Bogotá

13 Apr 2016 - 3:59 a. m.

Choques y acuerdos por la movilidad entre Bogotá y Cundinamarca

Aunque el Distrito y la Gobernación tienen acuerdos para avanzar en proyectos viales para mejorar la conexión con otros municipios, el proyecto férreo generó un nuevo encontrón entre los mandatarios.

Redacción Bogotá

Cuando parecía que el gobernador de Cundinamarca, Jorge Rey, y el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, empezaban a limar asperezas e incluso el mandatario departamental había anunciado una serie de acuerdos para mejorar la movilidad entre Bogotá y los municipios vecinos, surge una diferencia que los vuelve a alejar: el tren de cercanías. El proyecto férreo, considerado clave para la ciudad-región, en esta oportunidad fue calificado por el mandatario distrital como un “cáncer” para la ciudad, y manifestó su preferencia por usar esas vías para Transmilenio.

Aunque el rechazo de Peñalosa por los trenes ligeros no es nuevo (en enero había dicho que eran “juguetes costosos”), llama la atención el momento en el que realiza su pronunciamiento, ya que hace unos días la Gobernación había hecho públicos los acuerdos a los que había llegado con Bogotá para impulsar proyectos viales, entre ellos el del tren, al que sólo le faltaba el aporte de la Nación para lograr el cierre financiero.

“Uno de los puntos definidos entre el departamento y el Distrito es que la capital no tendrá que subsidiar a los cundinamarqueses que tomen este tren”, aclaró la Gobernación en su momento. Sin embargo, la declaración de Peñalosa parece que echa todo para atrás y deja la negociación en un punto muerto.

El gobernador defendió la iniciativa del tren. “Estamos desconcertados y sorprendidos con la apreciación de Peñalosa. Esta es una estrategia que la Gobernación ha impulsado en los últimos tres gobiernos”, recordó Rey, quien agregó que el proyecto comprende un sistema de tres trenes, siendo el de Facatativá el de mayores avances. “Está listo para contratar, recoge experiencias y ejemplos mundiales, es un proyecto adelantado e incluso beneficia más a Bogotá que a Cundinamarca”.

El mandatario hizo un llamado a Peñalosa al diálogo para alcanzar acuerdos, al recordarle que si bien es un proyecto que cuesta casi $5,6 billones, Bogotá no tiene que poner un peso. “Por tener recorrido interno por Bogotá necesitamos ponernos de acuerdo en los pasos a nivel. Le pedimos al Distrito que se siente con Cundinamarca para sacar adelante el proyecto”, advirtió.

La iniciativa de conectar a Cundinamarca con Bogotá o Regiotram, más conocido como tren de cercanías, estaba previsto en su primera etapa para 2019. Esta obra tendría una particularidad: en los municipios funcionará como un tren de cercanías, con una velocidad de 110 kilómetros por hora, mientras que en los tramos urbanos trabajaría como tranvía, con una velocidad de 60 kilómetros. La iniciativa beneficiaría a municipios aledaños a Bogotá, como Facatativá, Madrid, Funza y Mosquera, donde viven muchos ciudadanos que laboran en la capital y duran hasta dos horas para llegar a sus trabajos.

Acuerdos

Independiente del choque por el tren, hay proyectos en los que sí están de acuerdo ambas administraciones, al menos, por ahora. Se trata de planes viales para hacer más eficiente la conexión entre los municipios vecinos y la capital, como el tramo sur de la Avenida Longitudinal de Occidente (ALO), la ampliación de la autopista Norte, el Transmilenio en Soacha, la troncal Peaje, la avenida Suba-Cota y la vía a La Calera. De concretarse, mejorarían los tiempos de viaje de los pasajeros que viven en los municipios de la sabana.

A esto se suma, según el gobernador, la definición del tema ambiental en la avenida Suba, que conduce al municipio de Cota, y la conexión con La Calera. En este último punto, dijo el mandatario, ya están de acuerdo y, de avanzar como se espera, será un paso grande para el desembotellamiento hacia y desde este municipio.

En el caso del tramo sur de la ALO, concentrarán esfuerzos para que sea una realidad y beneficiar a Soacha, evitando que vehículos pesados sigan circulando por el municipio. En cuanto a la autopista Norte, esperan ampliarla a cinco carriles para disminuir los trancones. También se habló de la importancia de la troncal del Peaje, que conectaría la autopista Norte desde el sector del peaje Andes con la variante Chía-Cota, con el fin de mejorar la movilidad, especialmente en horas pico, en los sectores de Siberia, Cota y Chía. Finalmente, acordaron trabajar en el desarrollo de las fases II y III de Transmilenio en Soacha, para mejorar el servicio.

Y aunque son muchos temas comunes entre el Distrito y el departamento, hay algunos más complejos en los que esperan contar con el apoyo de la Nación.

La relación entre Peñalosa y Rey no ha sido fácil, a pesar de haber sido avalados por el mismo partido (Cambio Radical). Hay asuntos que, aparte del tren, los han enfrentado desde comienzo de año. Por ejemplo, la idea de Peñalosa de instalar nuevos peajes en el ingreso a Bogotá y la de urbanizar parte de la reserva Van der Hammen. Este nuevo episodio los vuelve a distanciar.

Comparte:

Regístrate al Newsletter de hoy

Despierta con las noticias más importantes del día.
Al registrarse, acepta nuestros T y C y nuestra Política de privacidad.
X