Publicidad
22 May 2022 - 2:00 a. m.

Abandono y maltrato, lo que hay detrás de las muertes de los perros en Pasquilla

En esa vereda de Ciudad Bolívar, en el último mes, han envenenado y matado a 32 perros. De acuerdo con el Instituto Distrital de Protección y Bienestar Animal, esta es la cuarta localidad en donde hay más animales deambulando en las calles. Pese a que se han adelantado las denuncias por las muertes, las investigaciones para dar con los responsables no avanzan.
En el colegio hay ocho tumbas en donde han enterrado algunos de los perros que han sido envenenados en el último mes. / Gustavo Torrijos
En el colegio hay ocho tumbas en donde han enterrado algunos de los perros que han sido envenenados en el último mes. / Gustavo Torrijos
Foto: GUSTAVO TORRIJOS

Eran un poco más de las 7:00 a.m. del 4 de abril cuando los estudiantes del Colegio Rural Pasquilla se reunieron en un círculo en la entrada del centro educativo. A sus pies estaba muerta Paloma, una perrita criolla que había sido envenenada. Unos cien metros más al sur estaba muerto el perro negro de doña Cristina, la señora del aseo del colegio. Ese día se contaron en total siete perros envenenados y en el sector se halló comida revuelta con vidrio molido y una sustancia líquida, que usan para quemar los órganos de los perros y hacer de su deceso un proceso cruel, agónico y lento.

Pasados ocho días los perros muertos eran una docena, y cuatro semanas después ya eran 32. Los dos últimos fueron en otra vereda cercana al colegio, el pasado domingo, en donde, por el objetivo de envenenar a un perro salvaje que habría estado acabando con las gallinas de los agricultores, han perdido la vida otros criollitos, que viven en la calle. Pese a que la suma de perros muertos va en aumento, cada día salen de las montañas más caninos que han sido abandonados en la zona rural.

Síguenos en Google Noticias