Publicidad
22 Aug 2022 - 4:00 p. m.

Accesos a Bogotá: ¿cómo están actualmente y qué planes hay para su ampliación?

En cuatro puntos de la capital hay proyectos para ampliar las vías de acceso: la ALO Sur, la Calle 13, la Carrera Séptima y la Autopista Norte. El Distrito espera reducir el tiempo de salida e ingreso desde y hacia la ciudad por estos corredores viales.
Accesos Norte es el proyecto para ampliar la Autopista Norte desde el Terminal hasta la salida hacia Chía y tiene una inversión de $177.697 millones.
Accesos Norte es el proyecto para ampliar la Autopista Norte desde el Terminal hasta la salida hacia Chía y tiene una inversión de $177.697 millones.
Foto: Cortesía: ANI

Entrar y salir de Bogotá, para quienes ingresan y salen constantemente hacia otras ciudades y departamentos, se convirtió en un calvario al que conductores, pasajeros y viajeros le intentan hacer el quite de distintas formas, como salir de sus casas en horas de la madrugada o regresar lo más tarde posible a estas.

Así mismo, para las autoridades de los municipios vecinos de Bogotá y las de tránsito es todo un reto de movilidad para el cual se implementan los planes éxodo y retorno, pico y placas, restricciones a vehículos de carga pesada, contraflujos y cuanta medida técnica o efectista surja.

Basta con intentar salir de Bogotá un puente festivo, entrar un domingo por alguno de sus accesos o, incluso, en hora pico de cualquier día hábil, cuando los ciudadanos usan estas vías (Autopista Sur, Autopista Norte, Calle 13, Calle 80, Carrera Séptima) para dirigirse a sus hogares.

Ante esto, las distintas administraciones de la capital han gestionado con los distintos gobiernos nacionales obras para ampliar las vías de acceso por el norte, el occidente y el sur, por las que no solo transitan vehículos particulares y de transporte municipal, sino también de carga pesada con distintos productos que llegan desde todo el país.

Ejemplo de esto han sido las relaciones que sostuvieron el exalcalde Enrique Peñalosa con los expresidentes Juan Manuel Santos e Iván Duque y la alcaldesa Claudia López con este último, para lograr la financiación de proyectos como Accesos Norte I y II, la ALO Sur, la Calle 13, la Autopista Sur y la Carrera Séptima.

El Espectador le muestra cómo están actualmente esas vías de acceso y salida en Bogotá y los planes para su ampliación, mejoramiento o intervención.

Avenida Longitudinal de Occidente Sur

De acuerdo con el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), con el aporte de la Nación, la Región Metropolitana Bogotá-Cundinamarca tiene financiada la construcción de la ALO SUR, desde Sibaté y Soacha hasta la Calle 13. Su construcción comienza en 2023 y termina en 2027.

La financiación para su construcción se dio, según la alcaldesa Claudia López, en la administración de su antecesor, Peñalosa, cuando “logró que le dieran el 25 % del peaje de Chusacá (Cundinamarca), plata con la que se va a hacer la ALO Sur desde Chasacá hasta la Calle 13″.

El proyecto de ampliación de esta vía contempla la construcción de una alameda peatonal y ciclorruta, de cuatro nuevos carriles y tendrá una extensión de 24,5 kilómetros.

Igualmente, el Distrito prevé que beneficiará a 9 millones de habitantes que reducirán sus tiempos de viajes diarios por esta vía en más de 30 minutos y conectará las localidades de Bosa, Kennedy y Fontibón.

Para llevarlo a cabo, se adecuarán dos carriles por sentido y se realizará mantenimiento y operación del corredor vial existente entre la intersección Chusacá (Muña) y la intersección Canoas, en el municipio de Soacha. Y, por otra parte, se hará rehabilitación, mantenimiento y operación del corredor vial existente de dos carriles entre la intersección Canoas en el municipio de Soacha y la Avenida Bosa.

Calle 13

Para esta vía de acceso del occidente de la ciudad, según el IDU, están asegurados los recursos para su ampliación —desde el Río Bogotá a Puente Aranda—, empezará a construirse en 2023 y termina en 2026.

Para Claudia López, la ampliación de esta calle es urgente debido a que “por ahí entra el 54 % de la carga de Colombia que viene a Bogotá. Es una vía de tres carriles donde compiten ciclistas, peatones, camiones, tractomulas, bicicletas, etc. Es el área de más accidentalidad de Colombia, porque es una barbaridad”.

Con la intervención en la 13, la mandataria indicó que quedará de diez carriles: cinco carriles por sentido, uno exclusivo para transporte público, más carril exclusivo para bicicletas en ambos lados y andén en ambos costados.

Además, contempla la construcción de catorce estaciones de TransMilenio, andenes y ciclorruta, una arborización y tendrá una extensión de 11,4 kilómetros, desde la carrera 50 hasta el límite de la ciudad (Río Bogotá).

El Distrito anunció que, durante la construcción, también se realizarán seis intersecciones en la Carrera 50 y la Avenida de las Américas; la Avenida Carrera 68, la Avenida Constitución, la Avenida Boyacá, la Avenida Ciudad de Cali y la ALO Sur, lo que permitirá la conexión de las localidades Fontibón, Kennedy y Puente Aranda.

Carrera Séptima

Para este corredor del norte de la ciudad, el IDU asegura que, con el aporte del Gobierno Nacional, está financiada su ampliación desde la calle 200 a la calle 245 y su construcción empezará en 2023 y terminará en 2029.

La financiación para ampliar este corredor, según López, se hará con el 33 % de la plata que se recaude de los peajes de acceso a la capital, pues actualmente dicha avenida “es un carril de entrada y uno de salida, pero afuera de Bogotá sí tiene cuatro carriles, por lo cual vamos a hacer cuatro carriles: dos de entrada, dos de salida, más carril exclusivo de bicicletas y andenes”.

Por su parte, el Instituto de Desarrollo Urbano espera que la obra beneficie a más de 2 millones de personas que habitan en las localidades Usaquén, Suba y los municipios vecinos de la sabana de Bogotá.

El plazo estimado para llevar a cabo esta obra será de seis años y se construirá una segunda calzada de la Séptima por cada costado, tendrá una extensión de 5,46 kilómetros nuevos de tramo; así como andenes, alamedas peatonales y ciclorrutas que mejorarán la movilidad de los peatones.

Entre tanto, se construirá un carril exclusivo, por sentido, para TransMilenio en el sector del barrio El Codito, ubicado en Usaquén.

Autopista Norte

Para la ampliación de esta avenida en la salida de Bogotá, el Distrito asegura que está financiada, su trayecto irá desde la calle 193 hasta la 245 y su construcción comienza en 2023 y termina en 2029.

De acuerdo con la Claudia López, esta será la ampliación que más se tardará (seis años), ya que se va a elevar “va a tener puentes y pilotes para volver a hacer la conexión ecosistémica e hídrica del humedal (Lagos de Torca, además del Guaymaral). Para ello, hay que sacar licencia ambiental, lo que nos demora año y medio más la obra”.

Esta intervención se realizará por medio de un convenio interadministrativo entre el IDU y la Agencia Nacional de Infraestructura (ANI), con lo cual se espera beneficiar a más de dos millones de personas y mejorará la conexión con las localidades Suba y Usaquén, y la entrada y salida de Bogotá hacia el norte del país.

Además, se realizará la ampliación de dos carriles mixtos en ambos sentidos y dos retornos a desnivel ubicados aproximadamente en la Calle 235 y en la Calle 242.

La ampliación de este acceso incluye el mantenimiento y mejoramiento de las calzadas existentes. De manera que serán seis carriles por sentido, cinco para tráfico mixto y uno para el Sistema TransMilenio. Y se construirá 11,6 kilómetros de nuevo espacio público, que incluye andenes, alamedas, ciclorrutas y mejora de retornos e intersecciones viales.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Síguenos en Google Noticias
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.