Autos
Publicidad

De cara al futuro

Las nuevas generaciones de motores buscan reducir el consumo y las emisiones de CO2. Los modelos impactan con su tecnología y diseño.

El Espectador
16 de noviembre de 2012 - 10:54 p. m.
De cara al futuro

Parece sacado de una película de ciencia ficción. Los cubos de colores, ubicados en las sillas de atrás, que pueden adoptar cuatro posiciones diferentes de acuerdo con los deseos de sus ocupantes, son fantásticos. Pero además del derroche de ingenio en el diseño, el R-Space de Renault, presentado en el Salón del Automóvil que finaliza el próximo 25 de noviembre en Bogotá, reúne tres elementos que solían verse como opuestos: la deportividad, la funcionalidad y la sensualidad.

Parece sacado de una película de ciencia ficción. Los cubos de colores, ubicados en las sillas de atrás, que pueden adoptar cuatro posiciones diferentes de acuerdo con los deseos de sus ocupantes, son fantásticos. Pero además del derroche de ingenio en el diseño, el R-Space de Renault, presentado en el Salón del Automóvil que finaliza el próximo 25 de noviembre en Bogotá, reúne tres elementos que solían verse como opuestos: la deportividad, la funcionalidad y la sensualidad.

No sólo es un carro para soñar, también puede considerarse un modelo que permite entender hacia dónde busca evolucionar el sector automotor en las próximas décadas. La preservación del medio ambiente se ha convertido en una bandera de los fabricantes y es que así tiene que ser para garantizar el bienestar de las nuevas generaciones y la durabilidad de los recursos naturales. Y el carro eléctrico, que cada vez gana más adeptos, no es la única opción.

Las marcas les están apostando a motores de última tecnología que no sólo garanticen potencia, sino ahorro de combustible y una menor generación de emisiones de CO2; a los híbridos, a los que funcionan con combustible obtenido del girasol o la soya y a los de hidrógeno. Algunas compañías como Nissan han sido creativas y también optaron por instalar paneles solares en sus vehículos eléctricos (ver recuadro).

La  incorporación de extraordinarios sistemas de conectividad y la seguridad son otras de las grandes consignas. El Quoris de Kia, por ejemplo, trae cuatro cámaras en el exterior del vehículo para permitir un campo visual de 360°,  sistema AVSM (Advanced Vehicle Safety Management)  que controla los elementos de seguridad en caso de detectar riesgo de colisión. 

Por su parte, Mercedes-Benz innova con el desarrollo de un sistema que detecta el cansancio de quien maneja y le sugiere hacer una pausa en los momentos de conducción monótona, previniendo accidentes por causa de los microsueños; el control del ángulo muerto que avisa si hay algún obstáculo cuando se gira o cambia de carril y el mecanismo intelligent light, que por medio de una cámara busca la mejor iluminación en las diferentes condiciones de manejo.

BMW no se queda atrás y sorprende con unos mapas en tercera dimensión de las ciudades del país, que funcionan como un GPS, y la tecnología BMW TwinPower Turbo de inyección directa de alta precisión. Peugeot es otra de las marcas que llama la atención con su nuevo 208, que hace 20 días fue lanzado en Chile, y trae una pantalla digital de 7 pulgadas que parece un iPad. Además el 96% de sus componentes son reciclables.

Lo cierto es que la mayoría de lanzamientos, de las más de 40 marcas presentes en esta decimotercera edición del Salón, vienen con mejoras pensadas no sólo en garantizar la comodidad de sus ocupantes, sino en el bienestar del planeta.

Por El Espectador

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar