9 Oct 2020 - 9:30 p. m.

¿Cómo se prepara Bogotá para vivir una Navidad atípica en medio de la pandemia?

Para el Distrito, en diciembre empezará a cobrar más sentido y urgencia la iniciativa de Bogotá 24 horas, para que no se presenten aglomeraciones en los sectores comerciales populares y no se conviertan en un punto de contagio. Los alumbrados a cielo abierto: el plan para no perder el espíritu navideño.
Manuela Valencia Gómez

Manuela Valencia Gómez

Periodista Bogotá
Recorrido por los diferentes alumbrados navideños de la capital durante las fechas de navidad y año nuevo
Recorrido por los diferentes alumbrados navideños de la capital durante las fechas de navidad y año nuevo

Diciembre es un mes en el que las familias se esfuerzan por salir de la rutina laboral, para reunirse entorno a una misma mesa. En Bogotá, las calles se llenan de gente, no solo para disfrutar de los alumbrados que se instalan en los centros comerciales y parques de la ciudad, sino para realizar las compras navideñas, entre regalos y decoración para sus casas.

Sin embargo, para este año el panorama es incierto, debido a que la alcaldesa de Bogotá Claudia López ha advertido que en diciembre la capital podría atravesar una nueva ola de contagios de COVID-19, lo que implicaría, de acuerdo con el Ministerio de Salud, tomar medidas extremas como un nuevo periodo de cuarentena, si la propagación del virus es igual de intensa a la que se vivió en el primer pico.

Aun así, los comerciantes guardan la esperanza de que esta sea la mejor oportunidad de reactivar su economía y que los frutos se reflejen en ganancias. Por eso, diferentes gremios y el Distrito vienen alistando desde ya una serie de estrategias para que los bogotanos puedan hacer sus compras y que no exista riesgo de contagio.

El Espectador habló con Libardo Asprilla, director del Instituto para la Economía Social (IPES), quien explicó alguno de los planes que se tienen para el control, basados en una intervención articulada con comerciantes formales e informales, para garantizar que se aproveche la época decembrina para la reactivación económica.

“Implementaremos ferias para organizar y albergar a comerciantes formales e informales, a través de urbanismo táctico. Estamos trabajando en diseño para apropiación de espacios valiosos, como algunas manzanas y espacios que tienen mucho potencial para distribuir a los comerciantes, las jornadas de madrugones o trasnochones y, en general, todos los procesos de comercio en zonas populares”.

Asimismo, dijo que en zonas como San Victorino, donde es casi imposible garantizar que los espacios estén despejados, al ser un epicentro de la economía popular, se está trabajando en una organización con control de aforo, que se cumplan las medidas de prevención y campañas para incentivar el uso del tapabocas y el distanciamiento.

“Ya hemos entendido que el autocuidado es la clave, así que lo importante es trabajar en un mejor diseño, para lo que contamos con la colaboración de la Sociedad Colombiana de Arquitectos, que ha sido un gran aliado en todo este proceso de organización”, agregó Asprilla.

Por su parte, los comerciantes también han venido trabajando en la adecuación de sus establecimientos, aunque sea todo un reto, teniendo en cuenta el flujo de personas que reciben en diciembre y, sobre todo, en las zonas populares de la ciudad. El gerente del Gran San, Yensen Estupiñán, explicó cuáles son los lineamientos que se están teniendo en cuenta, así como las proyecciones en materia de reactivación económica.

“Hay una gran incertidumbre de lo que va a ocurrir en diciembre, porque no sabemos si se va a disparar nuevamente el contagio en la época de ventas. Pero desde ya, tenemos pensadas diferentes estrategias. Por un lado, estamos fortaleciendo las redes sociales, incentivando el comercio electrónico y trabajando en una aplicación para que la gente que le da miedo venir en transporte público o que quiere evitar aglomeraciones, tengan un canal de compra que les dé confianza, credibilidad y seguridad de que no serán estafados”.

Por otro lado, Estupiñán dice que uno de sus propósitos es a crear una conciencia nacionalista, para que las personas apoyen las industrias colombianas durante la temporada navideña y más en estos tiempos de crisis. “Estamos haciendo campañas por redes sociales para que nuestros seguidores se motiven a comprarnos Para la presencialidad, estamos fortaleciendo los protocolos, entre los que incluimos una reglamentación de la permanencia de las personas a través de una plataforma al ingreso, en la que hacemos registro , la incorporamos en una base de datos y así, evitar que sobrepasemos el aforo del 35 %”, explicó.

En los establecimientos se implementarán, además, campañas pedagógicas para incentivar el distanciamiento, así como un grupo de brigadistas que estarán aplicando antibacterial a los visitantes de manera constante.

Las proyecciones que se tienen respecto a las ventas apuntan a que diciembre será el mes en el que retornará la estabilidad económica de los comerciantes. “Nuestra gente tiene la expectativa de cubrir sus gastos como arriendo y pagos de nómina con el regreso masivo de visitantes. En diciembre podemos recibir hasta 10.000 personas por horas y vender hasta un billón de pesos. Hoy, esos mismos 10.000 compradores los estamos recibiendo en todo un día. Queremos tener un crecimiento del 25% o 30% y que las personas sean conscientes de los esfuerzos que estamos haciendo para prestar el servicio, teniendo en cuenta que siempre hemos sido presenciales”, concluyó Estupiñán.

El Distrito está trabajando de manera articulada con las secretarías de Gobierno, Salud, Dadep, Policía y alcaldías locales, con acompañamiento en 21 zonas de aglomeración en 14 localidades, con el fin de reforzar la pedagogía y entregar elementos de protección (tapabocas, gel y alcohol), así como acordar la reorganización en el espacio público.

“Hemos entendido que la clave es tener acuerdos y reglas de inteligencia colectiva para hacer un buen ejercicio de consumo, por eso también trabajamos de la mano de los gremios, para escuchar sus necesidades durante esa época. En muchas de esas zonas de aglomeraciones, haremos jornadas de desinfección, en las que los comerciantes tendrán que guardarse por unas horas para llevarla a cabo”, agregó el director del IPES.

Respecto a otras zonas, como las plazas de mercado, se inició una serie de alianzas públicas y privadas para impulsar la reactivación, sobre todo en cuanto a la ampliación del aforo. La idea del Distrito es que durante estas fechas las plazas se conviertan en puntos turísticos.

Los alumbrados y actividades navideñas

Además de las compras, otro de los atractivos de los bogotanos durante la temporada decembrina son las actividades que conllevan la tradición de la navidad, como las novenas, los villancicos y los alumbrados que decoran la ciudad. Para este fin, la secretaria de Desarrollo Económico, Carolina Durán, aseguró que esta es la oportunidad para sacar adelante el proyecto de Bogotá 24 horas, no solo para que las personas disfruten de la capital durante todo el día, sino para evitar que se presenten aglomeraciones en los sitios de mayor afluencia durante la época.

Además, precisamente, el próximo martes 13 de octubre se aprobará todo el plan que se llevará a cabo para la temporada, que incluye una intervención de la ciudad con pinturas de neón. “Se adelanta la navidad en Bogotá. Vamos a conectar toda la iniciativa de los alumbrados con la estrategia de cielo abierto, en particular, con las zonas de ´food trucks´. Dentro del plan también quisimos incluir la pintura neón para que Bogotá brille de noche y nos quede un urbanismo táctico”, expresó Durán.

Sin embargo, la reflexión final es que, además de los esfuerzos del Distrito y las industrias, los bogotanos sigan fortaleciendo su espíritu de autocuidado, salir a las calles con responsabilidad y tener en cuenta que la pandemia sigue vigente y que no hay que bajar la guardia. De hecho, este es el mensaje que se ha impulsado, no solo para la época decembrina, sino también para las próximas manifestaciones, programadas para el 21 de octubre y el día de Halloween, que para este, diferentes gremios han propuesto que la celebración se extienda todo el mes, y así evitar que se presenten aglomeraciones que pongan en riesgo la salud de los ciudadanos y sobre todo, la de los niños.

Comparte: