Publicidad
25 Oct 2021 - 11:36 p. m.

Caso Diego Becerra: sentencian a 22 años de prisión a coronel de la Policía

La penas contra los demás condenados, entre los que se encuentran cinco uniformados y un abogado, por la alteración de la escena del crimen oscilan entre once y 22 años de prisión.
El asesinato del joven Diego Felipe Becerra ocurrió el 19 de agosto de 2011 en el norte de Bogotá.
El asesinato del joven Diego Felipe Becerra ocurrió el 19 de agosto de 2011 en el norte de Bogotá.
Foto: Mauricio Alvarado Lozada

La juez 19 penal del circuito de Bogotá dictó sentencia, en primera instancia, contra el coronel Nelson de Jesús Arévalo, el teniente Rósemberg Madrid Orozco, el intendente Juan Carlos Leal, los patrulleros Fleiber Leandro Zarabanda y Wílmer Antonio Alarcón, así como el asesor jurídico de la Policía de Bogotá, Héctor Hernando Ruiz, por la alteración de la escena del crimen del artista callejero Diego Felipe Becerra Lizarazo, de 17 años.

De las sentencias conocidas este martes está la del coronel Arévalo, a 22 años de prisión, quien se desempeñaba como comandante de la Estación de Policía de Suba para la época de los hechos, por su responsabilidad en los hechos que, en palabras de la juez, tuvieron el fin de revictimizar a Diego Felipe al intentar hacerlo pasar por un atracador.

Lea: Recomendaciones Contraloría al POT de Bogotá, hombres en el cuidado del hogar y otras noticias de Bogotá

El coronel Nelson de Jesús Arévalo fue hallado responsable de los delitos de fabricación, porte y tenencia de armas y de favorecimiento en homicidio agravado, puesto que, para el despacho, tuvo conocimiento de que se conseguiría un arma de fuego para hacer un montaje en el que se señalara al grafitero de estar armado y así justificar que el patrullero Wílmer Alarcón le hubiera disparado.

Según la sentencia, Arévalo “supo de la obtención del arma y la escenificación” luego de haber sostenido una conversación con los policías que habían acudido a la Avenida Boyacá con Calle 116, en donde ocurrió el asesinato de Becerra Lizarazo, y que había existido un “código de silencio” para concertar una falsa declaración de los acontecimientos en los que se señaló que el adolescente había participado en el atraco a un bus de servicio público.

Sin embargo, esta hipótesis quedó sin sustento con el dictamen pericial de Medicina Legal, que confirmó que esa noche la víctima no manipuló un arma de fuego luego de determinar que no se hallaron rastros de amonio o plomo.

En este plan criminal, para el juzgado, tuvieron participación y conocimiento el teniente Rósemberg Madrid, comandante del CAI de Andes; el intendente Juan Carlos Leal, del mismo CAI; los patrulleros Fleiber Leandro Zarabanda, del CAI Alhambra, y Wílmer Alarcón, así como el abogado Héctor Ruiz, quien ideó la estrategia para evitar el proceso contra los policías al recibir el arma —obtenida en el mercado negro— y luego plantarla en el lugar que habían acordado para darle veracidad a la hipótesis.

Por otra parte, el teniente Madrid fue condenado a 11,6 años de prisión, mientras que el intendente Leal, el patrullero Zarabanda y al exasesor jurídico Ruiz se les dictó una condena de 20,5 y 20 años, respectivamente.

La togada ordenó que se libraran las órdenes de captura contra todos los condenados para que cumplan la sentencia impuesta en establecimiento carcelario.

En esta decisión también fueron absueltos los entonces coroneles Johan Peña y José Javier Vivas, así como Jorge Eliécer Narváez, conductor de la buseta que atestiguó que Diego Felipe Becerra lo había asaltado antes del supuesto tiroteo con la Policía, y a su esposa Nubia Mahecha, que ratificó la denuncia.

Tras conocerse la sentencia, los abogados de los condenados anunciaron y presentaron recurso de apelación y pidieron que su lugar de reclusión no fuera en una cárcel ordinaria, sino en una para miembros de la Policía.

Redacción Bogotá

Por Redacción Bogotá

Todas las noticias de Bogotá están aquí. El Espectador, el valor de la información.@bogotaEEbogota@elespectador.com
Síguenos en Google Noticias