15 Sep 2020 - 3:05 a. m.

Con andamios, Distrito apoyó a la Plaza de la Perseverancia en su reactivación económica

La construcción de una estructura metálica en frente de su entrada permite triplicar el número de mesas que pueden ser atendidas por los trabajadores del lugar. Este proyecto contó con el apoyo de la Sociedad Colombiana de Arquitectos.
Con esta estructura, la plaza puede atender 18 mesas más.
Con esta estructura, la plaza puede atender 18 mesas más.

La Plaza de Mercado de La Perseverancia es uno de los íconos gastronómicos que tiene la ciudad. Este, como todos los comercios, ha sufrido el impacto del COVID-19, pues por las medidas de distanciamiento social, la capacidad de recibir a los comensales en sus mesas se había truncado. Durante los últimos meses, estos locales se han mantenido a flote a punta de domicilios.

Con la implementación del programa Bogotá A Cielo Abierto, el cual permite que restaurantes atiendan a sus clientes en mesas ubicadas al aire libre, como andenes, parques y parqueaderos, los restaurantes de la plaza volvieron a servir a sus clientes.

Gracias a la intervención del Distrito, la plaza pudo triplicar la capacidad de mesas que pueden ser atendidas en el andén de la carrera Quinta, entre calles 30 y 31. La estrategia se concentró en edificar una estructura metálica con tres niveles, los cuales cuentan con una separación de una tela blanca que aísla a unos comensales de los otros.

“Nos demoramos dos días desde que se pensó el proyecto, hasta que se ejecutó”, dijo Daniel Liboa, gerente general de Layher Colombia, la compañía que aportó los andamios para la construcción de la estructura, la cual demandó la utilización de 1.500 piezas.

“El secreto es la conexión, por eso muchas veces las personas se suben a un andamio y sienten vértigo, en nuestros andamios no, porque son estructuras supremamente seguras”, añadió.

El coordinador del proyecto, Julián Restrepo, manifestó que con esto se logró una capacidad instalada mayor que le ayuda en su proceso de reactivación económica y, por consiguiente la prosperidad de los negocios después de la complicada situación que han tenido que vivir.

Henrry Gualdrón, de la Sociedad de Constructores de Bogotá, aseguró que este es un proyecto sin precedentes en la ciudad. En total, se estima que la estructura pesa nueve toneladas.

Para las personas detrás de esta propuesta, el andamio no solo amplía la capacidad de atención de la plaza, sino que brinda una nueva experiencia para los comensales, los cuales podrán comer a siete metros de altura, en frente del mural de icónico punto gastronómico y con vista al centro de la ciudad.

Comparte: