22 Dec 2020 - 7:37 p. m.

Así reaccionaron bares y distribuidores de licor ante el anuncio de ley seca en Bogotá

La medida no fue bien vista por el gremio, que asegura tendrá grandes pérdidas, ya que la nueva medida los dejaría “sin poder trabajar”.
La restricción regirá para el 24 y 31 de diciembre.
La restricción regirá para el 24 y 31 de diciembre.

La restricción para la venta de licor en toda la ciudad y la prohibición de su consumo en espacio público durante este 24 y 31 de diciembre en Bogotá tomó por sorpresa a los bares y distribuidores de licor, que estaban preparándose para las ventas “más grandes del año”. La nueva medida del Distrito pone en la cuerda floja al gremio, que asegura tendrá pérdidas.

A partir de la medianoche de este martes y hasta las 11:59 p.m. del próximo 27 de diciembre, la venta y el consumo de alcohol en espacios públicos está prohibido, medida que se repetirá desde el próximo 30 de diciembre hasta el 3 de enero. En conjunto, también fueron prohibidas las fiestas tanto en casas como fuera de ellas.

Para los bares y distribuidores de licor, que esperaban grandes ventas esas noches ven con pesimismo la medida. “Nos va a golpear mucho más, porque estamos tratando de levantarnos de la pandemia y pensábamos que diciembre iba a ser de gran ayuda, que la íbamos a sacar del estadio. Necesitamos volver a trabajar con todos nuestros empleados, pagar deudas y, en general, recuperarnos de esta pandemia que nos ha dado tan duro. Precisamente nos afecta más, porque posterior a navidad es fin de semana”, dijo Gustavo Oviedo, dueño de la licorera Súper Depósito de la Pola.

Una opinión similar tiene Alberto Vanegas, administrador del gastrobar Punto Cervecero. “Nuevamente quedamos completamente desprotegidos. Siendo el gremio más afectado. Nos vuelven a dejar sin trabajar. Sin ver que de este gremio también trabajamos y pagamos igual impuestos, empleados, gastos de funcionamiento y tenemos familias que mantener. Y el resto de comercio formal e informal completamente abierto y sin ningún control”.

>>>Lea: Anuncian ley seca en Bogotá para navidad

Mientras que Jorge Mendieta, quien también tiene su propia licorera mostró su rechazo a la ley seca. “Por supuesto estoy en desacuerdo, porque directamente yo dependo de la venta de licores y estamos hablando de las dos fechas más importantes del año. Me parece desastroso para la economía. No sé qué vamos a hacer”, dijo .

Al respecto, Asobares, la asociación que agrupa establecimientos y comercios que se dedican a la venta de alcohol, aseguró que la medida es un freno a la reactivación. “Rechazamos las restricciones que se impongan a un sector que ha realizado grandes esfuerzos. Primero, cerrando voluntariamente y luego de seis meses sin operación, esperando poder abrir gradualmente, dando cumplimiento a las medidas de salud exigidas”.

Asimismo alertaron que este tipo de medidas impulsa la ilegalidad. “Esta crisis y las prohibiciones absolutas a sectores organizados continúan evidenciando que solo fortalecen la ilegalidad, los mercados clandestinos y los espacios sin control sanitario”.

Esta es solo una de las serie de medidas que se han venido anunciando desde el pasado domingo, con el fin de controlar el aumento de contagios de COVID-19 en la ciudad. Además de las restricciones al consumo de bebidas embriagantes durante las celebraciones, se implementó el pico y cédula hasta el próximo 15 de enero y se prohibió el expendio de bebidas embriagantes después de las 10 de la noche.

Junto a esto, se recomendó a la ciudadanía no realizar reuniones ni celebraciones en grupos de más de 10 personas, como se pidió mantener el aislamiento por lo menos desde ocho días antes de los encuentros.

Comparte: