18 Jun 2021 - 4:38 p. m.

¿La pareja sentimental de Paul Naranjo intentó obstruir la justicia?

La respuesta a este interrogante se encuentra en el análisis que hizo un funcionario de la Policía de las interceptaciones telefónicas ordenadas por la Fiscalía en este proceso penal. En tercera entrega, El Espectador revela el contenido de esas comunicaciones y la respuesta de la mujer que, hasta ahora, había permanecido incógnita.
En este caso por feminicidio hay dos personas acusadas que permanecen privadas de su libertad.
En este caso por feminicidio hay dos personas acusadas que permanecen privadas de su libertad.

Este viernes se debía reanudar la audiencia preparatoria en el caso que se adelanta para esclarecer la muerte de la joven Ana María Castro Romero, ocurrida el 5 de marzo de 2020, tras una noche de fiesta con varios amigos en el norte de Bogotá. Esta diligencia judicial debió haberse iniciado hace más de un mes, pero en dos ocasiones la bancada de la defensa ha pedido el aplazamiento argumentando que no estaba completo el descubrimiento probatorio de la Fiscalía, y ahora el ente acusador pidió lo mismo por cuestiones de salud del fiscal del caso.

En dicha audiencia, la Fiscalía tendrá que descubrir todo el material probatorio en su poder y, tanto el ente acusador como la defensa, deberán enunciar las pruebas que harán valer en el juicio. Dentro de esas pruebas, recopiladas en un extenso expediente, se encuentran las interceptaciones a los teléfonos celulares de Julián Ortegón, Paul Naranjo (acusados por la muerte de la universitaria de 21 años) y Mateo Reyes, quien en este proceso será testigo de la Fiscalía. Sin embargo, el fiscal Gerardo Ariza, quien llevó este caso en las audiencias preliminares, también ordenó interceptar las comunicaciones de otras personas cercanas a los implicados.

Comparte: