Bogotá

6 May 2021 - 6:14 p. m.

Bogotá: hogares con jefatura femenina gozarán preferencia en subsidios de vivienda

Mediante esta apuesta, la administración de Claudia López busca mitigar la brecha de género en la economía, la cual se ha visto mayormente visibilizada en indicadores como el desempleo y la pobreza.

Este jueves, la alcaldesa Claudia López acompañó la entrega de 131 apartamentos en el complejo residencial La Colmena, en la localidad de San Cristóbal. Este es uno de los proyectos que, dice su administración, tiene visión de género, ya que el 69 % de estos fueron entregados a hogares con jefatura femenina.

La preocupación por otorgar este tipo de beneficios a mujeres se debe a la histórica brecha económica que en el país tienen con relación a los hombres, especialmente en indicadores de desempleo y pobreza. Pero esta preferencia en el otorgamiento de subsidios no es solo para ellas, sino también para hogares víctimas de la violencia o con personas con discapacidad.

Lea también: Lo que debe saber para comprar vivienda con subsidio Frech no VIS

Se debe entender que un hogar con jefatura femenina no solo es aquel en el que la mujer es soltera y tiene personas a cargo, sino también en el que ella puede estar casada, o en unión libre, pero aporta la mayor cantidad de recursos económicos.

Si quiere saber cómo aplicar a los subsidios de compra de vivienda en Bogotá, en este video le explicamos:

En esa vía, Claudia López firmó un decreto en el que se establecen nuevos rangos de subsidios para poblaciones que ganen menos de dos salarios mínimos. El primero es de Vivienda Nueva, el cual es de 30 salarios mínimos, con concurrencia de subsidios (suma de beneficios económicos) con relación a los subsidios que ofrece el Gobierno Nacional (como Mi Casa Ya) y 20 salarios mínimos, con concurrencia con cajas de compensación familiar.

Le puede interesar: ¿Por qué son escasas las viviendas de interés prioritario en Bogotá?

El anterior aplica para mujeres cabeza de hogar, personas con discapacidad o víctimas de la violencia. El resto de la población puede aplicar a los mismos, pero recibiendo un máximo de 10 salarios mínimos.

Otro beneficio es el de Vivienda Rural Nueva, de 70 salarios mínimos, el más alto que ha tenido la capital. Para esto no aplica el subsidio de concurrencia y busca la construcción de una vivienda de calidad en entornos rurales de la ciudad, además de espacios productivos en las mismas, como centros de acopio, en los cuales las familias puedan adelantar sus trabajos.

Para la ruralidad también habrá un subsidio de mejoramiento habitacional y seguridad estructural, como lo puede ser enchapes, acondicionamientos de suelo y paredes o reforzamiento de vigas. Este es de 22 salarios mínimos.

La Secretaría Distrital del Hábitat además comunicó que continuará con el plan terraza, el cual facilita que familias puedan construir un piso adicional en sus viviendas, bien sea para el disfrute familiar o para ponerlo en arriendo.

A esto se suma el programa de arrendamiento social, el cual otorga subsidios mensuales para pago de arriendo entre $500.000 y $600.000 a mujeres víctimas de violencia o con riesgo de feminicidio. Este beneficio es durante un año y se otorga a quienes devengan no más de dos salarios mínimos.

Según la secretaria del Hábitat, Nadya Rangel, la meta es que en Bogotá el 60 % de estos subsidios sean aprovechados por la población que está siendo priorizada. Además, informó que  en 2020 se beneficiarán 1.347 mujeres, gracias a más de 11.500 millones en inversión. En lo que va de 2021 se han beneficiado 383 mujeres, con más de 3.400 millones.

La alcaldesa Claudia López recordó que consolidar la entrega de estas unidades de vivienda se traduce en el esfuerzo de tres actores. Las familias, que durante años hacen un gran esfuerzo de ahorro para pagar la cuota inicial de sus apartamentos; la gran mayoría de bogotanos, quienes permiten el otorgamiento de estos subsidios mediante el pago de sus impuestos; y el Distrito, con el diseño de estas políticas públicas.

La apuesta del Distrito en materia de vivienda

A pesar de estas buenas noticias, Bogotá sigue presentando un reto bastante grande en esta materia, pues el precio del suelo está disparado, así como el déficit cuantitativo y cualitativo de vivienda.

Ayudas como los subsidios entregados por el Gobierno Nacional, Distrital y cajas de compensación familiar han facilitado el acceso a la vivienda, pero el sector de la construcción cree que esto se podría repotenciar si el Distrito habilitará más suelo para la construcción, ya que así se bajaría el precio de la vivienda en la capital.

Lo anterior se espera que se defina por medio del Plan de Ordenamiento Territorial (POT) en el que trabaja la administración de López, mismo en el que se ha planteado el reto de tener una ciudad de los 30 minutos, es decir, unidades habitacionales que tengan sitios de interés (hospitales, centros comerciales, estaciones de transporte, parques…) a no más de media hora de distancia.

Para la alcaldesa, es importante crear estímulos que permita que en sectores con amplia disposición de vivienda haya lugares de trabajo, y viceversa. Ese es otro de los planes a los que le apunta con su POT.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X