Concejales piden “incentivos sólidos” para buses eléctricos y a gas en Transmilenio

A través de una carta firmada por 34 concejales (el 75 % de los integrantes de la corporación), se le pide no solo al alcalde Enrique Peñalosa, sino al Gobierno Nacional, que en la licitación haya garantías para que haya una mejor calidad del aire en la capital.

-Redacción Bogotá -bogota@elespectador.com
19 de abril de 2018 - 06:47 p. m.
Concejales piden “incentivos sólidos” para buses eléctricos y a gas en Transmilenio

El Concejo de Bogotá insistió este jueves en sus reparos a la licitación para renovar la flota de Transmilenio, reclamando “incentivos sólidos” para la incorporación de tecnologías limpias (buses eléctricos y a gas) en el proceso. En línea con lo hecho por un grupo de congresistas, enviaron una carta –no solo al alcalde Enrique Peñalosa– sino al presidente Juan Manuel Santos, al procurador Fernando Carrillo y al ministro de Ambiente, Luis Gilberto Murillo, en la que exigen que se consagren garantías por una mejor calidad del aire con la operación de los vehículos.

(Lea: Desde el Congreso piden revocar licitación para renovar buses de Transmilenio)

No fueron declaraciones aisladas o el pronunciamiento de algún cabildante en particular. La misiva está firmada por 34 concejales (el 75 % de los integrantes de la corporación), quienes piden que la licitación le apueste al uso de buses de cero o bajas emisiones contaminantes. Según advierten, “el proceso de renovación representa una oportunidad inigualable para articular la movilidad de Bogotá con el derecho fundamental y constitucional de sus habitantes a disfrutar de un ambiente sano”.

Entre otras, los firmantes –de las diferentes bancadas– le recuerdan a las máximas autoridades nacionales y distritales compromisos que se han adquirido a nivel internacional para evitar el deterioro del aire y reducir la contaminación, como la firma del Acuerdo de París en el marco de la COP 21, que propende por “reducir en un 20 % las emisiones a 2030”.

(Lea: Nueva flota de Transmilenio: ¿ajustar el presupuesto o apostarle a un aire de calidad?)

Insisten también en que la licitación debe orientarse a mejorar la salud de los capitalinos y citan datos del Departamento Nacional de Planeación, en los que se alerta que una de cada 10 muertes que se registran en Bogotá son atribuibles a la mala calidad del aire y que los costos asociados a este padecimiento equivalen a $4.2 billones, casi una tercera parte de lo que costará la primera línea del metro de Bogotá ($13,8 billones).

La administración ha respondido que en la licitación se exigirá que los nuevos buses cumplan mínimo la norma Euro V, que es una de las más exigentes en cuanto a la reducción de emisiones de gases contaminantes. Además, señala que sí existen estímulos a la incorporación de nuevas tecnologías. Eso sí, aclara que, por más que quiera, sería imposible comprar gran parte de la flota eléctrica o a gas, debido a los costos y a la falta de infraestructura.

(Lea: Renovación de buses de Transmilenio, a debate de control político en el Concejo)

En respuesta, los concejales manifiestan que, si bien el costo de adquisición de un vehículo a gas o eléctrico es mayor, cuando se ensambla la adquisición con la operación y se suma el costo de adquisición (Capex) con el de operación (Opex), “a mediano y largo plazo terminaría siendo más eficiente en términos económicos, por cuanto los costos de operación asociados a las tecnologías limpias son menores que los de aquellos que utilizan diésel”.

La carta concluye con una invitación a la administración para que sea “catalizadora de una nueva movilidad sostenible y empezar una transformación gradual hacia las energías limpias”.

Hace menos de 24 horas, desde el Congreso se emitió una misiva similar. En una dura carta dirigida al alcalde Enrique Peñalosa, 12 congresistas de la República cuestionaron a la administración por la licitación para renovar la flota de Transmilenio, con la que se busca adquirir 1.383 buses y reemplazar 1.161 que excedieron su vida útil. El reparo es el mismo que han expresado entes de control, concejales y ambientalistas: que prime el uso continuado del diésel como combustible de los vehículos por encima de tecnologías limpias.+

(Lea: ¿Qué aire se respira en Transmilenio?)

En la misiva, representantes a la Cámara por Bogotá y senadores –que se declaran preocupados por las condiciones de la licitación– advierten graves riesgos para la salud de los capitalinos si se sigue con la flotilla que funciona con diésel. Por ello, piden revocar el proceso y hacer una nueva convocatoria que incluya buses de tecnología limpia. “Es desconcertante que entre los requisitos para la licitación de los nuevos buses de Transmilenio se permita el uso continuado de diésel y no se tomen las medidas necesarias para modernizar las tecnologías de la ciudad de acuerdo con las necesidades ambientales”, se lee en uno de los apartados de la carta.

Además de recordar que la ciudad acabó de superar una crisis ambiental que obligó a declarar la alerta naranja por la calidad del aire –causada, dicen, principalmente por la utilización del diésel en el transporte público– los congresistas aseguran que es “absolutamente inaceptable”que la salud pública se esté viendo afectada y que se reduzca la esperanza de vida de los capitalinos por el uso de este combustible, “que agrava las infecciones respiratorias agudas, causa enfermedad pulmonar obstructiva crónica y es cancerígeno, según lo ha determinado la Organización Mundial de la Salud”.

Para los firmantes, “resulta lamentable” que, mientras otras ciudades del mundo están prohibiendo y restringiendo el diésel, en la ciudad “se pretenda condenar a los bogotanos a ver su salud seriamente afectadadurante los próximos 20 años”. Incluso, critican al alcalde porque en el proceso “prima el interés financiero sobre el bienestar de los bogotanos”.

(Lea: Nuevos buses de Transmilenio: irán siete pasajeros de pie por metro cuadrado)

El proceso, que ya surtió la etapa de prepliegos, contempla una inversión de $1,6 billones para renovar los vehículos y $5,5 billones para la operación y mantenimiento de los buses. Transmilenio, ha insistido que los buses que se van a remplazar son Euro II y la tecnología mínima para el proceso será Euro V. Adicionalmente, que se tienen consagrados incentivos a los oferentes que incluyan en sus propuestas buses a gas, de motor Euro VI, eléctricos u otras tecnologías amigables con el medio ambiente. Estos, sostiene la administración, recibirán una mayor puntuación de cara a fomentar el uso de tecnologías limpias dentro del proceso de renovación.

Según el Distrito, con el cambio de la tecnología que se implementará, al pasar de Euro II a mínimo Euro V, se lograría tener reducciones de emisiones contaminantes de hasta un 81 % en comparación con los buses viejos.

 

***

Si quiere conocer más sobre lo que pasa en Bogotá, lo invitamos a seguir nuestra página en Facebook:

Por -Redacción Bogotá -bogota@elespectador.com

Temas recomendados:

 

Sin comentarios aún. Suscribete e inicia la conversación
Este portal es propiedad de Comunican S.A. y utiliza cookies. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso, de acuerdo con esta política.
Aceptar