12 Nov 2020 - 2:00 a. m.

Así se comportan los bogotanos en época de pandemia

Aunque se ha dado más libertad para movilizarse, el 62 % de las personas se mantienen en cuarentena y solo salen a la calle para comprar lo necesario. Este y otros resultados de estudios muestran cómo se vive la “nueva realidad” en Bogotá.
Diego Ojeda

Diego Ojeda

Periodista

Desde el 26 de agosto Bogotá entró en lo que la alcaldesa Claudia López denominó como la “nueva realidad”, estrategia que ha consistido, principalmente, en el aislamiento selectivo, controles de aforo y el fomento del autocuidado. A esto se suma la reactivación de diversos sectores económicos, recreativos y culturales, lo cual ha permitido que los capitalinos se aproximen a la cotidianidad que vivían en la “vieja normalidad”.

¿Qué ha cambiado? Varios estudios han analizado el comportamiento y las percepciones de los bogotanos en estos meses. Uno de los principales hallazgos ha sido que, a pesar de que el Gobierno ha dado mayores libertades para la movilización, el 62 % prefiere mantenerse en aislamiento y salir solo si es estrictamente necesario.

Así lo revela la encuesta “Nueva normalidad en Bogotá”, realizada por la analista de mercado Mobimetrics, la cual detalló que el 26 % sale más a la calle que en la cuarentena, pero que no siente que haya vuelto a la normalidad, el 10 % sale como lo hacía antes de la emergencia y un 2 % no lo hace por ningún motivo.

Santiago Vélez, gerente de Mobimetrics, aseguró que la actividad predilecta de los bogotanos que salen en este tiempo ha sido entrar a un centro comercial, ir de compras, reunirse con amigos o familiares, trabajar de forma presencial e ir a parques. Las menos realizadas han sido ir a museos o autocines, estudiar de forma presencial, ir a piscinas o asistir a algún evento.

En cuanto a la forma de movilizarse, tal parece que evitar las aglomeraciones es una práctica que toma fuerza. El 25 % de los encuestados prefieren caminar, el 16 % ir en bicicleta, el 15 % en carro particular, el 14 % en Transmilenio y el 12 % en moto. Los medios menos frecuentados son los taxis( 4 %), el bus (6 %) y vehículos a través de app (9 %).

A pesar de que los vehículos de transporte público consolidan un 24 % de la demanda, la percepción del 71 % de los usuarios es que van llenos y solo el 25 % creen que van con la cantidad adecuada de pasajeros. Según datos de Transmilenio, en un día entre semana, el porcentaje de ocupación del sistema (TM, SITP y Cable) oscila entre 20 y 30 %, con 1’700.000 validaciones diarias, algo mínimo frente a los 4’050.000 validaciones que se daban antes de la emergencia. Hay que recordar que en la nueva realidad no se permite que TM tenga ocupación mayor al 50 %.

Estos datos corresponden a las actuales percepciones de la ciudadanía, entre las que se destaca que el 67 % siente preocupación por un rebrote, aunque solo el 50 % estaría interesado en hacerse la prueba del COVID-19. Y frente a al futuro próximo parece que de a poco se recupera la esperanza: el 43 % se siente optimista, un 42 % se muestra neutro y solo el 15 % expresa su pesimismo.

En las zonas comerciales

En materia de reactivación económica, el panorama ratifica la nueva dinámica de la ciudad. La firma Servinformación analizó la ocupación en algunas zonas comerciales de Bogotá, como Chapinero, parque de la 93, la Zona T, la Zona G y Usaquén, antes y después de la reapertura. La conclusión: a pesar de la reactivación, las cifras no alcanzan a llegar a las que se tuvieron en la vieja normalidad. A modo de contexto, hasta el 10 de noviembre se han reactivado en la capital 107.404 empresas, que han permitido que 856.515 personas hayan retornado a sus trabajos.

Usando tecnología de georreferenciación mediante teléfonos celulares, por ejemplo, lograron contabilizar en Chapinero una ocupación de 339.283 personas en marzo, dato que no se ha repetido en lo corrido del año. Con el arranque de la cuarentena las cifras en esta zona cayeron a 121.686 y 167.957, en abril y mayo, respectivamente. Y si bien a mitad de año creció la ocupación a 286.195, probablemente por el incentivo al consumo que generó la prima, con el anuncio del pico de la pandemia volvió a caer.

Para Luis Manuel Faviani, vicepresidente comercial de Servinformación, a pesar de la llegada de la “nueva realidad” el crecimiento en todas las zonas comerciales se ha visto afectada, especialmente los fines de semana, ya que algunos bogotanos empezaron a salir a pueblos cercanos, por lo que la ocupación en los comercios sigue siendo baja en comparación con los datos de junio”. Y así lo confirman los datos de agosto: la ocupación cayó casi a los niveles de abril. No obstante, lentamente se viene recuperando terreno desde que se pusieron en marcha las primeras estrategias de reactivación, como “Bogotá a cielo abierto”.

Pero los que salen lo hacen de manera más selectiva. Al menos así lo muestra el listado de establecimientos comerciales más visitados, según Servinformación, el cual lo encabezan las tiendas de barrio (18,2 %), los restaurantes (17,4 %), peluquerías (11,9 %), misceláneas (9,5 %) y cafeterías o heladerías (8,9 %). Los menos frecuentados son licorerías (5,6 %), droguerías (6,1 %), comidas rápidas (7 %), panaderías (7,5 %) y ferreterías (8%), muchas de las cuales ofrecen servicio a domicilio.

La situación parece mejorar de manera paulatina para la ciudad, ya que la ocupación de UCI para COVID-19 se ha mantenido por debajo del 50 %, cada día se reactivan más empresas y se espera que la economía de la ciudad alcance una recuperación del 4 % en su PIB para el próximo año. A pesar de esto, enfrentar el crecimiento del desempleo y de la pobreza siguen siendo parte de los principales retos de la ciudad, a la cual el Distrito le ha pedido no bajar la guardia y seguir con el autocuidado.

Comparte: