Autos
Publicidad

La princesa de las calles

Todo el glamur y la tecnología de BMW Motorrad se fusionan en esta motocicleta de peso liviano, suave andar y excelentes prestaciones. Es la entrada económica al segmento premium de las motos.

Juan corbata
29 de septiembre de 2009 - 07:44 p. m.

Hay aparatos que enamoran a primera vista y bastan unos pocos kilómetros para confirmar que se trata de una obra de ingeniería. Uno de esos es la nueva BMW F 650 GS, importada por Autogermana.

Hay aparatos que enamoran a primera vista y bastan unos pocos kilómetros para confirmar que se trata de una obra de ingeniería. Uno de esos es la nueva BMW F 650 GS, importada por Autogermana.

La primera impresión de este vehículo de dos ruedas es que se trata, efectivamente, de toda una BMW: su carenaje característico, sus luces asimétricas y sus formas de cuerpo de mujer le dan ese toque único de personalidad que solamente tienen los productos alemanes.

El modelo que nos fue entregado en prueba pertenece a esa nueva tendencia de volver a los orígenes, es decir, de eliminar los excesos de carenaje para darles una apariencia más naked o street fighter a las motocicletas.

Al montarla, se nota el profundo estudio antropométrico que hubo detrás del diseño, pues la posición de manejo es natural y relajada. Cuando se empuña el manubrio, a mano quedan los controles de las direccionales; el de las luces medias, altas y de vía; el del pito y el encendido/killer. Si se pulsan al mismo tiempo las dos direccionales, se encienden las luces de advertencia.

En el morro, detrás del deflector de viento, hay tres cuadros de instrumentos en los que se lee claramente la velocidad (logramos 190 km/h a la altura de Bogotá), las rpm del motor (fácilmente llegan a 8.500 en zona negra) y el display del computador de abordo (en el que hay valiosa información de navegación).

Basta con darle arranque al motor para que la princesa muestre sus garras y se convierta en un ave de presa. El ronquido del tubo de escape anuncia lo que está por venir, que no es más que una máquina de velocidad y desempeño para agradar a los sentidos.

Es necesario retraer la pata de soporte para poner la primera marcha y evitar que el motor se apague. Es una medida de seguridad para los olvidadizos. La palanca del embrague nos parece un poco dura, pues su mando es por guaya en lugar de hidráulico, como pudiera esperarse de un producto de esta categoría.

Basta con darle un poco de gasolina a ese motor bicilíndrico con doble árbol de levas en la culata para que la moto salga disparada gracias la entrega progresiva de sus 71 caballos y par de 75 Nm. Equipada con caja de seis velocidades, en trecho largo da la apariencia de necesitar una séptima, pero al rodar al límite que le sacamos a 2.600 msnm y lograr un consumo mixto promedio de 80 km/gal, las dudas se aclaran: la máquina está precisamente dosificada por caja y tren de arrastre, y no necesita de nada más que un motociclista dispuesto a disfrutarla.

En carretera sinuosa el comportamiento es predecible y ágil gracias al bastidor de acero tipo puente con sección trasera atornillada, y a las suspensiones de configuración tradicional.

En materia de frenos, basta con mencionar que el ABS integral se apoya en discos ventilados y caliper Brembo, de alto rendimiento, lo cual permite detener con certeza a la bestia de velocidad; en el manillar hay un botón que permite desactivarlo cuando se transita en destapados. La gran incógnita es si vale la pena invertir una cuantiosa suma de dinero para mantenerla parqueada durante los días laborales y solamente disfrutarla los fines de semana.

La buena noticia es que mientras el dólar se cotice cerca de los $2.000, el precio de venta se ubica por debajo de los 40 millones. Pero más importante es que en ciudad su comportamiento es de una moto mucho más pequeña, pues dado su peso vacío, 199 kg; su centro de gravedad bajo, 820 mm al asiento; la distancia entre ejes de 1.575 mm; y el mencionado consumo mixto promedio, es fácilmente manejable como vehículo de diario entre los torpes carros y el macizo trancón cotidiano.

Por Juan corbata

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar