de acelerador electrónico que facilita una rápida respuesta y un rendimiento sobresaliente, además, amigable con el medio ambiente por la reducción de emisiones de CO2.

Gracias esto, el propulsor de 1.8 litros, que será el que se comercializará en el país, cuenta con un torque más sostenido (en velocidades bajas y medias) y un convertidor de potencia de alta velocidad, dando como resultado una aceleración inicial más suave y placentera en la ciudad, una aceleración ideal para realizar sobrepasos y ascensos característicos de la geografía colombiana. Este motor de 16 válvulas y cuatro cilindros en línea, desarrolla una potencia máxima de 136 caballos a 6.000 revoluciones por minuto y un torque de 175 Nm a 4.400 rpm.

Para el país, en sus versiones de 1.8 litros, hay dos transmisiones disponibles, que van en consonancia con el propulsor en el ahorro del consumo de combustible. Una automática de cuatro velocidades que cuenta con el Flex Lock-up Control (mayor eficiencia), mejorando el consumo de combustible, y con la tecnología Súper ECT (Transmisión de Control Electrónico) que trabajando en conjunto con el motor y dispositivos electrónicos, analiza las condiciones de manejo y del terreno, evitando cambios innecesarios. La mecánica, por su parte, pasa de cinco a seis velocidades, lo que conlleva a una relación de marchas más amplia.

Las versiones, con equipamientos diferentes, arrancan en $49’900.000 y se extienden hasta los $66’900.000, que es la más equipada y se conocerá como SE-G full equipo (esta última solo viene con transmisión automática) y se destaca, entre otras cosas, por una cámara de reversa con monitor en el espejo; sistema automático de luces; control de velocidad de crucero; aire acondicionado con climatizador; lavafaros eléctrico; ajuste eléctrico para la silla del conductor y espejos eléctricos retráctiles.

El Corolla ofrece, además, un sistema de dirección progresivo del tipo piñón y cremallera de accionamiento eléctrico, instalado en la columna de dirección; suspensión delantera independiente tipo Mc Pherson con barra estabilizadora, trasera semirrígida ‘tipo H’ con barra de torsión y barra estabilizadora, que brindan un bajo nivel de vibración, ruido, comodidad, estabilidad y control.

En materia de seguridad logró la calificación máxima de cinco estrellas en las pruebas EURONCAP, gracias a una estructura diseñada para absorber los impactos fuertes y un habitáculo rígido de máxima fortaleza para mayor protección de los ocupantes. Cuenta con cinturones de seguridad con pretensor y limitador de fuerza y columna de dirección de absorción de impactos, un mecanismo que atrapa la energía para proteger al conductor en caso de accidente. Tanto los XLi, XEi y SE-G vienen con doble airbag frontal; los airbags laterales son exclusivos de las versiones XEi y SE-G. Cuenta con sistema de frenos ABS (sistema antibloqueo de frenado), EBD (asistencia en el frenado) y rines de 16 pulgadas.

La garantía que ofrecen sus distribuidores, Distoyota y Toyota de Colombia, es de tres años o 100.000 kilómetros, lo que primero ocurra.

 

Por Juan Carlos Salgado Jaramillo, Sao Paulo (Brasil)

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar