Publicidad
25 May 2022 - 6:41 p. m.

Así se disparó el endeudamiento de Bogotá en últimos años ¿en qué se ha invertido?

Actualmente, en el concejo de Bogotá pasa un nuevo proyecto de acuerdo para la aprobación de un nuevo cupo de endeudamiento de la ciudad de $11 billones. La ciudad está en el momento de mayor deuda interna y externa de su historia, ¿cómo se llegó allí?
Fernan Fortich

Fernan Fortich

Periodista sección Bogotá
A finales de 2022, la deuda llegaría a 12.95 billones de pesos, doblando el valor actual del endeudamiento de la ciudad.
A finales de 2022, la deuda llegaría a 12.95 billones de pesos, doblando el valor actual del endeudamiento de la ciudad.
Foto: Carlos Rosas - Óscar Pérez

Con fecha de corte en marzo de 2022, la deuda de Bogotá se sitúa en 6.72 billones de pesos. Esta cifra significa que el endeudamiento de la capital del país se ha triplicado en las últimas dos décadas; es decir el triple cuando en 2002 reposaba en $1,87 billones.

Estos datos tienen una renovada importancia debido a la nueva solicitud por parte la administración de Claudia López de un nuevo cupo de endeudamiento en este mayo de 2022 con un nuevo tope de $11,75 billones de pesos. Esto en el momento de mayor deuda por parte de la ciudad, que está aún en proceso de cerrar las brechas que abrió la pandemia.

Lea también: Cupo de endeudamiento en Bogotá: ¿qué factores influyen en él?

Esta discusión pasa hoy por el Concejo de Bogotá, donde en los últimos años se han aprobado los cupos de endeudamiento de la ciudad, que por norma no pueden ser aprobados por la Alcaldía.

Esto, de acuerdo con el artículo 63 del Acuerdo Distrital 24 de 199, que indica que se fijará “un monto global que constituye su capacidad máxima de endeudamiento. Dentro de dicho cupo, el Distrito y sus entidades podrán celebrar los respectivos contratos de empréstito o emitir los bonos de deuda pública a que hubiere lugar. Cuando se agote el cupo autorizado el Alcalde Mayor, mediante la presentación del respectivo proyecto”.

Así, luego de agotado del cupo de endeudamiento presentado y aprobado en 2020, la actual administración se lanza de nuevo para obtener un nuevo tope de endeudamiento, que de hecho, puede ser el más grande de la historia debida modificación a la legislación nacional que indica que la deuda puede estar ahora en un 100% de la capacidad de pago, a diferencia del 80% antes reglamentado.

De esta manera, se vuelva interesante revisar en qué momentos la ciudad ha acumulado deuda, y qué beneficios económicos y sociales ha beneficiado a los habitantes de la ciudad.

Un austero inicio de siglo

Al principio del siglo XXI, la deuda de Bogotá se situaba alrededor de 1,34 billones de pesos, y durante buena parte de los años siguientes la fluctuación de la misma se debió a la devaluación del peso (en particular en 2009), o bonos de deuda pública adquiridos para la financiación de proyectos de los planes de desarrollo que fueron desarrollados por entidades como el Acueducto de Bogotá, el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU), y de manera general en transporte e infraestructura.

En ese sentido, por ejemplo esta deuda de las entidades (que era del alrededor de 600 mil millones en 2009), significó que “la mayor concentración de créditos a pagar de las entidades descentralizadas se presenta en los años 2012 y 2013, para la vigencia 2012 se deben hacer pagos por $202.199 millones y para la vigencia 2013 por $278.830 millones”, según indico en un reporte la Secretaría de Hacienda.

Esto último releva la preocupación de algunos concejales y expertos sobre como cupos de endeudamiento grandes pueden comprometer las finanzas de la ciudad en el corto y mediano y plazo al tener que destinar parte de las finanzas de la ciudad en pagar la deuda. En este sentido cabe señalar que los ingresos tributarios de la ciudad han aumentado progresivamente, por lo que el endeudamiento de la ciudad no ha sido signo de preocupación de la salud fiscal del Distrito.

2017, el inicio de los grandes cupos

A través del acuerdo 690 del 2017, la administración de Enrique Peñalosa obtuvo un cupo de endeudamiento de casi $7 billones de pesos de los cuales $700.782 millones correspondían a los saldos sin ejecutar de cupos aprobados con los Acuerdos Acuerdo 270 de 2007 y 458 de 2010, $1.294.599,2 del Acuerdo 527 de 2013 y $5.150.249,3 millones correspondientes al Acuerdo 646 de 2016.

El cupo de endeudamiento de ese momento se adquirió para la financiación contratación y ejecución de las obras de infraestructura vial, la recuperación de la zona del Bronx, donde se contempló una sede del SENA y la finalización de las obras de la sede para la Policía Metropolitana de Bogotá (que sigue en construcción), entre otros proyectos para la ciudad.

(Lea) Opinión: Endeudar y endeudar a Bogotá no es la cuestión

Sin embargo, a finales de 2017, se reportó que solo habían asignado 1,7 billones de pesos del cupo de endeudamiento. Frente a esto la Contraloría Distrital señaló que “la administración no mantiene un control estricto sobre la utilización de los recursos autorizados por parte del Concejo de ciudad, en consecuencia se hace necesario que la SDH consolide y mantenga un control real de la ejecución de las autorizaciones realizadas por el Concejo y de esta manera justifique la expresión de la cual se ha valido para lograr la aprobación de varios cupos sucesivos, al señalar que los precedentes se encuentran agotados presupuestalmente.”

Por su parte, el cupo de endeudamiento tuvo sus efectos en el futuro de las finanzas de la ciudad, que en 2019 casi de $2 billones en deuda internas y externas.

El “Plan Marshall” de Bogotá

Con la emergencia y la crisis a causa de la pandemia del Covid-19, la administración actual obtuvo el cupo de endeudamiento más grande la historia de 10 billones de pesos, donde el 37% estaba destinado al Metro de Bogotá y Transmilenio, 22% para 20 colegios y cupos universitarios, 11% en obras de infraestructura, 15 % salud, y el resto destinado para seguridad, integración social, entre otros frentes de acción. En ese sentido, cabe señalar que la crisis de la pandemia contribuyó en gran parte al crecimiento de la deuda de la ciudad, debido al descenso en los ingresos corrientes del Distrito y de los bogotanos.

A junio de 2022, se proyecta una ejecución presupuestal de $5,1 billones, y aún quedan 5,6 billones de pesos por comprometer, en particular en obras del corredor verde la carrera Séptima y programas como “Jóvenes a la U”.

En este sentido, el Distrito asegura que desde 2020 se ha desembolsado 4,1 billones de pesos de deuda, con lo que se asegura un control de la misma. De esta manera, acuerdo a proyecciones apuntan a que a finales de 2022, la deuda llegaría a 12.95 billones de pesos, doblando el valor actual del endeudamiento de la ciudad.

Por el momento, en el concejo se decidirá si se aprueba o no, el cupo de endeudamiento de la ciudad que se encuentra en necesidad de inversión tras la crisis de la pandemia.

Para conocer más noticias de la capital y Cundinamarca, visite la sección Bogotá de El Espectador.

Fernan Fortich

Por Fernan Fortich

Periodista con enfoque en temas ambientales, sociales, de migración y cultura. @fernanfortichrffortich@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias