Autos
Publicidad

¿Qué tanto compran carros de lujo los colombianos?

En 2012 eran 12 las marcas “premium” con presencia en el país; hoy son 18. A pesar de que este primer semestre no ha sido el mejor en ventas, siguen fortaleciendo su permanencia, crecimiento y expansión.

OLIVERIO GARCÍA BASURTO*
16 de septiembre de 2016 - 02:53 a. m.
En los últimos cuatro años han aterrizado en Colombia  seis marcas “premium” de carros, atraídas por la estabilidad económica. / iStock
En los últimos cuatro años han aterrizado en Colombia seis marcas “premium” de carros, atraídas por la estabilidad económica. / iStock

A los consumidores colombianos nos gusta deleitarnos con productos de gran calidad, que expresan el buen gusto por el confort, lo fino y los estándares que van más allá de lo normal. En el sector automotor ya están en el mercado vehículos que años atrás sólo veíamos en las grandes revistas internacionales o cuando viajábamos al exterior.

Un claro ejemplo es la llegada al país de marcas líderes en el segmento premium. Un fenómeno que no solo se ha visto en vehículos, sino también en joyería, ropa, marroquinería, restaurantes y hotelería. Y es que nuestro país ha estado en el radar de grandes casas automotrices en los últimos años por ser una nación emergente con proyecciones económicas positivas, una ubicación estratégica para impactar el resto de países de América Latina y consumidores con mayor poder adquisitivo, que han empezado a demandar productos que les eran inalcanzables.

En 2012, se podían encontrar alrededor de 12 marcas en el segmento premium y de lujo; hoy existen 18. La pregunta que todos nos hacemos es si los colombianos están adquiriendo estas marcas. Si comparamos los años 2012 y 2015, las ventas de este segmento se han incrementado en un 78 %, al pasar de ocho mil unidades a más de once mil.

Es una realidad que la liberación del mercado automotor ha facilitado la diversidad en las ofertas, que han entrado con audaces planes de posicionamiento, programas de financiación y ensanche de la distribución en las principales ciudades del país. Esto ha estimulado la adquisición de vehículos de lujo.

En Andemos proyectamos un mercado total que oscila entre 250 y 260 mil unidades. Si bien la acelerada devaluación del peso y el incremento en las tasas de interés han impactado la tendencia de crecimiento en ventas, somos optimistas en que en el último trimestre del año se cierre la brecha con relación a 2015 gracias a la estabilidad cambiaria que, con seguridad, seráde gran apoyo para el segmento.

El 2014 marcó el récord en ventas del segmento en Colombia, al pasar de las doce mil unidades. Estamos seguros de que este será superado en los próximos años en la medida en que se vayan mejorando los ingresos del consumidor, el país se siga estabilizando económicamente y continúen aterrizando marcas que aún no están presentes. La mejor evidencia de que el mercado va a crecer y a superar los retos es que ninguna compañía del segmento se ha ido y todas las que han llegado en los últimos años continúan fortaleciendo su permanencia, crecimiento y expansión.

Dicha expansión se ha visto evidenciada en ciudades como Medellín, Cali y Barranquilla, donde las marcas están más activas que nunca. Cada año abren más vitrinas, lo que contribuye a atraer cada vez más a amantes de este tipo de vehículos, quienes conservan su gusto por lo clásico y lo deportivo.

Al igual que el mercado, el consumidor ha evolucionado sustancialmente. Por eso hoy vemos a un cliente de marcas premium más experto, que busca conocer los orígenes de lo que compra, investiga y quiere sentirse único. Las compañías ofrecen el fortalecimiento de su experiencia en cuanto a personalización, diferenciación y uso, con base en directrices estandarizadas para que su comprador no vea diferencia alguna entre adquirir el vehículo en cualquier parte del mundo.

El cliente seguirá siendo el epicentro de este segmento del mercado automotor, en el que se encuentra una oferta novedosa para seleccionar entre marcas reconocidas y admiradas globalmente. Lo mejor es que ya no es necesario importar los vehículos desde la fábrica. Los distribuidores autorizados facilitan el proceso, que lleva a disminuir los tiempos de entrega de esa anhelada joya de cuatro ruedas.

*Presidente de Andemos

Por OLIVERIO GARCÍA BASURTO*

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar