Publicidad
28 May 2020 - 11:06 p. m.

Así planea la Universidad de Los Andes un regreso semipresencial a clases

Los directivos del plantel educativo aseguraron que el regreso a clases presenciales dependerá de la evolución de la pandemia de COVID-19 en el país.
Solo se habilitarán las clases presenciales para los cursos que lo requieran.
Solo se habilitarán las clases presenciales para los cursos que lo requieran.
Foto: Universidad de los Andes

La Universidad de Los Andes anunció este jueves 28 de mayo que tiene planeado un regreso gradual, en tres fases, a las clases presenciales. A pesar de que las directivas del plantel ya programan un posible retorno, aclararon que todo depende de la evolución de la pandemia de COVID-19 en el país.

“Este documento se refiere a un plan que, además, depende de las disposiciones del Gobierno Nacional y las Alcaldías Locales, que se vayan anunciando como respuesta a los cambios en las condiciones de salud pública”, anunció Uniandes mediante un comunicado, en el que aclara que este es un plan tentativo que está sujeto a cambios.

Para llevar a cabo el plan, se dividió en tres fases: la primera se refiere a la preparación e implementación de protocolos de bioseguridad. Después vendría el regreso de los estudiantes, que tienen requisitos pendientes de los cursos de 2020-1, así como la construcción del plan de regreso de la Investigación y Creación (IC) al campus. Finalmente, habría un regreso a las actividades académicas semipresenciales en el segundo semestre de 2020 e implementación del plan de regreso de la IC al campus.

>>>Lea: La Universidad de los Andes dictará todas sus clases virtualmente por el coronavirus

Para poner en marcha el regreso gradual, la iniciativa tiene tres principios básicos que deben ser seguidos de forma rigurosa para desarrollar la planeación:

* Se implementarán todas las medidas de distanciamiento social y bioseguridad en todos los ambientes del campus, incluidos los laboratorios, talleres, aulas especializadas y áreas comunes, según los protocolos de seguridad internacionales y los que serán anunciados por las autoridades sanitarias. De la misma manera, será prioridad proteger a todos los miembros de la comunidad en condición de vulnerabilidad ante la pandemia. De esta manera, se implementarán ajustes razonables en los planes académicos y de investigación en estos casos.

*Las decisiones estarán guiadas por los lineamientos y directrices del Gobierno Nacional y las alcaldías locales, así como otros protocolos de manejo de riesgo ante el COVID-19 basados en la evidencia.

*En cada fase del plan, la prioridad de regreso al campus será para actividades de docencia, de investigación y creación que sean necesarias y requieran presencialidad para garantizar el cumplimiento de objetivos de aprendizaje en los cursos, y para continuar y finalizar actividades de investigación y creación que son indispensables durante este período.

El regreso de los empleados administrativos se restringirá a las labores relacionadas con soporte tecnológico a la virtualidad, mantenimiento del campus, seguridad, servicios generales e investigación asociada a la pandemia, y otros servicios de apoyo a las actividades académicas.

Fase 1: protocolos y bioseguridad

El plantel educativo debe cumplir con todos los lineamientos aprobados por el Ministerio de Salud, que tienen que ver con los siguientes factores:

*Densidad de la ocupación del campus

*Expectativas acerca del distanciamiento social

*Uso de tapabocas y otros elementos de protección en todos los espacios del campus

*Horarios y protocolos de limpieza de las áreas

*Adecuación de lavamanos adicionales

*Señalización para garantizar el cumplimiento de protocolos

*Ajustes a la entrada y a la salida del campus

*Cambios en los espacios y el mobiliario requeridos para cumplir los requisitos

*Manejo de espacios compartidos, de los flujos y movimientos de personas en el campus, entre otros.

Además de estos requisitos, la universidad asegura que espera los lineamientos del Ministerio de Educación y la Secretaría de Salud, ya que sin ellos no se puede implementar la totalidad del protocolo para todo el campus. Por ello, todavía no hay una fecha estipulada para el regreso a clases presenciales.

Además se realizará una encuesta que empezó el pasado martes 26 de mayo e irá hasta el sábado 30 de mayo, con el fin de establecer los ajustes razonables a los protocolos de trabajo, estudio o investigación de cada miembro, según sea el caso. La recolección de datos de la encuesta de caracterización de riesgo de la población estudiantil se iniciará posteriormente cuando se tengan instrucciones más precisas de la Secretaría de Salud.

Para complementar lo anterior, se está realizando la construcción de un sistema de seguimiento epidemiológico para la detección temprana de casos de COVID -19. Este sistema será construido siguiendo estos lineamientos.

*La construcción de un protocolo de reconstrucción de redes de contactos por autoreporte con base en cuestionarios ya diseñados, piloteados e implementados por la Secretaría de Salud. Esta construcción contara con el apoyo de expertos epidemiólogos de la Universidad.

*La construcción de modelos epidemiológicos que permitan predecir los riesgos con la ayuda de profesores de Ingeniería Biomédica.

*La construcción de una aplicación para utilización en el campus (de uso voluntario) que permita rastrear de manera precisa los contactos de un miembro de la comunidad detectado positivo, no sólo por contactos en aulas sino también en espacios comunes. Esto se hará en colaboración con profesores y estudiantes del departamento de Ingeniería de Sistemas.

*La posibilidad de aplicar pruebas de diagnósticos y pruebas serológicas a miembros de la comunidad con el objetivo de hacer seguimiento a los riesgos dentro del campus. Esto se hará en colaboración con el laboratorio de biología COVIDA.

*El diseño de la agenda académica que contempla la minimización de la conectividad entre estudiantes como elemento prioritario para reducir el riesgo, tarea que está a cargo de la vicerrectoría académica, la dirección de planeación y Admisiones y Registro.

*Trazabilidad en los modos, lugares de origen y horarios en que se usan para el transporte desde y hacia la universidad, atendiendo los lineamientos y restricciones que nos apruebe la Alcaldía en el plan de movilidad segura (esto hace parte de la encuesta de caracterización de riesgos).

Fase 2: Regreso a clases de estudiantes con requisitos pendientes del primer semestre del 2020

Una vez se cumplan todos los lineamientos planteados de la fase 1, se iniciaría el regreso de aquellos estudiantes (y sus profesores) que tienen requisitos pendientes en cursos de 2020-1 que son intensivos en competencias prácticas. La fecha depende del cumplimiento de los requisitos de bioseguridad, pero la universidad aseguró que esto no ocurrirá antes de la última semana de junio.

Los demás cursos programados para el período intersemestral y escuelas internacionales de verano tendrán lugar en modalidad virtual 100% e inician en junio 16 tal como está previsto en calendario académico.

Esta segunda fase quiere decir que solo podrán entrar aquellas personas que requieran acceso a laboratorios, talleres, y otras aulas especializadas en razón de experimentos y proyectos que sean estrictamente necesarios y requieran presencia física con el objetivo de finalizar los requisitos de cursos de 2020-1 que son intensivos en competencias prácticas o trabajos de grado.

Para ingresar será requisito obligatorio haber completado la encuesta de caracterización de riesgo y cumplir con todos los requisitos de bioseguridad. Además de los estudiantes, algunos profesores y empleados de laboratorios, talleres y aulas especializadas, se permitirá ingreso a los empleados administrativos cuya labor esté directamente relacionada con soporte a las actividades académicas.

El plan de retorno a la IC cuenta con una encuesta que indagará qué profesores han podido continuar razonablemente bien su IC de manera remota durante la cuarentena. También se identificarán los profesores para los que es indispensable regresar al campus para poder continuar de manera efectiva su IC, dado que requieren espacios como laboratorios, talleres, estudios o aulas especializadas para su trabajo y, finalmente, profesores que a pesar de haber continuado con su IC de manera remota, podrían potenciar su capacidad con disponibilidad de mejores recursos, materiales, software, etc. Esta encuesta empezó este jueves 28 de mayo e irá hasta el próximo viernes 12 de junio.

Fase 3: regreso a clases semipresenciales

A partir del 10 de agosto se planea el regreso al semestre académico 2020-2 en modalidad semipresencial, este después de haber completado las dos fases anteriores del plan. Los cursos que se recomiendan en modalidad virtual son aquellos que por sus objetivos de aprendizaje y metodologías tienen vocación para la virtualidad, y aquellos que por sus características podrían implicar un riesgo en modalidad semipresencial.

Pero para los otros cursos que necesiten tener clases presenciales, podrán volver a las instalaciones de la universidad, solo de ser necesario, por lo que no habrá ningún curso que vuelva a la modalidad presencial. Hasta el momento, trabajadores de la entidad ya se encuentran realizando los horarios y asignación de aulas para estos cursos.

A mediados de junio se les notificará a cada facultad si hay necesidad de hacer o no ajustes a estos horarios y cursos, y entre 26 de junio y 3 de julio se hará la conciliación final de la cartelera académica 2020- 2 entre las Facultades y la dirección de Admisiones y Registro.

Para el regreso de estos cursos, los profesores tendrán cuatro talleres para el rediseño y producción de estos cursos. Esto con el fin de aclarar que casos necesitan de la presencialidad y cuáles no. La institución aseguró que los parciales, no cumplen con esta necesidad por lo que seguirán siendo virtuales.

El plan de regreso de Investigación y Creación al campus se rige por tres fases. En la primera se determinará cuáles son los casos que necesitan el uso de de laboratorios, talleres, estudios y otras aulas especializadas. En la segunda fase se determinará cuáles de esas actividades pueden o no ser pospuestas y finalmente, en la tercera fase, se mantendrá un constante monitoreo del plan.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias