Autos
Publicidad

Serie 1 de BMW: renovación, casi revolución

Después de siete años de éxito, la marca alemana le apuesta a una nueva estética de uno de sus modelos más vendidos. Su notable motor, el gran acierto.

Mariana Suárez Rueda
17 de agosto de 2012 - 10:20 p. m.
El diseño exterior del BMW Serie 1 varía los rasgos de la marca. Una apuesta por la innovación. / Fotos: BMW
El diseño exterior del BMW Serie 1 varía los rasgos de la marca. Una apuesta por la innovación. / Fotos: BMW

El Serie 1 de BMW es una clara apuesta de los diseñadores alemanes por cautivar un nicho del mercado que busca una relación entre exclusividad y precio. Renació en 2004 para competirle al Audi A3 y al Mercedes Clase C cupé, y lo logró. Luego de conquistar un importante sector de ese mercado y del constante mejoramiento de las prestaciones del vehículo, como es tradicional en BMW, siete años después la marca presentó una versión renovada.

El Serie 1 de BMW es una clara apuesta de los diseñadores alemanes por cautivar un nicho del mercado que busca una relación entre exclusividad y precio. Renació en 2004 para competirle al Audi A3 y al Mercedes Clase C cupé, y lo logró. Luego de conquistar un importante sector de ese mercado y del constante mejoramiento de las prestaciones del vehículo, como es tradicional en BMW, siete años después la marca presentó una versión renovada.

Las opiniones de los entusiastas de BMW con respecto al nuevo Serie 1 han estado divididas. Unos lo aplauden por su innovación, pero para otros se salió de los parámetros de diseño característicos de la marca. Aunque conserva la tradicional riñonera, el diseño frontal difiere drásticamente de su antecesor. Sin embargo, la motorización de este vehículo es de todo un pura sangre.

Responde bien ante cualquier exigencia, desde una frenada de emergencia hasta una acelerada placentera. El habitáculo es sobrio, sencillo, confortable y lleno de gadgets como los sistemas de navegación que permiten unificar en una sola pantalla desde información cartográfica, hasta música y datos del funcionamiento del carro.

Además está la opción para programar el estilo de comportamiento del motor y la suspensión ante diferentes circunstancias. Por ejemplo, si se está en la ciudad con el tráfico pesado se puede establecer la eficacia del vehículo en modo eco, lo que permite más kilómetros con menor consumo. En la carretera, el modo sport mejora la disponibilidad de potencia sin sacrificar de forma sustancial el gasto de combustible.

En este aspecto los ingenieros de BMW, con la perfecta sincronización del TwinPower Turbo, que permite enriquecer la mezcla del motor con el aumento de las partículas de oxígeno que actúan también como combustible, alcanzaron un logro tecnológico que a su vez es amigable con el medio ambiente y el bolsillo del propietario.

Manejar un BMW tiene connotaciones que van más allá de la simple conducción de una gran máquina. Es casi un estilo de vida y los fanáticos de la marca lo consideran una pasión. El Serie 1 llegó para quedarse. Lo que se logró durante su primer exitoso septenio deberá ser revalidado por esta nueva y magnífica versión.

Por Mariana Suárez Rueda

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar