Autos
Publicidad

Megane III, el regreso

Un nuevo miembro llega a la familia Renault. Se trata del hatchback que ya ha conquistado los mercados mundiales y que se extrañaba en el país.

El Espectador
29 de mayo de 2012 - 06:03 p. m.

Fueron tres años de ausencia, largos para muchos, pero la espera terminó. El nuevo Megane III ya está en Colombia para competir de frente en el segmento de los hatchback (M1). Y lo hace con pretensiones, pues saben que tienen un modelo innovador, con el que pueden arañar una buena parte de la torta.?

En Sofasa entienden que este modelo llega a un segmento de nicho y que cuando estuvieron presentes lograron vender 1.300 unidades, pero de igual manera son conscientes de que en la medida en que amplíen su portafolio, tienen más posibilidades de mantener el segundo lugar, en un mercado tan competitivo y exigente como el colombiano.?

El Megane III tiene con qué triunfar y sus creadores se basaron en ejes fundamentales: diseño, calidad, tecnología, confort y seguridad. En lo primero, presentan un auto con líneas afirmadas y elegantes, con un frontal de gran personalidad, gracias a unas líneas acentuadas sobre el capó que convergen hacia el rombo, formando un arco que continúa hacia el parabrisas. Además, se hizo énfasis en los laterales, para mostrarlo como un auto robusto y moderno. El Megane III tiene una distancia entre ejes de 2.640 milímetros, lo que de entrada lo muestra como un vehículo ágil y de gran estabilidad.?

El Nuevo Renault Mégane III está equipado con un motor a gasolina M4R 2.0 de 16 válvulas de 143 caballos de potencia, con una caja manual de seis velocidades o con caja automática CVT (Transmisión Variable Continua). La primera tiene un precio de introducción de $56’490.000 y la segunda está disponible desde $59’990.000.?

Interiormente, el diseño ‘flo-?tante’ del tablero se logró mediante líneas horizontales que le brindan una excelente apariencia y lujo. Los mandos necesarios para la conducción y la vida a bordo están a mano y se concentran en torno al volante y a la consola central, con el fin de liberar el máximo de espacio y cederlo a la habitabilidad. Incluye un cuadro de instrumentos analógico y un obturador satinado. El volante es regulable en altura, lo mismo que el asiento del conductor.

Por El Espectador

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar