18 Feb 2020 - 9:44 p. m.

A dos años, ¿qué pasó con la estampilla de la U. Distrital?

La mayor parte de los recursos se han destinado a la dotación de las sedes El Porvenir y El Ensueño. Si bien se mantuvo este tributo, se redujeron los recursos para la institución al incluirse a la Universidad Nacional.

Mónica Rivera - @Yomonriver (mrivera@elespectador.com)

La estampilla de la Universidad Distrital es por 30 años y el valor recaudado está destinado para el mejoramiento de la infraestructura física.   / Archivo El Espectador
La estampilla de la Universidad Distrital es por 30 años y el valor recaudado está destinado para el mejoramiento de la infraestructura física. / Archivo El Espectador

En la medida en que el Distrito celebre más contratos (en monto o número), uno de los sectores más beneficiados es la educación superior pública de Bogotá, gracias a la estampilla pro-universidad, tributo local que obliga a los contratistas a pagar el 1,1 % de su remuneración, para destinarlo en uno de los sectores que cada vez requiere más recursos. Y, por lo visto, en los dos años que cumple la modificación de este impuesto ha sido un alivio. Pero, ¿qué se ha hecho con la plata?

El tributo nació en 2001. Inicialmente se proyectó que, por 15 años, se destinaría para que la Universidad Distrital aumentara cupos y mejorara la infraestructura. ¿Los resultados? Se crearon tres nuevos doctorados, consolidaron nuevos sistemas de información y mejoraron las bibliotecas. Además, financiaron la construcción de la sede El Porvenir, en Bosa; transformaron el antiguo matadero distrital en la biblioteca general, y se amplió la sede tecnológica en Ciudad Bolívar.

Comparte: